TERESA DE CEPEDA Y AHUMADA .“SANTA TERESA DE JESÚS”

img338

Me siento obligado a introducir una segunda entrada dedicada a la santa española más universal.  Primero, porque mi madre se llamaba Teresa, y, segundo, por ser sevillano, y ella llegó a mi ciudad el 26 de mayo de 1575 –con las primeras calores –para llevar a cabo la undécima fundación  -el Convento de San José (Las Teresas) que como otros, actualmente, precisa una pronta restauración.

En la sala donde paso la mayor parte del día cuelga en una pared esa máxima tan conocida:

Nada te turbe/Nada te espante./Todo se pasa./Dios no se muda./La paciencia,/Todo lo alcanza./Quien a Dios tiene/Nada le falta. Sólo Dios basta/

El primer asentamiento lo hizo en la calle de las Armas, hoy Alfonso XII.  Como se establecieron en una casa alquilada, la santa no quiso abandonar Sevilla hasta no dejar a la comunidad en casa propia hubo de permanecer aquí hasta 1576 una vez efectuado su traslado a la calle Pajarería (hoy Zaragoza). Conseguido su propósito y cansada del rigor de las calores de Sevilla, el 4 de junio abandonó la ciudad y se encaminó hacia Malagón, su tercera fundación. En aquella época Sevilla era la ciudad más populosa de España y era puerto obligado de Indias. Como pretendían trasladarse a una zona más tranquila, cuando llegó la oportunidad de hacerlo eligieron el barrio de Santa Cruz.  Así que diez años después -1586- la comunidad dejó la casa de calle Zaragoza, ubicándose en la actual sede de Santa Cruz el Convento de San José (Las Teresas), donde se conservan varias reliquias de la santa; una muy estimada es el manuscrito de “Las Fundaciones”.

En su vida y muerte se registraron hechos muy curiosos. Antes de las fundaciones pasó 4 años tullida en una enfermería.  Tuvo que afrontar muchos problemas; era natural en una vida tan intensa: en 20 años fundó 16 conventos; llevó a cabo la reforma del Carmelo y sufrió también acoso de la Inquisición. Y lo más singular fue esto: murió el día 4 de de octubre (día que entraba en vigor el calendario gregoriano).  A Santa Teresa la enterraron 24 horas después, el 15 de octubre.

La enterraron en el Convento de Alba de Tormes; al cumplirse el primer año se hizo la primera exhumación, encontrándose el cuerpo incorrupto.  El padre Jerónimo Gracián procedió al rito de amputarle una mano, que llevó a las Carmelitas de Ávila, pero sin el dedo meñique, que se lo quedó él.

El cuerpo incorrupto se encuentra en una capilla de Alba de Tormes: aunque custodiado por nueve llaves él está despojado de muchas partes de su anatomía. En sendos relicarios se conservan el brazo izquierdo y el corazón; una parte de la mandíbula se encuentra en Roma, la mano izquierda en Lisboa y un dedo en París.  La reliquia de la santa que ha tenido más protagonismo es la primera mano que se seccionó.  La conservaban las Carmelitas de Ronda. Tras la Guerra Civil fue a parar a manos de Franco y éste llevó consigo como un talismán hasta su muerte.  En su dormitorio de El Pardo hizo construir un altar para venerar la reliquia.

Y voy a terminar añadiendo estos datos:

Fue beatificada en 1614por Paulo V; en 1622 la canonizó Gregorio XV junto a San Isidro Labrador, San Ignacio de Loyola, San Francisco Javier y San Felipe Neri; en 1970 fue declarada “Doctora de la Iglesia” por Pablo VI junto con Catalina de Siena. Su fiesta se celebra el 15 de octubre.

img337

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .