“ZOMBI” Y OTRAS PALABRAS DE ORIGEN AFRICANO EN EL ESPAÑOL.

 

portada2Sobre el tema a desarrollar,  voy a recurrir a la fuente que he encontrado bajo esta denominación: afribuku, y nos dice lo que sigue:

Gabriel García Márquez escogió el nombre de Macondo para el escenario donde se sucedieron las desventuras de la familia Buendía de Cien años de soledad. El escritor se inspiró en su pueblo natal “Aracataca”, para crear un lugar ficticio que representará la vida mundana y telúrica de gran parte de las zonas rurales de América Latina. Macondo es uno de los lugares comunes más universales de la historia de la literatura y se ha especulado acerca  de su etimología. Como sabemos, Gabo  procedía de una franja del Caribe colombiano, donde se concentra gran parte de la población afrodescendiente de ese país. Pues bien, el propio García Márquez confesó en Vivir para contarla que Macondo era el nombre de una hacienda cercana a su tierra natal donde se cultivaban plátanos.

SF Garcia MarquezLa palabra intrigó durante años al filólogo español Germán de Granda, único académico que ha incidido en la inclusión de palabras bantúes en el diccionario de la Real Academia Española, por la elevada población de origen africano que trabajaba en las plantaciones colombianas. Tras rastrear publicaciones sobre los africanismos en la lengua española de América Latina, de Granda halló que “Macondo” era utilizada por grupos de esclavos para designar el plátano, uno de los productos agrícolas más extendidos en los campos.

sello_406818

Como cualquier otra lengua el español siempre se ha enriquecido del contacto con otros idiomas. Si actualmente el inglés sería la mayor referencia en los que a influencia lingüística se refiere, especialmente en América Latina, a partir del medievo el castellano fue sumando una ingente cantidad de vocablos árabes y bereberes que se utilizaban en la península debido a la dilatada presencia de los musulmanes.

De acuerdo con los datos facilitados por Víctor García de la Concha, director del instituto Cervantes, en el diccionario de la Real Academia Española habría alrededor de 13.000 palabras de origen árabe. Puntualicemos que muchas de ellas no son originarias del árabe clásico, sino de las lenguas y de los dialectos hablados en el Norte de África. A modo de ejemplo, podemos citar la palabra “zapato”, que aparece en el diccionario como término de origen árabe. Sin embargo, en la lengua clásica sería “hída” (difícil transcripción), en cuanto que en Marruecos o en Túnez se emplearía el vocablo “sabat”, origen directo de nuestro “zapato”. Por lo tanto aquí tendríamos un primer estadio de influencia norteafricana en el idioma de Cervantes, aunque se trata de un fenómeno lingüístico más estudiado y conocido por todos. 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.