ELOGIO DE LA CURIOSIDAD. ANIMALES CURIOSOS (I), EL REY DE LA SELVA

Scan

En el primer tomo de la Enciclopedia “Argos”hay una introducción bajo el mismo título con el acabo de anunciar esta entrada; dice así: Se acostumbra decir que la curiosidad es un vicio feo. Sería conveniente  reconocer la naturaleza de esta curiosidad, ya que a menudo se confunde la indiscreción con curiosidad. Si no está bien que descubrir lo que pertenece a la vida privada de las personas, en cambio es elogiable conseguir cada día nuevos conocimientos 

 De los 10 tomos que componen la Enciclopedia “Argos”, el tercero lleva el título Dime dónde está y uno de sus apartados se denomina  Animales curiosos, y lo acompaña la siguiente introducción:

“Pájaros, animales terrestres y peces se extienden por todo nuestro planeta ; viven en los lugares en que el clima, la fauna y la flora se ajustan a sus necesidades.  Algunos de ellos nos son poco familiares; sus costumbres nos parecen extrañas.  A los europeos les sorprende el canguro; al africano el oso blanco y al japonés, el cocodrilo.  La Tierra es un inmenso zoo, en el cual la observación atenta de la vida animal produce continuas sorpresas a ese otro, animal que es el hombre.

 EL REY DE LA SELVA.

El león, que mientras con sus cachorros presenta el aspecto de un padrazo bonachón, tiene una fuerza excepcional para abatir a sus presas. Vive sobre todo en las espetas africanas, donde caza gacelas y cebras.

El león, pese a lo que se diga, no es ni el rey de la selva, ni el rey del desierto. Solo vive en las sabanas, donde puede encontrar a sus presas, los herbívoros. El león evita la frondosidad de la selva, poco favorable para la caza e incluso para su propia seguridad. Durante el día descansa de sus cacerías nocturnas, durmiendo a la sombra mientras digiere perezosamente su festín de carne fresca. Al caer la noche se anima; es la hora en que los herbívoros salen de sus reductos para beber y pacer la hierba de los grandes espacios libres. La hora de la caza. El león elige su presa, se acerca a ella sigilosamente y abate, por lo general, de un solo zarpazo.

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s