ALVARO DE LA IGLESIA, EL MÁS AUDAZ PARA EL LECTOR MÁS INTELIGENTE

Lo que solemos guardar podemos encontrarlo en varios sitios; y la sorpresa nos la puede proporcionar una caja , un cajón o una carpeta; todo bien conservado pero de una edad……..En uno de estos contenedores encontré una cartulina; de ella recorte el trozo que muestro a continuación 

Una vez leido el texto ya saben de lo que va la cosa; nada más y nada menos que de la biografía de las letras mayúsculas de nuestro alfabeto. Yo, por mi edad—93 el próximo 3 de septiembre—no me es desconocido y he disfrutado bastante al leerle en La codorniz. Como seguramente muchos de los que me siguen lo ignoran, me voy a permitir hacer una sinopsis de su biografia :

ALVARO DE LA IGLESIA GONZÁLEZ, nació en en San Sebastián el 9 de septiembre de 1922.  Es uno de los clásicos del humor español del siglo XX, como lo son Ramón Gómez de la Serna, Enrique Jardiel Poncela, Wenceslado Fernández Florez, , Julio Camba o Noel Clarasó, todos compañeros suyos, condenados igualmente, en mayor o menor o menor grado, a la desaparición de su memoria de una única causa: la deformación cultural española en lo que al más elevado de los géneros literarios se refiere.

Su  primera infancia transcurrió en medio de una serie de cambios de domicilio en Madrid: calles de Hermanos Bécquer, Hermosilla, Marqués del  Riscal, , Castellana, Miguel Angel, Velázquez y Chamartín.  Estudió en el Colegio del Pilar , pero solo consiguió aprobar el ingreso y los dos primeros cursos de Bachillerato.

Durante la Cruzada Nacional colaboró en “La Ametralladora”, donde Miguel Mihura lo nombró Redactor-Jefe con diecisesis años . “La Codorniz”, apoyada por su amigo y benefactor Manuel Halcón, que  con el subtítulo”La revista másaudaz para el lector más inteligente”iba a ser la continuadora de “La Ametralladora”. – Se enroló voluntario de la División Azul para combatir el comunismo en Rusia. De vuelta a España, en 1943, recuperó su puesto en “La Codorniz·”.  Fue autor de más de cuarenta libros que alcanzaba reediciones continuadas.  Artículos guiones para comedias de Televisión Española.

Un repentino infarto sufrido en Manchester, el  1 de agosto e 1981 dio al  dio al traste con su vida.

             A continuación biografía de las letras

 

 

 

Anuncios

GALICIA (IX). SEGÚN ESPAÑA, MI PATRIA.

Halcón viajes editó una revista dedicada a GALICIA, la que me sirvió de ayuda para varias entradas de mi blog. Como cuento con un ejemplar de aquel libro que se utilizó de lectura en mi colegio de Primaria en 1937; se titulaba así: España, mi patria, de José Dalmau Carles y de Galicia leo lo que nos dicen de los celtas lo copio a continuación.

“Si la historia no arroja luz suficiente sobre el origen remotísimo de la población de Galicia, de esta hermosa región hispana llamada con razón la Suiza española, los nombres de la mayor parte de sus montes, ríos y lugares nos dirán que los celtas tomaron posesión de estas tierras encantadas.

Es indudable que los fenicios visitaron estas costas y también se cree que los griegos establecieron en ella sus colonias. Cuantas fuentes de riquezas el país atesoraba; lo cruzaron de caminos; explotaron sus arenas de oro, sus linos, su ganado, sus frutos y sus maderas; levantaron templos, murallas, termas y monumentos; construyeron puertos y edificaron nuevas ciudades : dieron, en fin, a Galicia, esplendor incalculable, y la Providencia quiso favorecer a esta región enviando al mismo apóstol Santiago, para que fuese la primera en conocer la luz del Evangelio.

Los suevos, en 409, construyeron aquí un vasto reino que llegó a extenderse hasta la Lusitania y la Bética y que años después, fue conquistado por el visigodo Leovigildo e incorporado a su corona. En 731 quedó el país quedó sometido a los musulmanes; pero pronto sacudió su yugo y formó parte de la corona de Asturias. Fernando I, Rey de León y Castilla erigió a Galicia en reino particular, cediéndolo con Portugal a su hijo García en 1060; en 1474, reinando los Reyes Católicos se constituyó el país civilmente y pasó a ser una de las provincias españolas, conservando el título de reino.

La condesa de Pardo Bazán, lector amigo, te ofrece un boceto incomparable de esta región bendita, donde, como dice su ilustre hijo el pulquérrimo don Manuel Linares Rivas, la gaita, la  eterna suspiradora da a los vientos y los vientos esparcen por montes  y valles , el eco del canto  de unos dioses que no supieron más que llorar o de unos mortales que no aprendieron a reír:

“La nota general distintiva del paisaje gallego en la placidez, dulzura y suavidad; algo que calma los nervios y convida al reposo y al ensueño grato. Sin embargo, cada una de las cuatro provincias gallegas ofrece un tipo de paisaje inconfundible con el de la demás. Pontevedra es risueña como una ninfa; Orense, montañosa, quebrada, encendida y coronada de pámpanos como una bacante; la marítima Coruña, mitad pez y mitad mujer, como las sirenas; Lugo, severa, apacible y frondosa como un huerto conventual.

Galicia tiene valles que son trasunto del paraíso terrenal y rías que penetran en su seno como brazos de zafiro; sierras abruptas donde tienen su guarida el jabalí y el venado, y costas bravías donde el mar se precipita rugiendo en insondables cavernas; montañas por cuyo horadado seno pasan ríos profundos, y costas en que oscila, al empuje de la marea, el colosal penedo, donde acaso celebró sus ritos el druida. Todo graduado, todo armónico, parece ser la divisa de la naturaleza gallega.

En su templado clima ostenta los productos de distintas zonas, y al lado del arce y del pinabete, del castaño y del nogal, se gallardean en sus jardines el limonero y el naranjo, la africana palmera y el plátano americano. No hay costa española cuyo mapa ofrezca a la vista tan caprichosas escotaduras y tan abrigados y hondos puertos como la gallega; no hay mar que rinda tan abundante tributo de exquisitos peces y mariscos sabrosos.” 

 

                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                      ,

 

LA PASIÓN ARTÍSTICA DEL REY FELIPE II

 

El monasterio  de San Lorenzo en el  Real de El Escorial fue mandado construir por Felipe II en 1562.  Cuando falleció el rey, en 1598, la obra ya estaba concluida.  En tan breve espacio de tiempo, un monumento de tan vastas dimensiones, posibilitó una unidad de lenguaje sin igual. Detrás de tan magna obra,  se encontraba el propio rey y los arquitectos Juan Bautista de Toledo y Juan de Herrera.

El monasterio fue creado para ser panteón, basílica, palacio y biblioteca, y para su decoración se buscó lo mejor del siglo XVI: Patinir, Navarrete el Mudo, Pantoja de la Cruz, Sánchez Coello o Gerard David, además de El Bosco y Tiziano. Cuenta de ello lo dan “Los Libros de entrega de Felipe II”. El monasterio se convirtió así en el principal centro de obras de arte de la Europa del Renacimiento y el edificio del siglo XVI el mejor documentado de Europa.

El gran valor que aporta De El Bosco, a Tiziano. “Arte y maravilla en El Escorial” es que las obras se exponen en los lugares para los que fueron concebidas, lo cual hace que la obra de arte se reencarne y recobre sentido histórico.

El Bosco y Tiziano

En la Sala de Honores encontramos un espacio dedicado a El Bosco y a los pintores preferidos de Felipe II. Podemos contemplar diversas obras de caballete y las tablas “Ecce Homo” y “Cristo camino del Calvario”, de El Bosco.

El espacio de la Iglesia vieja está dedicado a Tiziano y a la influencia italiana, junto a la escuela flamenca de El Bosco y la española de Navarrete, el Mudo. Felipe II fue el mayor coleccionista de obras de Tiziano en la Europa del Renacimiento, y en la Iglesia vieja se conservan “El martirio de san Lorenzo” y una copia de “La sepultura de Cristo” y “La adoración de los reyes”. También aquí encontramos la serie de tapices “Paños de oro”, que formó parte de la decoración de la iglesia en algunos periodos.

La Galería de batallas.

En este espacio encontramos unos magníficos frescos que representan episodios bélicos: la “Victoria de San Quintín”, que tuvo lugar el 10 de agosto de 1557, festividad de San Lorenzo y motivo de la construcción del monasterio.

“La batalla de la Higueruela”, una victoria contra los infieles musulmanes; y la “Batalla de las Islas Terceras”, ganada por don Álvaro de Bazán, exponente de la guerra moderna en el mar.

Música y Liturgia

En el coro de la basílica se custodian libros de canto desde el siglo XVI: cantorales, pasionarios y los Libros de consagración de la basílica. El monasterio fue un auténtico archivo de la Contrarreforma, con su amplísima colección de relicarios, imágenes de santos, libros miniados, pinturas y esculturas.

Patio de los evangelistas

El “Patio de los evangelistas” es una de las grandes piezas arquitectónicas del edificio. El templete central, obra tardía de Herrera, está decorado con cuatro esculturas, de san Mateo, san Marcos, san Lucas y san Juan, obras de Juan Bautista Monegro. Todo un conjunto en granito, mármoles y jaspes de diferentes colores.

Además de lo expuesto, no se pueden dejar de citar los tapices de Michel de Coxcie de la serie “La construcción del arca de Noé” y el cartón que representa la “Entrada de Noé” y “Los animales en el arca”, que se exhiben en el claustro alto. Tampoco la escalera principal, una de las primeras  mayores de estilo imperial construidas en el Renacimiento.

En los frescos de su bóveda, obra de Lucas Jordán, se representa la Gloria de la monarquía española, con temas como “La batalla de San Quintín”, o “La Gloria de la Casa de Austria”.

Puede decirse que el rey Felipe II ideó El Escorial como un auténtico parnaso en el que los mejores artistas de la época actuaron en su decoración y ornato. Un arte y maravilla que se puede contemplar hasta el día 14 del próximo mes de septiembre.

Fuente: Alfa Omega 2014

 

POR LA GALICIA INTERIOR, PAÍS DE LOS MIL PANTANOS

Esta ruta recorre el corazón de Galicia por un itinerario muy poco conocido, que comprende el curso alto del río Sil y atraviesa la Sierra de Courel y los Ancares, dos de los más importantes ecosistemas gallegos de interés tanto ecológico como etnográfico.

La Galicia de “tierra adentro” es quizá la que ha conservado mejor sus tradiciones, como las relacionadas con el Carnaval o Entroido. Su patrimonio histórico se ve enriquecido por numerosos vestigios de los romanos que explotaron la riqueza aurífera de los ríos. La primitiva arquitectura popular forma parte del paisaje de esta zona, eminentemente agrícola y ganadera.

LOS COMETAS

Los cometas circulan por el cielo siguiendo trayectorias regulares, y cada uno tiene su propia orbita. Son difícilmente visibles a simple vista, pero los observatorios descubren varios cada año.

Durante su desplazamiento, los cometas, que son un conjunto de partículas de materiales diversos y gas, de adornan con una cabellera de destellos y una larga cola. Esta cola sigue al cometa mientras se dirige hacia el sol. Pero lo precede cuando se le aleja. Desde la antigüedad hasta el siglo XIX, más de 2.000 cometas han sido observados por el hombre.

Unos 400 más, errantes, han sido identificados en nuestro siglo. Una treintena de cometas son también conocidos, que incluso llegan a precisarse las fechas de sus retornos regulares a nuestro espacio. El más célebre  de  nuestros visitantes fue descubierto en 1682 por el astrónomo ingles Edmund Halley, de ahí que lleve su nombre. Este científico que calculó la duración de la  trayectoria de su cometa , anunció que este reaparecería al cabo de 75 años. Murió en 1742. Dieciséis años del retorno del viajero.

El cometa del alemán Johann Encke, director del observatorio de Berlín, fue descubierto en el siglo XIX, casi al mismo tiempo que el descrito por el austriaco Wilhelm Von Biela en 1826. Este último, que efectúa su viaje en 6 años y 9 meses, ha sido observado regularmente, incluso se temió que chocara con la tierra en 1839, pero no pasó nada. Desapareció después de 1866 y la Tierra recibió, seis años más tarde, una vasta lluvia de meteoros, se dedujo que el cometa de Encke se había desintegrado.

El cometa de Brooke, descubierto en 1889, recorre su órbita en siete años, desde su descubrimiento se le ha observado en cada uno de sus pasos.

 

GALICIA (VIII). LA RIBERA SACRA Y LAS GARGANTAS DEL SIL.

 

La Ribera Sacra o Rivoira Sacrata se extiende desde los bancales vinícolas del Miño, en Ourense, hasta las angostas gargantas del Sil. Debe su nombre a los numerosos monasterios que se asentaron en esta zona entre los siglos X y XII.

Del pasado esplendor han quedado numerosos edificios medievales, principalmente románicos, aunque la monumentalidad de este recorrido está sobre todo representada en las profundas gargantas de Sil. Esta zona de la Galicia interior se ha convertido en los últimos años en un área de creciente interés turístico.

A la cordialidad de sus gentes y a la belleza del paisaje en estado puro, se uno la extraordinaria oferta de productos de origen agrícola y ganadero de calidad. A lo largo de este camino, nuestro compañero inseparable será el caudaloso río Sil, que en su tramo final, unos 50km antes de unirse con el Miño en Os Peares, labra en las rocas graníticas el espectacular cañón del Sil.

GALICIA (VII). LA COSTA LUCENSE, BELLA DESCONOCIDA

Esta ruta realza la Galicia sin etiqueta temática, la más alejada de las zonas turísticas y hasta ahora, la más desconocida.

Sin embargo, las rías que se extienden desde la frontera con Asturias, en Ribadeo, hasta la tranquila villa de Ortigueira, no solo poseen la belleza de cualquier otro rincón gallego, sino que además reúnen algunos de los entornos naturales mejor conservados a orillas del Cantábrico.

El atractivo de este itinerario está en la búsqueda de los rincones más recónditos, ya sean playas a pie de acantilados o pequeños templos cuyo perfil convive en armonía con las líneas de un paisaje agreste y misterioso.

 

LOS ASTROS

 

Durante la noche, vistas desde la Tierra, las estrellas forman constelaciones. Desde la antigüedad, los hombres, para diferenciar unas constelaciones de otras, les han dado nombres propios, además, para estudiarlas mejor, construyeron observatorios.

Ya los caldeos, los egipcios, los chinos y los griegos habían descubierto algunos principios de astronomía cuando el griego Hiparco, 130 años a de J.C. elaboró una relación de las  estrellas conocidas. Esta enumeración, que constaba de 800 estrellas, fue recogida y enriquecida por Claudio Ptolomeo, sabio de Alejandría que, en el siglo II de nuestra era, ya era capaz de identificar 1022 estrellas.

A continuación, el invento de las lentes de aumento y el telescopio permitieron una observación sistemática de los astros. Cuando murió, en 1601, el astrónomo Tycho Brahe había establecido una relación de 777 estrellas, a la cual, en 1603, Bayer añadió 500.

Se hizo necesario un catalogo. Los astrónomos del mundo entero, entre los que se encontraba Halley,” padre” del célebre cometa que lleva su nombre, la Monnier, Flamsteed, Gould y muchos otros autorizaron a Joseph de Lalande y a su sobrino Michel para preparar, entre 1789 y 1798, una relación que contenía cerca de 50.000 estrellas. El mapa de los astros todavía de completó mas, principalmente después de que el almirante Mouchez emprendiera la tarea de realizar un mapa “fotográfico” del cielo.

Mercurio, Venus, Júpiter y Saturno, planetas que gravitan alrededor del sol, son perfectamente visibles a simple vista. No obstante, únicamente con precisos instrumentos se han podido descubrir Urano (en 1781) Neptuno (1846) aunque su posición había sido determinada un año antes gracias a los cálculos de Le Verrier y Plutón (en 1930)

GALICIA (VI).DE A CORUÑA, AL MIRADOR DEL ATLÁNTICO.

A Coruña, una de las ciudades más universales de Galicia, es el punto de partida de este itinerario que recorre parte de las Rías Altas y finaliza en un importante centro de peregrinación, que aúna fe y  cultura popular, San Andrés de Teixido.

A cuyo  santuario “Vai de morto quen non foi de vivo”, según dice el refrán. Desde el istmo arenoso, rodeado de mar, sobre el que se asienta  A Coruña, la ciudad custodiada por la torre de Hércules, y en dirección norte, ascenderemos hasta el mirador de Herbeira, posiblemente el alto más alto de todo el Viejo Continente.

LAS EPIDEMIAS

Ocurre, a menudo, que una enfermedad alcanza a todo un grupo humano, decimos que hay una epidemia. La peste, el cólera, el tifus y la gripe, son enfermedades epidémicas, que en muchas ocasiones han diezmado las poblaciones.

No cabe duda que los filisteos (1400 a de J.C.) y los atenienses (429 a. J.C.) sufrieron epidemias de peste, pero la primera de estas epidemias que puede fecharse con certeza es la del año 542, procedente de Oriente, la peste infectó por completo a Europa occidental. Entre 1346 y 1353, la peste negra, procedente de la India, mató a 25 millones de europeos, después de haber exterminado a 23 millones de asiáticos. En 1456, esta plaga temida todavía causaba unas 600 víctimas al día en Constantinopla.

Otras tres epidemias fueron tristemente celebres: la peste de Milán (siglo XVI) la de Londres (1655) y la de Marsella (1720). Entre 1894 y 1912, causó más de 11 millones de defunciones en la India. El cólera ya diezmaba las poblaciones de la India en la antigüedad. Pero no apareció en Europa hasta 1832. Este año hubo unas 20.000 muertes en Paris.

El tifus, enfermedad de los soldados en tiempo de guerra, diezmo los efectivos tanto durante la guerra de los treinta años (1618-1648) como en la retirada de Rusia (1812).

En el transcurso de las dos últimas guerras mundiales, la enfermedad fue combatida mediante polvos D.D.T. la gripe sigue siendo un foco infeccioso peligroso. La gripe española, que causó estragos, de abril a noviembre de 1919, produjo más de un millón de muertos. En 1832, se crearon las cuarentenas, y los lazaretos, para aislar a los portadores de gérmenes.

 

GALICIA (V). RIAS BAIXAS, LOGOS SEMBRADOS DE ISLAS.

Dice la leyenda que aquí fue donde reposó Dios su mano al descansar el séptimo día, después de crear el mundo.

Bajo los surcos de sus dedos nacieron las cuatro rías esculpidas en granito, un paisaje irregular de extraordinaria belleza, originado por erosión de las mareas y los ríos que aquí desembocan. “Dan las Rías Bajas la impresión de lagos sembrados de islas”, decía Miguel de Unamuno.

Desde Baiona hasta Punta Carreiro, recorreremos las curvas de un paisaje de belleza desigual, protegido por un rosario de islas, verdaderos paraísos de aves marinas y también de bañistas.

LOS OBSERVATORIOS

Ya en épocas muy remotas los hombres aprendieron a observar el cielo y a descubrir las leyes que rigen el movimiento de los astros. La torre de Belus, en Babilonia, fue construida y utilizada para estos efectivos, hará cerca de tres mil años.

Conocemos que la tumba del faraón Ramsés II, fue concebida, en el siglo XII antes de J.C. como un observatorio. Como asimismo, es cierto que algunos templos mexicanos y ciertos monumentos prehistóricos de Europa fueron construidos para la observación, en lo posible, del cielo. El primer observatorio europeo que en verdad mereció este nombre era el alemán y fue construido en el territorio de Kassel, en 1561, debido a la iniciativa de Guillermo de Hesse.

El astrónomo danés Tycho Brahe, después de visitar algunos observatorios extranjeros, mandó construir en 1576 en la isla de Hveen, el magnífico palacio de Uraniborg (nombre derivado de la musa de la astronomía Urania) que poseía un observatorio denominado “castillo de las estrellas” (Stelborg). El primer observatorio astronómico de España fue en Madrid, inaugurado en 1790. El Observatorio Fabra, de Barcelona, fue fundado en 1902 y en 1904 lo fue el Observatorio del Ebro, en Tortosa, Tarragona, uno de los mejor equipados Para la observaciones solares.

Los Estado Unidos disponen de observatorios ultramodernos. El del monte Palomar utiliza un telescopio cuyo espejo mide 508 cm de diámetro. En la U.R.S.S. el espejo del telescopio del monte Semirodriki sobrepasa los 6 metros de diámetro y pesa 70 toneladas. El Hersmonceaux (Gran Bretaña) es 20 veces más potente que el soviético.

 

GALICIA (IV). POR EL CAMINO DE SANTIAGO LUGAR DE ENCUENTRO

La ruta jacobea, “la más maravillosa aventura que un cristiano puede vivir antes de su muerte” en palabra de Dante, atrae cada año a millones de peregrinos.

Desde la primera peregrinación documentada en el 950, gentes de todo el mundo llegan a Compostela a pie, a caballo y hoy día también en bicicleta, todos, medios válidos para obtener la Compostela o indulgencia plenaria.

Las peregrinaciones hasta la tumba del Apóstol Santiago se sucedieron a lo largo de siglos, dando origen a nuevas ciudades y nuevas formas de vida y trabajo, fruto de intercambio comercial y cultural que promovían.

El camino más antiguo conducía a Galicia a través del puesto del Acebo y la Puebla de Burón, otros entraban por Ribadeo, pero todos desembocaban en el camino francés.