AMBROSIO ALFINGER

16424529-venezuela-circa-1962-un-sello-impreso-en-venezuela-muestra-inauguración-del-puente-sobre-el-lago-de-marEl 8 de septiembre de 1529, el alemán Ambrosio Alfinger rebautizó al lago de San Bartolomé con el nombre de Nuestra Señora, y en esa misma fecha fundo la ciudad que daría nombre al Lago.

Alfinger desembarcó en un pobladito de indígenas de la punta de los “Haticos” que ahora es punta “Santa Lucía” y habiendo hecho buena vecindad con los naturales de este pueblo, hizo levantar una ranchería, con el propósito de fundar allí mismo una ciudad, según el compromiso firmado con el monarca español, de fundar ciudades y fortalezas (…) el adelantado Alfinger, al averiguar con los indígenas el nombre del pobladito, le dijeron Maracaibo. Desde entonces este nombre persiste hasta hoy.

sello_62000

El Lago fue en los tiempos de la colonia una excelente vía de comunicación entre el mar Caribe y las tierras de Nueva Granada, los ríos navegables de la cuenca extendían esta bondad, y permitían llegar por vía fluvial hasta Nueva Granada, Trujillo, Mérida, La Grita y San Cristóbal.

mapa

El traslado de mercancías se empezó a realizar de manera bilateral, lo que redundó en el crecimiento de Maracaibo como ciudad portuaria, desplazando con los años al famoso puesto de Gibraltar.

Ambrosio Alfinger

La primera carta hidrográfica y el itinerario de navegación del golfo de Venezuela y el lago de Maracaibo, elaborados por Jaime Demetrio Pocaterra facilitaron el tráfico por aguas y favoreció el crecimiento de la población de sus riberas, que prácticamente se duplico en cuarenta años.

En los albores del siglo XX el pozo Zumaque 1 revela el potencial petrolífero del lago de Maracaibo. En 1922, el reventón del pozo Barroso 2 inicio la fama mundial de la cuenca del oro negro, que en la actualidad se han convertido en un paisaje de torres de exploración y explotación petrolera.

Casualmente he podido leer: “Alfinger: la dictadura más dura de América”.  Lo que me ha obligado a  buscar más datos de este personaje.

En un párrafo señalado así: “Gobernador de la provincia de Venezuela” nos dice que Ambrosio embarcó en La Española con la dirección hacia el Sur, tras obtener el cargo de segundo gobernador y capitán general de la Provincia de Venezuela. 

Se instaló en Santa Ana de Coro, única posesión española de más de 200 km de costa de Venezuela, donde no vivía ninguna población de nativos. La escasa mano de obra, le hizo dudar en su intención de instalarse en el continente, pero los rumores sobre El Dorado y sus fabulosas riquezas impulsaron al fin a abandonar la ciudad, acompañado de 200 alemanes y españoles y 1000 esclavos.  Contraviniendo las órdenes  recibidas, se dedicó a buscar El Dorado. En su incursión, devastó e incendió cuantas poblaciones quedaban su paso, haciendo gala de un comportamiento más propio de un pirata que de un explorador.

Murió en 1533, de resulta de una heridas en el cuello que recibió en el Valle Chinacota.

lago-de-maracaibo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .