LA RAE Y EL ALFABETO.

img645

Como quiera que aquel que es elegido académico ha de pronunciar el habitual discurso de ingreso, cuando Gregorio Salvador tuvo que cumplir con esa obligación, en su discurso habló de la letra q; tan solemne acto tuvo lugar en febrero de 1987.

Al ocuparme de este tema, me vino a la memoria el nombre del escritor y humorista Alvaro de la Iglesia, quien había escrito una biografía de las letras mayúsculas .  El humorista la definió así:  UNA Q A LA QUE SE LE PUSO UN PEQUEÑO TOPE, PARA QUE NO RODASE POR LOS RENGLONES DE UN LADO PARA OTRO.

De la crónica de Alfonso Armada de EL PAIS voy a copiar lo más interesante:

La elección dela q como objeto de disertación la razona Salvador en el hecho de que “ocuparé el sillón “q” minúscula , que es de nueva creación,  lo estreno yo, y, ya que una de las tradiciones de la Academia es hacer un preámbulo elogiando a los anteriores que a uno le corresponde, como en mi caso no hay antecesores, pensé que sería interesante hablar de la historia ortográfica y de las implicaciones fonéticas de la  “q” “. Puesto a indagar sobre la biografía de la “q” el lingüista reconoce que ha tenido que desechar buena parte de los hallazgos obtenidos , cosa que en principio puede sorprender a un profano ajeno a la memoria de las letras y a los entresijos que puede encerrar una letra como la “q”.  La “q” es una  letra de origen latino no estricto.  Se introdujo en el latín para distinguir la “q” de la “c”, ya que necesitaban diferenciar el sonido labiodental dela “q” del palatal de la “e”.

Y en una página del XLSEMANAL, reservada a Pancracio Celdrán, en el apartado titulado Historia de las minúsculas, podemos leer que la historia de la escritura de la minúscula se remonta al siglo IV o finales del anterior, siendo la forma de escribir de la Administración romana sobre papiro.  Con anterioridad al siglo IV solo se utilizaban las mayúsculas en el alfabeto latino.   En la corte carolingia, hacia el siglo IX se extendió por toda Europa el uso de ambas grafías tal como en la actualidad.  Naturalmente que con la invención de la imprenta se experimentó numerosas alteraciones

Portada de la primera edición de la fundación y Estatutos de la Real Academia Española.1745

img646

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .