ERA DEL DESCUBRIMIENTO. DE LA ENCICLOPEDIA LIBRE UNIVERSAL (I)

La Era de los descubrimientos o de las exploraciones fue un periodo histórico que comenzó a principios del siglo XV. Durante esta época, y gracias en gran medida a los diferentes descubrimientos y avances en navegación por árabes y chinos  que ya  habían circunnavegado África y recorrido las costas de Asia, África y el Mediterráneo, los navíos surcaron los mares del mundo en busca de nuevos socios y rutas comerciales  con los que contribuir al incipiente capitalismo europeo.  En esas exploraciones  encontraron naciones nuevas para ellos y cartografiaron territorios que no conocían. Algunos de los exploradores más famosos de esta era   son Cristóbal Colón, Vasco de Gama, Pedro Alvares Cabral , Juan de la Cosa, Juan Caboto , Juan Ponce de León,  Fernando de Magallanes y Juan Sebastián Elcano .

La navegación oceánica fue afrontada con medios precarios ya que no podían con precisión la longitud, de los cascos de madera, las naves eran atacadas  por teredos, la alimentación resultaba inadecuada para largas travesías, como también la higiene y las condiciones de vida a bordo e insanas. Sin embargo, impulsados por la economía, y para acrecentar territorios de imperios y naciones, aquellos hombres realizaron expediciones que ensancharon el mundo conocido.

El comercio tuvo mucho que ver con los orígenes de la era de las exploraciones. Se trataba de encontrar una ruta marítima hacia Asia para traer a Europa occidental las especias de Oriente, que hasta el momento llegaba por tierra, en caravanas que tenían que cruzar los territorios de los países árabes y turcos, y  cuyo comercio en Europa era prácticamente un monopolio de los mercaderes, italianos, fundamentalmente venecianos y genoveses.

Desde la Antigüedad se habían establecido dos rutas comerciales hacia el Oriente,  el Este una, marítima, que partía de Egipto, e Irak, y otra tercera, la Ruta de la Seda. La primera, estacional, aprovechaba los vientos monzones: entre abril y junio partían las naves  hacia Asia, desde Suez o Basora  navegando por el mar rojo o el golfo Pérsico, respectivamente, hasta el mar de Arabia donde el monzón del sudoeste –que sopla hacia tierra- las impulsaban hacia el océano Índico y mar de china. Unos meses después, entre Octubre y Diciembre, el monzón del nordeste –que sopla hacia el mar- facilitaba el retorno a los puertos de origen.

La Ruta de la Seda, vía terrestre, hundía sus raíces occidentales en las costas del Mediterráneo oriental principalmente –Alejandría, Damasco y Alepo-  y del mar Negro. Donde se intentaba desde Asia pasando por Bagdad y el sur del mar Caspio, recibiendo ramales de territorios interiores de hasta las proximidades del mar de Aral.  De Bujara , en el actual Uzbekistán, partía una derivación hacia Delhi y Agra en la India.  Más allá de Bajara  en Samarcanda, al norte del Palmar, la ruta de la seda se bifurcaba de nuevo: por el norte, hacías Alma Ata ¸por el Este, recorriendo toso el Asia central, y bordeando el Himalaya, alcanzaba la ciudad china  de Xian. Finalmente, desde aquí sendas vías terminaban en Pekín y Shanghái

El acceso a esa inmensa vía de comunicación con Oriente solía estar cerrado en manos musulmanas.  Alejandría, Alepo y Damasco eran un telón de acero infranqueable. Solo entre mediados de los siglos XIII y del XIV los europeos tuvieron libre acceso  a Catay  durante el apogeo del imperio tártaro de Kublai Khan anfitrión de Marco Polo.

Las vías comerciales existentes traían las codiciadas especias, pero también las encarecían extraordinariamente por los innumerables tributos que se pagaban al cruzar tan vastos territorios. Y esto sin contar con avatares políticos, o incluso el bandidaje. Urgía resolver el problema: encontrar una ruta hacia el poniente.

Además hubo una serie de mejora de las técnicas de navegación así como los avances en cartografía, navegación y y construcción naval. El logro técnico que posibilitó la aventura fue la invención de la carraca y posteriormente de la carabela en la a península ibérica. Estos barcos eran una combinación de modelos tradicionales de navíos árabes y europeos y fueron los primeros capaces de salir del apacible mar Mediterráneo para hacerlo con cierta seguridad en aguas abiertas del océano Atlántico.

La organización social de los reinos de la península ibérica determinaba una empresa así.  Las grandes familias tenían la institución del mayorazgo  (el hereu en Aragón) ‘por la que el primogénito heredaba las posesiones familiares. Los segundones podían dedicarse a la Iglesia o probar fortuna en la guerra con los moros en la que podían ganar honores y tierras con su esfuerzo. Al acabar la conquista se acabaron las tierras por conquistar, aunque se podía seguir la reconquista por el norte de África, la Hispania Nova de los romanos. Portugal terminó su reconquistan de que Castilla y se lanzó a establecer colonias en el norte de África como paso previo a seguir la ruta por el sur del continente. Aragón, también terminó antes que Castilla y se lanzó a buscar la ruta directamente por el Mediterráneo.

 

La Reina Isabel la Católica en su testamento encargó qué la reconquista siguiera por tierras del norte de África, por el descubrimiento de la ruta a las Indias por occidente (en realidad el continente americano)  cambió los planes de estos segundones y abrió posibilidades inesperadas para continuar el ímpetu conquistador d los ocho siglos anteriores.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .