SEVERO OCHOA, PREMIO NOBEL DE MEDICINA.

 

En los primeros días del mes en curso se cumplen 25 años del fallecimiento de este ilustre científico, Padre de la Biología Molecular. Tan triste acontecimiento tuvo lugar en la Fundación Jiménez Díaz de Madrid, a causa de una neumonía. Entre los asistentes, cabe destacar su discípulo español Santiago Grisolía y su compañero Francisco Grande Covián.

   Doctor Grande Covián

En la crónica del EL PAIS se podía leer lo siguiente:

“Los estudiantes anónimos opinaban, mientras firmaban en el libro de pésames, A nuestro amigo, lo mismo que muchos reconocidos científicos: Agnóstico hasta el final, Severo Ochoa será enterrado hoy en Luarca. Sin funeral ni oficios religiosos. Ochoa recibió el Nobel en 1959 por dar uno de los primeros pasos de la biología molecular, la síntesis en laboratorio de ácidos nucleídos”.

En mi pequeña hemeroteca encontré una TERCERA  de ABC del 3 de noviembre de 1993; se titulaba LA VIDA y la firmaba Severo Ochoa. Supongo que fue publicada en su día  y ABC la repitió cuando tenías lugar el sepelio.  Voy a copiar unos párrafos con motivo de celebrarse en este mes el 25 aniversario de fallecimiento:

“La Enciclopedia Británica (decimoquinta edición, 1943-1973) en su sección resumida  (Medicina) dice de la vida que es “un fenómeno casi imposible de definir o explicar en sus múltiples aspectos”. En su sección detallada (Macromedia) presenta nada menos que cuatro definiciones, a las que denomina fisiológica, metabólica, bioquímica y genética, respectivamente. Después de manifestar que no se trata en realidad de definiciones, sino de una exposición de las características de los seres vivos, examinadas desde diferentes puntos de vista, yo me inclinaría a dejar de lado la primera definición, quedándome con las otras tres.  Y me quedo con las otras tres en su integridad, pues no son, a mi modo de ver separables.

Con la definición de la vida he tenido he tenido que enfrentarme durante muchos años al impartir la primera clase de bioquímica a los estudiantes de Medicina de la New York University. Los aspectos en que puse mayor énfasis fueron cambiando paulatinamente hasta que llegue a considerar la propagación y evolución de las especies, es decir, la herencia y sus modificaciones accidentales, como la propiedad más característica de los seres vivos, de los organismos unicelulares más simples a los multicelulares más complejos, como el hombre. Esta propiedad la encontraremos ya en los virus, en los que no podemos pensar como seres vivientes, pero que yo me inclino a considerar como frontera de la vida. Hace ya bastantes años, di en varias ocasiones una conferencia que titulaba “Los virus, frontera de la vida y clave de alguno de sus secretos” creo que la impartí por primera vez en el Ateneo de Madrid al comienzo de los años sesenta.

Aun cuando he tenido que dejarme mucho en el tintero, creo que he podido dar una idea a la gran complejidad de las reacciones que son base de la vida y de las propiedades de los seres vivos, debo añadir que para la mayoría de los científicos la vida es explicable en casi, si no en su totalidad, en términos de la física y la química. Eso no quiere, sin embargo decir que sepamos la que es la vida. ¿Lo sabremos jamás?

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.