FOR MY FRIENDS ABROAD

Anuncios

LOS SELLOS SON LOS BONSAIS DE LA FILATELIA (FRONTERA RED. REVISTA DIGITAL. BLOG DE JULIO JOSE DE FABA, CONSULTADO 11/06/2019). (IV)

 Otra de las pruebas del poder político del sello es, el conflicto internacional que se originó entre Inglaterra y España por la emisión de dos sellos españoles con el británico peñón de Gibraltar como motivo, emitidos el patriótico día del 18 de Julio (fecha de inicio del Alzamiento de Franco), bajo el lema: “Pro-Trabajadores de Gibraltar”.

El Foreign Office británico protestó ante su homónimo español, por el agravio cometido contra la soberanía británica del peñón de Gibraltar, con la emisión de esta pareja de sellos, a la par que solicitaba su retirada de circulación. El sello magenta de Gibraltar no llegó a retirarse de circulación, bien al contrario, se convirtió en uno de los de mayor popularidad y consumo de aquellos años. Su tarifa coincidía -deliberadamente- con la de los envíos de cartas al territorio nacional, lo que hizo que millones de hogares españoles vieran reiteradamente ese sello en la intimidad de sus casas, como si se tratara de un anuncio de la tele.

Los sellos encadenan a las colonias

Los sellos son una forma de ratificar las posesiones territoriales. Aquello que se retrata en un sello, es propiedad de quien lo emite. De ahí que las últimas colonias africanas que tuvo España en Marruecos -Ifni y el Sahara occidental- así como Guinea Ecuatorial y Rio Muni, motivaran unas generosas y habituales emisiones de sellos españoles durante los pocos años que formaron parte de nuestra historia.

En los sellos coloniales del pasado siglo, los buques seguían siendo un gran emblema filatélico. No se puede fundar un Imperio marítimo sin una flota que lo garantice, los paquebotes eran las cadenas que unían a las colonias con sus metrópolis. Los buques no sólo transportaban tropas o pasajeros, sino también mercancías. En sus viajes de ida iban cargados con todo lo que íbamos a venderles, y en el de vuelta se transportaban las riquezas naturales que esa provincia española ultramarina producía para España. En los sellos de Correos de la época se reproduce toda esta épica industrial, que ilustra a la perfección el mecanismo económico del sistema capitalista.

LA RADIO

 

La radioelectricidad permite transmitir a distancia y sin hilos, señales, sonidos e incluso imágenes, las ondas producidas por electromagnetismo sirven de vehículo transportador,  y fue el alemán Hertz quien, a partir de 1887, lanzo y detectó a distancia las ondas hertzianas, surgidas de las chispas eléctricas de su “descargador”.

Los rápidos progresos de la radio, fueron consecuencia de los descubrimientos de investigadores y técnicos de tos el mundo. Así, el francés Branly, en 1890, invento un detector de ondas hertzianas más preciso que el de Hertz. El ruso Popov pensó recibir las ondas emitidas por un largo hilo metálico y de ese modo en 1890 invento la antena, incluso consiguió transmitir sobre la banda de papel de un telégrafo Morse los relámpagos  de una tormenta cuyas ondas había captado.

 

El 1 de junio de 1894, el italiano Marconi, consiguió por su parte, transmitir por la radio la emisión de una canción a 300 metros. Él fue quien en 1896, presentó las primeras patentes de invención del telégrafo sin hilos. En 1897,  las ondas podían captarse a mas de 10 Km. En 1899, atravesaban el canal de la Mancha y en 1901, se reciben de lado a lado del Atlántico.

Las grandes etapas de la radio están marcadas por diversos inventos, el detector de galena (1903) la lámpara de radio del norteamericano Forest (1906) la radiotelefonía o transmisión de programas sonoros y hablados por estaciones emisoras (desde 1918) el radar y por último, el transistor (1948). En España, las primeras emisiones regulares fueron difundidas el 14 de noviembre de 1924 por las antenas de Radio Barcelona (EAJ1),

EL TELEFONO.

El teléfono permitía transmitir a través de un hilo conductor los mensajes transmitidos en un lenguaje codificado, que solo los técnicos experimentados estaban en condiciones de traducir. El teléfono traslada la palabra a distancia y acerca instantáneamente a seres alejados, este aparato tan solo tiene cien años de existencia.

Para transmitir la voz a distancia, el inglés Robert Hooke, durante el siglo XVII, utilizaba el bramante tendido. En 1782, el monje Gauthey pensó en canalizar la palabra por un tubo acústico. Su procedimiento equipó durante mucho tiempo las viviendas de lujo, los puentes de mando de los barcos y los enlaces entre el conductor del automóvil y sus pasajeros. Pero el tubo acústico con señal de llamada no tenía gran alcance, poco más que la cadena de voceadores que durante el tiempo de los romanos transmitía de puesto a puesto.

La invención por el alemán Reiss, en 1871, de un micrófono sencillo con membrana, aceleró el nacimiento del aparato al cual se le da el nombre de teléfono.

Fue el norteamericano  Graham Bell quien consiguió utilizar el 10 de marzo de 1876, el primer teléfono, llamando a su sirviente instalado en otra habitación de su mansión. Con los perfeccionamientos aportados al micrófono por el norteamericano Hugues en 1877, el teléfono pudo progresar. Pronto varios millones de aparatos se pusieron en servicio en Estados Unidos, mientras que en Paris, en 1880 poseía una red interior importante. Bruselas estuvo enlazada con la capital francesa en 1886, fue la primera red telefónica internacional. En cuanto al número total de aparatos instalados, España ocupa el noveno lugar del mundo.

SOBRE PRIMER DIA. INLAND WATERWAYS

Los canales y vías fluviales que atraviesan Gran Bretaña serpentean por aldeas, ciudades y pueblos de lo más variopintos.Estos canales, que se han conservado como herencia de la revolución industrial, estaban repletos en su día de trabajadores, mercancías y una bulliciosa actividad. Unos 200 años después se han convertido en una forma tranquila y relajante de explorar los variados paisajes de Gran Bretaña.  Este SPD hace referencia a la historia de este sistema acompañado por una tarjeta con ilustraciones de la época.

EL TELÉGRAFO

 

El telégrafo y el teléfono, así como la radio permiten rápidas telecomunicaciones entre los interlocutores, a veces muy alejados. Desde la más remota antigüedad, el hombre se comunica a distancia por medio de señales. El humo, los fuegos, la voz repetida o el sonido del tam-tam fueron medios corrientemente empleados para transmitir mensajes con rapidez.

Los romanos, dos siglos antes de Cristo, por medio de un alfabeto codificado, transmitían de cuando en cuando, con ayuda de fuegos, mensajes a larga distancia. Solo en Europa, Occidental existían de de 3000 torres para fuegos, al principio de nuestra era.

Entre los inventores de los primeros telégrafos rudimentarios, destaca el físico y medico español Francisco Salvá y Campillo, quien en 1793, presentó a la Academia de Ciencias de Barcelona, un dispositivo eléctrico que funcionaba mediante descargas de una botella de Leiden y cuyas pruebas resultaron satisfactorias en una línea experimental de 300 metros de longitud. El telégrafo, basado en el hilo eléctrico para trasladar los mensajes, nació bajo el impulso del pintor norteamericano Samuel Morse.

El aparato ideado en 1832 durante una travesía del Atlántico, fue realizado en 1837. Con ayuda de un código de puntos y trazos de su invención, el pintor transmitió por hilo el primer mensaje oficial: empezaba así: “Atención todo el Universo…” el 24 de mayo de 1844 funcionó entre Washington y Baltimore la primera línea telegráfica del mundo. Precede a la telegrafía sin hilos y aun más moderno sistema télex que imprime a distancia los mensajes dactilografiados.

    

200 AÑOS DEL SERVICIO POSTAL. (VI)

Diversidad de tarifas

En la mayoría de los países hubo una etapa de la evolución del correo en la que l el objetivo de las admiraciones de correos e el de entregar las cartas lo más rápidamente posible.  Para ello unas veces se hacían más cortas las etapas,  renovándose  con más frecuencia los relevos de caballos, e incluso, en ocasiones, mejorando los caminos.  Sin embargo, como al mismo tiempo aumentó el número  de trayectos entre localidades que serán servidas por diligencias, se establecieron dos tipos de servicio de correos: el servicio de diligencia y el de postas a caballo, siendo este último más rápido que el primero, y, por lo tanto, el más caro.  Es evidente que en aquel entonces el servicio postal era bastante costoso y no estaba al alcance de todos.

Otros sistemas de correo.

Otro sistema de correo importante fue creado en el mundo islámico por el califato Moavia. El servicio era conocido como “benid”, nombre que se le daba a las torres construidas especialmente para proteger las rutas de los mensajeros.

 

Antes de la Edad Media y durante ella, fueron  empleadas  palomas mensajeras, aprovechando una característica singular de esta ave, la de poder recordar la ubicación exacta de sus nidos tras desplazarse  largas distancias gracias a su agudo sentido de orientación.  Los mensajes eran atados a las patas de las palomas, que luego eran liberadas y volaban hasta su nido original. El correo ha sido transportado por una variada cantidad de métodos a lo largo de la historia incluyendo trineos de perros, globos, cohetes, mulas e incluso por submarinos.

EL HORMIGÓN

 

El hormigón es una mezcla de arena, gravilla y cemento con agua. Los antiguos ya fabricaban el hormigón ordinario con mezcla de un mortero de cal o cemento y pequeñas piedras.

Los primeros constructores que utilizaron la piedra solo ensamblaban las piedras talladas sin unirlas con morteros. Los egipcios, los chinos, los griegos y los indios americanos sobresalieron en la construcción de los llamados “muros Griegos”. Los romanos emplearon frecuentemente la cal, que se utilizó durante mucho tiempo, se fabricaba con roca caliza fundida en hornos, pero acabó cediendo terreno ante el cemento.

De mayor contenido en arcilla, el cemento gris artificial, inventado en 1824 por el inglés Aspdin es conocido como Portland porque tenía el color gris de las piedras extraídas de las canteras de la península del mismo nombre. Las primeras construcciones de hormigón armado son de mediados del siglo XIX. Se edifican recubriendo con una capa de hormigón las estructuras metálicas.

PRIMERA CREACION EN HORMIGON DE LAMBOT

En 1849, Lambot construyó el primer banco de cemento, casi al mismo tiempo que Coignet edificaba un edificio con el mismo material (1855). En 1877 Monier patento un proyecto de vigas “flexibles” de cemento y metal. A partir de 1890, el francés Hennebique inicio la edificación de obras de arte de hormigón, hacia 1900, construyó la primera casa de Paris edificada con esta técnica.

Auguste Perret, padre de la arquitectura moderna, construyó importantes edificios públicos, entre ellos la primera iglesia de Hormigón (La Raincy cerca de Paris, 1913). El primer rascacielos neoyorkino que se construyó con este material fue edificado por Frank Wright, en 1929.

LOS SELLOS SON LOS BONSAIS DE LA FILATELIA (FRONTERA RED. REVISTA DIGITAL. BLOG DE JULIO JOSÉ DE FABA, CONSULTADO 11/06/2019). (III)

“Del poder político del sello”

“Los sellos, al contener ideología y estar conectados con la actualidad, comparten cualidades de género con la prensa, con la que también les relaciona su común iconoclastia. La elección y el tratamiento de un acontecimiento que se destaca de la actualidad y la noticia, pueden dar pie a la polémica. La forma de suministrar la información al público siempre es propaganda, o así es considerada por el adversario político.

Tres simples sellos de correos ilustran mucho mejor que trescientas páginas de una tesis doctoral, la rápida itinerancia que recorrió la corona de Inglaterra por tres cabezas distintas de la misma familia Windsor, en un periodo de apenas 17 años. Aunque Eduardo VIII (posteriormente conocido como el Duque de Windsor) no llegó a ser coronado en los apenas once meses que fue Rey de Inglaterra, sí le dio tiempo a ser estampado como rey en la legitimidad que otorgan los sellos de Correos (el Postage Revenue, que así llaman los ingleses, al Organismo Público de Correos).

Tampoco pasa desapercibido, cómo la retórica filatélica trató el símbolo de la monarquía -la corona- de formas diferentes en cada uno de los tres sellos. El sello con la efigie del nuevo Rey Eduardo VIII muestra a un monarca joven, apuesto y soltero, bajo una corona –gráfica- de Inglaterra, custodiado por cuatro emblemas de heráldica vegetal. Resulta el más elegante de los tres. Su sucesor, su hermano Jorge VI (que era tartamudo, además de haber sido Duque de York, antes que Rey) aparece en un real sello -de formato apaisado- junto a su esposa la reina Elizabeth; en esta ocasión lucen dos coronas en el sello: una, que también se representa gráficamente, y se sitúa en el centro entre los dos cónyuges (como si el reinado fuese cosa de ambos); y la segunda corona -fotográfica- la lleva en su cabeza la reina consorte. Con subliminal intención, se pretendía transmitir la mayor estabilidad de la Real pareja, frente a un rey díscolo y libertino, asilvestrado en el lujo y los placeres, quien, además, había manifestado públicamente sus simpatías por los nazis.

Por su parte, la joven Isabel II, posa para el sello en un ángulo de tres cuartos, con su testa cercada por la corona real de Inglaterra, por lo que resulta más disfrazada que los anteriores monarcas en sus respectivos sellos. Aunque la nueva reina fuera mujer, joven, recién casada, y le pillase un tanto de sorpresa su ascenso al trono a los 25 años, se la presentó filatélicamente con la mayor autoridad de los tres monarcas: tío, padre e hija. En sus cíclicas reediciones postales la reina Isabel II no ha dejado de posar con su cabeza tocada por la corona real”

EL CARBÓN

El carbón de piedra es un combustible fósil. Se  formó en el subsuelo a través de la lenta transformación de las frondosas selvas, hierbas gigantes y helechos arborescentes. Estos vegetales vivieron hace unos trescientos millones de años y fueron sepultados por enormes movimientos de la corteza terrestre.

Los antiguos llamaban al carbón “la piedra negra que arde” pero no conocemos con precisión a que época se remonta el descubrimiento de ese combustible tan precioso. Podemos estar seguros de que los herreros griegos, que trabajaban el cobre, el bronce y el hierro, ya calentaban sus forjas con carbón en el siglo IV. En el relato que Marco Polo hizo de su viaje, nos explica que vio como los chinos quemaban unas piedras negras.

En Europa occidental, el carbón tardo en utilizarse y fue preciso esperar casi a finales del primer milenio para que se organizara la explotación de algunos filones en Inglaterra y Alemania. Un texto oficial ingles del año 852, impone la entrega de “cargas de carbón de piedra” como canon para un convento. Desde el año 1000 se extrae hulla en Zwickau, Bohemia.

Las primeras explotaciones del carbón en España se iniciaron en 1828 en la zona Asturiana de Langreo. Casi todos los carbones españoles están situados en tres regiones geográficas: cordillera Cantábrica (Asturias-León) y Sierra Morena ( Puertollano y Belmez)  para la hulla y la antracita. Y meseta de Teruel y zonas colindantes del nordeste (Ultrillas, Mequinenza, Figols) para el lignito.

Pero a menudo se consideraba a los mineros de la época como brujos así de difícil y peligroso era y sigue siendo el oficio.

ROWLAND HILL

Rowland Hill  (el 3 de diciembre de 1795 – el 27 de agosto de 1879) era un profesor inglés, inventor y reformador social. Hizo una campaña a favor de una reforma completa del sistema postal, basado en el concepto del franqueo del penique y su solución del pago adelantado, facilitando la transferencia segura, rápida y barata de cartas. Hill más tarde sirvió de un funcionario postal del gobierno, y le atribuyen por lo general el origen de los conceptos básicos de los correos modernos, incluso la invención del sello.

200 AÑOS DEL SERVICIO POSTAL (VI)

 

México

El correo en la ciudad de México ha existido desde la época prehispánica, donde gente a pie era la encargada de llevar esta información de una localidad a otra, de correr viene correo. Pero no fue sino hasta el 17 de febrero de 1907 que el entonces presidente de México el General Porfirio Díaz, dio por inauguradas las operaciones del emblemático edificio del Servicio Postal Mexicano, depositando en un buzón una tarjeta del artista Leonardo Izaguirre. En la actualidad el edificio sigue en función y es un atractivo turístico de la ciudad.

Chile

Con la expresión de correos y postas se designa el establecimiento público que tenía el derecho exclusivo de hacer pasar de unos puntos a otros los pliegos y cartas del gobierno y de los particulares por cierto precio correspondiente a las distancias y al cuidado que exigía tan importante servicio.

Se da el nombre de correos a los empleados que tienen el oficio de llevar y traer la correspondencia epistolar y el de postas a los caballos que están prevenidos o apostados en los caminos a distancia de dos o tres leguas para que los correos y otras personas vayan con toda diligencia de una parte a otra. También se entiende por correo la casa, sitio o lugar donde se reciben y dan las cartas y por posta la casa o lugar donde están las postas.

El establecimiento de correos y postas no solo estaba dotado de los empleados necesarios para el gobierno, dirección y buen desempeño de los negocios del instituto, sin que ejercía además jurisdicción civil y criminal por medio de tribunales privativos, esto es, en las provincias por medio de subdelegados que conocían en primera instancia de las causas relativas al ramo y a los empleados del mismo y en la corte por medio de una junta suprema  que entendía en grado de apelación de las causas que se llevaban de las subdelegaciones.

Los correos, conductores y postillones que iban de oficio, tenían facultad de llevar armas prohibidas y no podían ser detenidos por las justicias con ningún motivo de deuda ni aun de delito, como este no sea digno de pena corporal; en cuyo caso nombraba sin dilación otro correo que sirviera en lugar del detenido, si no hubiere en el pueblo  administrador de la renta que le nombre, y formará en el término de veinte y cuatro horas las primeras diligencias que remitirá con el reo al juez competente. Tampoco podía ser detenida, sino en casos de fundada sospecha, ninguna persona que viajare en posta.

SOBRE BICENTENARIO NACIMIENTO JANE AUSTEN

Este sobre (SPD) conmemora en el año 1975  el bicentenario del nacimiento de la escritora británica Jane Austen. Va acompañado de cuatro sellos que representan a famosos personajes de sus novelas.

Jane Austen Nació en la rectoría de Steventon (Hampshire). Su familia pertenecía a la burguesía agraria. Su padre, un pastor anglicano, era rector de la parroquia de Steventon. Fue la séptima hija de una familia de ocho hermanos, su padre se encargó personalmente de su educación. En 1801, los Austen se trasladaron a Bath y, tras la muerte del padre de la familia, en 1805, primero a Southampton y luego a Chawton, un pueblo de Hampshire, donde la escritora redactó la mayoría de sus novelas.

Jean Austen tuvo una vida sin grandes acontecimientos, apenas sin nada que turbara la placidez de una existencia pequeño burguesa y provinciana; sólo muy de tarde en tarde realizaba algún que otro viaje a Londres. No llegó a contraer matrimonio.

Algunos de sus primeros trabajos se editaron en el libro “Amor y amistad”, y otras obras (1922). Tras su muerte se publicaron varias novelas incompletas. Falleció en Winchester el 18 de julio de 1817.

Fue una destacada novelista británica que vivió durante el período de la regencia. La ironía que emplea para dotar de comicidad a sus novelas hace que Jane Austen sea contada entre los “clásicos” de la novela inglesa, a la vez que su recepción va, incluso en la actualidad, más allá del interés académico, siendo leídas por un público más amplio. Enma, Orgullo y Prejuicio, Sentido y Sensibilidad son sus obras más famosas

EL VIDRIO

 

En Oriente, el vidrio era conocido desde hace 6000 años aproximadamente. El procedimiento del soplado de las pompas de vidrio procede de Siria. Tanto el vaciado como la técnica del vidrio de color fueron perfeccionados por los egipcios.

En Oriente, el vidrio con metal pulimentado se utilizo para la fabricación de espejos y determinados grandes personajes asirios, egipcios y griegos se hicieron amortajar en sarcófagos de vidrio. Los romanos, que se abastecían en Egipto y en el puerto de Sidón, heredaron los secretos de los vidrieros fenicios y terminaron instalando en Roma vidrieras que en el año 200 ocupaban todo un barrio de la ciudad.

El vidrio se extendió mucho en la forma de abalorios. Perlas y joyas fueron la especialidad de Venecia, para guardar el secreto de las técnicas de fabricación, los vidrieros venecianos se instalaron en el islote de Murano, donde todavía se trabaja actualmente. Durante gran parte de la Edad Media, las ventanas de las ricas mansiones se cubrieron de pergaminos translucidos: el cristal de vidrio no apareció hasta el siglo XVI.

En el siglo XVII, las vidrieras europeas como las de Saint-Gobain, fundada en 1665 proporcionaba cristales para las ventanas de las viviendas acomodadas, pero el vidrio plano todavía era imperfecto. Fue preciso esperar hasta el siglo XX para que se adaptara la técnica de la colada de vidrio en un plano de acero pulimentado, de ese modo se obtienen los grandes cristales que hacen tan atrayentes los escaparates de nuestros almacenes. La industria del vidrio siempre ha tenido especializaciones, como desde el siglo XVIII, el vidrio muy fino o “cristal” y desde el siglo XX, el vidrio templado. En España fueron celebres las vidrieras de Barcelona, Segovia y la Granja.

LOS SELLOS SON LOS BONSAIS DE LA FILATELIA (FRONTERA RED. REVISTA DIGITAL. BLOG DE JULIO JOSÉ DE FABA, CONSULTADO 11/06/2019). (II)

“Se publican sellos para conmemorar eventos, resaltar valores filantrópicos, proyectos humanistas, avances  científicos, hitos deportivos…, al dictado de los criterios políticos, sociales o morales de los Gobiernos; por eso se editan tantos sellos de Jefes de Estado, para implantarlos o consolidarlos como símbolos máximos de la Nación. Las Fábricas Nacionales de Timbrado trabajan para estampar y distribuir la imagen institucional del Estado.

La idealización filatélica corrige la realidad hasta un punto preocupante. Gracias a la nobleza que otorga la rica tradición iconográfica y tipográfica de los sellos, todos los tiranos o dictadores que han alcanzado el Poder derrocando a un régimen democrático, dando  un golpe de Estado, o habiendo consumado un magnicidio, han pasado a la Historia con un aspecto digno, a pesar de sus felonías. Y si bien es cierto que no todos los políticos acceden a sus cargos por tan siniestra vía, ni deben ser tachados de malhechores, por el simple hecho de serlo, este desdén o desconfianza hacia los poderosos, puede ser que nos venga a los que fuimos -durante el franquismo- practicantes de la correspondencia epistolar (y, por tanto, consumidores de sellos). Quedamos traumatizados por el bochorno que -aún hoy- sentimos, de haber recopilado en nuestros clasificadores un extenso surtido de sellos del dictador, que eran los que llegaban mayoritariamente en las cartas.

En el planeta del sello el mundo aparece retratado mucho más perfecto de lo que merece. Y esta fue en cierto modo la causa por la que me aparté -tras una gloriosa etapa de diez años- del coleccionismo filatélico: porque, en el fondo, coleccionar sellos resultaba un tanto reaccionario para un universitario en trance de convertirse en revolucionario. Sin embargo, pasados los años, la elegancia idealizada de la estética y retórica filatélica, con la que me he vuelto a encontrar hace unos días al abrir mi clasificador de sellos, ha logrado que éstos graviten de nuevo en el centro de mi vida, gracias a todos los recuerdos que ha avivado su mera contemplación y presencia. “

200 AÑOS DEL SERVICIO POSTAL (V)

España

Después de los correos reales que existieron en España, como en todos los Estados, surgió un correo civil en Barcelona en el siglo XII. Lo justificaba la importancia comercial de la ciudad. Los primeros datos históricos que en España tenemos sobre el establecimiento de la Reconquista, pues fue después de que los Reyes Católicos hubieran conquistado Granada cuando se establecía por primera vez el correo de la península.

Hacia el año 1506 la reina Juana I de Castilla nombró correo mayor de Castilla a Francisco, de la casa Thurn y Taxis, el mismo que se había destacado como organizador de los correos centroeuropeos. Fue en 1610 cuando se implantó en España la estafeta, que entonces era la conducción de la correspondencia en valijas cerradas. Más tarde, en el año 1744, se publicaban las Ordenanzas de Correos.

Una fecha relevante fue también 1764, año de la promulgación del Reglamento Provisional del Correo Marítimo, documento que regulaba las comunicaciones entre España y sus territorios americanos, que alcanzarían una regularidad desconocida hasta entonces. Mensualmente zarparía desde La Coruña a La Habana una embarcación transportando la correspondencia, y cada dos meses otro haría lo propio hacia Montevideo.

Posteriormente, en 1777, aparecería la regulación definitiva de este servicio con la entrada en vigor de las Ordenanzas del Correo Marítimo. En los inicios del año 1845 se concedieron ventajas a los que franqueaban voluntariamente las cartas y a partir del año 1856 el franqueo tuvo el carácter de obligatorio.

Italia

En el siglo XVI ya existía el correo en Italia. La República de Venecia hizo imprimir en el año 1608 unas hojas para la correspondencia, de uso obligatorio para quienes la mantenían. En ellas figuraba el León de San Marcos, signo de la República.

 

Dos siglos después el Reino de Cerdeña tuvo sus papeles postales timbrados, los cuales consiguieron amplia difusión durante algún tiempo y se los llamó comúnmente caballitos sardos. Tanto en Venecia como en Cerdeña el pago de los envíos de correo quedaba a cargo del remitente.