LAS CÁRCELES DE CERVANTES.

64046879

Esa es la sexta entrada que dedico  este personaje. Si desean verlas, a continuación sus fechas: 4 son de 2016, de 5 y 12 de mayo;  6  y 17 de junio y, por último, 2 de mayo de 2017. El texto de hoy viene acompañado por SPD, y en su franqueo se ha utilizado un sello de la serie turística emitida en 1957 compuesta por seis estampillas. Y la que aparece en el sobre nos muestra la celda que ocupó Cervantes en Argamasilla de Alba (Ciudad Real). 

Fragmento_prologo

Los grandes escritores se han inspirado en la cárcel. Cuenta la leyenda que DON QUIJOTE, la obra maestra de Miguel de Cervantes, fue concebido y escrito, por lo menos en parte,  en la cárcel. “Donde toda incomodidad tiene su asiento y donde todo triste ruido hace su habitación”. Según sus versos iniciales.

140410173224_escritor_rejas_624x351_thinkstock

San Pablo también escribió en la cárcel

Las curiosidades sobre la vida de este personajes, es abundante, y voy a referir algunas de ellas. Aunque contamos  con varios retratos, escultura o dibujos sobre él, lo cierto es que no existe ningún registro oficial de su verdadera apariencia, por lo que su aspecto físico sigue siendo un misterio. 

Tras ser capturado por los bárbaros (1575), el escritor universal fue convertido en esclavo en Argel durante cinco años, hasta que, una vez pagado el correspondiente rescate (500 escudos de oro pagados por Fray Juan Gil), fueron liberados tras él como su hermano. Corría el año 1587.

Scan

Las cárceles de Cervantes

En cuanto su relación con la Iglesia, Cervantes no se caracterizaba precisamente por ser un ferviente católico.  Su oposición a la iglesia era tan evidente que llegaron a excomulgarlo en tres ocasiones Cervantes era tartamudo. El propio escritor cuenta en el prólogo de sus “Novelas ejemplares”, que era tartamudo, una circunstancia que al parecer, marcó su humor.  Lo cierto es que no participaba en actos públicos  o círculos literarios con sus otros compañeros, pero se desconoce si la razón era precisamente la tartamudez.

La batalla de Lepanto tuvo lugar el 7 de octubre 1571.  Se trata de un combate naval cerca de la ciudad griega Navpakto (Lepanto en italiano) en cuya  batalla participo Miguel de Cervantes.  En el conflicto Cervantes resultó herido y por aquel accidente es conocido por “el manco de Lepanto”.

La historia demuestra que los honores y privaciones del encarcelamiento pueden inspirar obras perdurables.  Los autores que han tenido la fuera intelectual para soportarlo han sido compensados con perspectivas excepcionales sobre la psicología y el comportamiento humano.  La tensión entre la libertad y el cautiverio ha provocado avances creativos inesperados.

Los presos de los siglos XVI y XVII, lo fue Cervantes en algunas etapas de su ajetreada vida, vieron en cárceles  donde no existía ningún tipo de derechos y en la que, en vez de servir para su reinserción en la sociedad –función actual de los centros penitenciarios –  los condenados solo esperaban cumplir su castigo, generalmente la pena capital. Esta época de cautiverio se vio  jalonada por los cuatrocientos de fuga que protagonizó Cervantes.

Su vida será un reflejo que dará alma su gran obra engendrada, para uno, en la cárcel de Sevilla, para otros en Castro del RÍo (Córdoba). Y otros piensan que pudo ser en la Cueva de Medrano en Argamasilla.    

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .