EL ALCÁZAR DE SEGOVIA.

 

En su fachada destaca la torre de Juan II. En una roca elevada entre los ríos Eresma y Clamores se sitúa el Alcázar de Segovia, una construcción de orígenes militares que posteriormente tendrá otros usos, entre ellos residencia real, y la principal atracción turística de la ciudad junto con el Acueducto. La existencia de esta fortaleza está documentada desde principios del siglo XII, siendo el Alcázar durante toda la Edad media una de las residencias favoritas de los reyes castellanos.

El edificio ha sido reconstruido y modificado en numerosas ocasiones a lo largo de los últimos siglos, pasado de fortalezas a residencia palaciega, e incluso se cree pudo haber ya una construcción en el lugar en época romana. La reforma que apreciamos hoy día tuvo lugar en un momento de transición entre el románico y el gótico, con la elegante sobriedad del estilo del Cister.

Tras un periodo de batallas entre bandos nobiliarios, en el siglo XIV, en el Alcázar de Segovia reforzó su naturaleza defensiva, el edificio se convirtió en palacio que albergaba a la monarquía Trastámara, viviendo sus años de mayor esplendor.

A esta época eran, por ejemplo, la decoración gótico-mudéjar de varias salas del Alcázar que mando elaborar la reina Catalina de Lancaster durante la regencia de su hijo Juan II, o la torre que lleva el nombre de este, erigida por su hijo Enrique VI. Sin embargo, los techos mudéjares que vemos no son originales, que se perdieron en un incendio, por lo que estos fueron traídos de otros palacios posteriormente. También en los aposentos del Alcázar se alojaba Isabel la Católica el día que bajo hasta la Plaza Mayor de Segovia para ser proclamada de Reina de Castilla.

También entre estos muros se celebro la boda entre Felipe II y Ana de Austria, cuarta esposa del monarca. Fue Felipe II quien emprendió diversas reformas en el conjunto arquitectónico del Alcázar de Segovia, siendo quizás lo más destacable las puntiagudas torres de pizarra que le dan ese aire de castillo centroeuropeo tan diferente a la mayoría de construcciones castellanas de la época.

Sin embargo, con el traslado de la Corte a Madrid, el Alcázar de Segovia perdió su uso de residencia real, pasando a convertirse en prisión del Estado durante dos siglos. Su uso cambiaria en el siglo XVIII cuando Carlos III funda el Real Colegio de Artillería y lo instala aquí. Un incendio lo inhabilitara en 1862 hasta que fuese restaurado en 1896 y se le devolviese su uso para el Cuerpo de Artillería.

La actual visita turística, nos lleva a recorrer doce de las estancias palaciegas del Alcázar de Segovia: la Sala del Palacio Viejo, la Sala de la Chimenea, la sala del Trono, la sala de la Galera, la Sala de las Piñas, la Cámara Regia, la sala de los Reyes, la sala del Cordón, la Capilla, la sala de Armas, la sala Vizconde de Altamira y Espera, dispuestas en torno a dos patios, el del Reloj y el patio de Armas.

Además, salimos a la Terraza de los Reyes y subimos a la Torre de Juan II, donde tenemos muy buenas vistas del paisaje segoviano y de la ciudad, especialmente de la Catedral de Segovia.

 

Anuncios

LA ARQUITECTURA.

 

La arquitectura es el arte de proyectar y construir los edificios. Es una ciencia que se remonta a la prehistoria. En Tanzania se ha descubierto una construcción circular de piedra, pensada y realizada hará unos 2.000.000 de años.

Al arquitecto no se le conoce con este término hasta 1495, a partir del Renacimiento y como consecuencia de las guerras de Italia. Este nombre se aplicó a los profesionales que durante la Edad Media dirigían el conjunto de los trabajos de albañilería y que eran conocidos con el bonito nombre de maestro de obra o maestro albañil.

Hasta el siglo XVIII no se estableció la diferencia entre arquitecto, que es quien concibe el proyecto y el contratista que quien lo realiza.

Uniendo técnica y estética según la función del edificio, el arquitecto no solo ha construido la pirámide, el templo y la catedral, sino también la villa romana, el castillo, el palacio, el hospital o las estaciones, terminales aéreas.

Grandes arquitectos fueron Rosselino, Bramante, Maderno y Miguel Ángel, que construyeron San Pedro de Roma, (entre 1450 y 1629) Le Roy Le Vau, Mansart y Orbay, autores de Versalles (construido entre 1661 y 1682).

Nouguier, Koechin y Eiffel, autor de la torre Eiffel (1887-1889) algunas veces, los arquitectos se han convertido en urbanistas, en lugar de proyectar un edificio en particular, proyectan una ciudad entera.

Demócrates trazó los planos de Alejandría. La arquitectura en España, Gaudí es el padre del modernismo y Sert, uno de los mayores vanguardistas  (“Fundación Miró”) .

En Hispanoamérica, sobresalen en Venezuela, el funcionalista Vegas Pacheco, y en México, el organicista C. Lazo, autor del proyecto de la ciudad universitaria.

LA ESCULTURA

 

Las esculturas más antiguas encontradas, posteriormente llamadas Venus, son de la prehistoria y tienen una antigüedad de más de treinta milenios y se trata de pequeñas esculturas femeninas, talladas en piedra. Asimismo, se han encontrado elegantes esculturas en marfil, creadas hará unos 15000 que principalmente representan animales.

El primer gran desarrollo de la escultura se produjo unos 4000 años antes de nuestra era. En Egipto, este arte se encontraba en pleno auge durante el Antiguo Imperio, hacia el año 2500 a. de J.C. y de él se conservan monumentos, bajorrelieves y esculturas gigantes. En esa época, los chinos realizaban magnificas esculturas en bronce, piedra o madera.

Grecia introdujo el arte de la escritura en Europa y de los griegos no se sabe si admirar mas el arte puramente estatuario o decoración esculpida en los monumentos. El Auriga de Delfos, escultura de bronce, data de unos cinco siglos antes de nuestra era.

La Acrópolis reúne las más bellas esculturas de la época de Pericles, realizadas por Fidias, Praxiteles y  Policleto. Roma heredera de Grecia, concedió gran importancia a la escultura.

En Europa, donde la escultura no renació hasta la Edad Media, este arte se acomodó a las exigencias de los estilos románico y gótico. Algunas catedrales góticas son verdaderas joyas de piedra cuyos pórticos esculpidos y cuyas agujas caladas son himnos de piedra elevados  hacia el cielo, a la gloria de Dios y los santos.

En Italia, con el Renacimiento, la escultura conoció un auge extraordinario y ello contribuyó el gran talento de algunos artistas como Miguel Ángel.

MÉXICO

 

En el mes de julio de 1917 se realizó el primer vuelo oficial para el transporte de correspondencia que partió de la ciudad de Pachuca capital del estado de Hidalgo hacia la ciudad de México. Se realizó a bordo de un avión biplano piloteado por el Teniente Horacio Ruíz Gaviño, cubriendo una distancia de 110 km en menos de una hora, se transporto una valija postal que contenía 534 cartas, 67 tarjetas y correspondencia de segunda clase; el porte para este servicio se fijo en 10 centavos y se pago con timbres para servicio terrestre. Lamentablemente no se emitieron timbres para conmemorar tan importante suceso, es por eso que hoy lo mencionamos para conocimiento de nuestros lectores.

El primer timbre en el que encontramos mención del estado de Hidalgo es uno de 1936, llamado “Puente de Tasquillo, sobre el Río Tula”, correspondiente a la emisión de correo aéreo “Carretera Internacional de Nuevo Laredo. México-EUA” y son timbres conmemorativos por la inauguración de esta obra. Podemos observar en este timbre la estructura metálica del puente que se construyo en este municipio hidalguense para cruzar el rio Tula y que forma parte de esta importante carretera.

El siguiente timbre aparece en el año de 1950, dentro de la serie permanente “Arquitectura y Arqueología” la de mayor duración en la historia del correo en México, ya que se emitió hasta el año de 1976. En ella encontramos un timbre con un valor facial de $ 1.00, llamado “Convento de Actopan y cabeza de Atlante, Tula, Estado de Hidalgo”, grabado, con perforación 14, impreso en hojas de 120 timbres con puente intermedio. Como se menciona en él aparece un fragmento del convento de Actopan, así como la cabeza de uno de los Atlantes de la ciudad de Tula.

Otro timbre aparece en el año 1969, llamado “Antena Parabólica, Comunicaciones para la paz”, dentro de las emisiones de servicio aéreo y emitido con motivo de la puesta en operación de la primera estación terrena de comunicación por satélite, en el municipio de Tulancingo, en el estado de Hidalgo. Tenía un valor facial de 80 centavos.

Años más adelante, en 1978, aparecen dos timbres llamados “Peón, torre y monolitos toltecas, Atlantes de Tula, en el Estado de Hidalgo”, emitido con motivo del Primer Campeonato Mundial Juvenil de Ajedrez por Equipos que se celebró del 19 de agosto al 7 de septiembre del mismo año. Uno de ellos tiene un valor facial de $ 1.60 y el otro un valor de $ 4.30, en cada uno ellos podemos ver como se indica, la figura de un peón y una torre de ajedrez al lado de un Atlante de Tula.

 

Pasan doce años, hasta que en el año de 1980 encontramos un timbre, de correo aéreo, de la serie “Arte y Ciencia de México, Arquitectura Religiosa del Siglo XVI”, serie compuesta por cinco estampillas mostrando conventos construidos en dicho siglo, tenemos los conventos de Acolman en el Estado de México, de Yanhuitlán en Oaxaca, de Yuridia en Guanajuato, de Tlayacapan en Morelos y de Actopan en Hidalgo; sólo que en estos dos últimos los nombres aparecieron intercambiados por error. Tenían un valor de $ 1.60 cada uno.

En 1982 dentro de la serie “Monumentos Coloniales”, volvemos a encontrar un timbre alusivo al Convento de Actopan, esta vez con la imagen de su patio central, con un valor de $ 14.00, acompañado en esta serie por otros tres timbres, con imágenes del Colegio de San Pedro y San Pablo en la Ciudad de México, el Convento de Jesús María en la misma ciudad, y la Capilla Abierta de Tlalmanalco en el Estado de México.

sello_104922

En el año de 1983 dentro de la misma serie  “Monumentos Coloniales”,  aparece un timbre con la imagen del Convento de Tepeji del Río, con un valor de $ 21.00, esta vez acompañado en la emisión por tres estampillas más con las imágenes del Huerto del Convento de Malinalco en el estado de México, la Capilla Abierta de la Catedral de Cuernavaca en el estado de Morelos y del Convento de Atlatlahuacan también en el estado de Morelos.

Por último después de tantos años sin que se emitiera un timbre sobre el estado de Hidalgo, en el 2005 dentro de la serie permanente “México Creación Popular” –serie que consta de 18 viñetas con valores faciales diferentes y que muestra diversas artesanías mexicanas –, sólo nos encontramos con un timbre referente a los manteles bordados que se elaboran en el municipio de Tenango de Doria, municipio de nuestro estado. Esta estampilla tiene un valor facial de $ 9.00 y nos muestra una fotografía de una de estas artesanías hidalguenses perteneciente a la colección del Museo de Arte Popular de la Ciudad de México.

Como podemos ver la presencia de nuestro estado dentro de las emisiones mexicanas de timbres es muy austera, comparada con los tesoros que albergamos, porque como muchos estados de nuestro país, tenemos gran variedad de temas que ofrecer para enriquecer las futuras emisiones.

Para conocer: Serie permanente, Aquel emitido para satisfacer las necesidades del franqueo general, en contraposición a los sellos especiales. Suelen fabricarse en tiradas millonarias, a veces de número indeterminado en el momento de la disposición oficial que les da origen, especialmente en lo que se refiere a los valores más bajos y usuales (tomado de “Diccionario Filatélico y Postal Ilustrado” de José Gilberto Gómez Cabrera. Colegio de Bachilleres del Estado de Hidalgo, 2009).

 

LA MÚSICA

 

La música primitiva, tanto la de los tiempos prehistóricos, como la de los pueblos no civilizados, está destinada principalmente al acompañamiento de hechizos contra las enfermedades, la sequia, el hambre, etc.…

La música china es de las más antiguas del mundo y algunas de sus normas establecidas mucho antes de nuestra era, todavía se aplican actualmente. La música india existe al menos desde 2000 años a de J.C. los frescos y bajorrelieves egipcios, nos muestran músicos tocando flautas, arpas, laudes y citaras. Los cantos guerreros hebreos se citan en el Antiguo Testamento.

El uso de instrumentos de música en los ejércitos se remonta a la antigüedad. Los griegos y los romanos conocían ya la escritura de la música, sus coros acompañados por orquesta, interpretaban géneros musicales variados para acompañar las obras teatrales.

En Roma, la música se independizó de la literatura y los compositores crearon música tanto para cantares como para músicos solos.

Durante toda la Edad Media, la iglesia mantuvo e hizo progresar la cultura musical, hasta el siglo IX hacia finales del imperio de Carlomagno, la música es monódica, es decir, música para una sola voz. El canto llano gregoriano ilustra la música monódica religiosa que los trovadores extendieron por todo el mundo. Más tarde apareció la música polifónica (con diversas voces o partes).

En España, las Cantigas de Alfonso X el Sabio, constituyen uno de los textos musicales más antiguos. El siglo XVI dio grandes músicos como Luis de Milán, L. Narváez. E. de Valderrábanos y Antonio Cabezón uno de los más fecundos. Los primeros impresos musicales hispanoamericanos son el ordinario de la misa (1556) y el libro de composiciones de Juan Navarro (1604) editados en México

LA PLAZA DE MAYOR DE MADRID

 

   La Plaza Mayor es una joya del urbanismo madrileño. Se trata de una plaza porticada de planta rectangular, de 129 metros de largo por 94 metros de ancho, que está completamente cerrada por edificios de viviendas de tres plantas, con 237 balcones en total que dan a la plaza.

Dispone de nueve puertas de acceso, de las cuales la más conocida es la del Arco de Cuchilleros, en la esquina suroeste de la plaza. En el centro del lado norte de la plaza se levanta la Casa de la Panadería y enfrente suyo, en el lado sur, la Casa de la Carnicería. En los soportales, sostenidos por pilares de granito, se alojan numerosos comercios de hostelería, por ser un importante punto turístico de Madrid, así como de tiendas coleccionismo, filatelia y numismática.

En el centro de la plaza se encuentra la estatua ecuestre de Felipe III que fue comenzada por el escultor italiano Juan de Bolonia (Giambologna) y terminada por su discípulo Pietro Tacca en 1616. Fue regalada al rey español por el entonces Gran Duque de Florencia, estando inicialmente situada en la Casa de Campo. Fue en 1848 cuando la Reina Isabel II ordena su traslado desde su emplazamiento anterior a la Plaza Mayor. Actualmente, en el pedestal, figura esta inscripción: “La reina doña Isabel II, a solicitud del Ayuntamiento de Madrid, mandó colocar en este sitio la estatua del señor rey don Felipe III, hijo de esta villa, que restituyó a ella la corte en 1606, y en 1619 hizo construir esta Plaza Mayor. Año de 1848”.

Los orígenes de la plaza se remontan al siglo XV, cuando en la confluencia de los caminos (hoy en día calles) de Toledo y Atocha, a las afueras de la villa medieval, se celebraba en este sitio, conocido como “Plaza del Arrabal”, el mercado principal de la villa, construyéndose en esta época una primera casa porticada, o lonja, para regular el comercio en la plaza.

En 1580, tras haber trasladado la corte a Madrid en 1561, Felipe II encargó el proyecto de remodelación de la plaza a Juan de Herrera, comenzándose el derribo de las “casas de manzanas” de la antigua plaza ese mismo año. La construcción del primer edificio de la nueva plaza, la Casa de la Panadería, comenzaría en 1590 a cargo de Diego Sillero, en el solar de la antigua lonja. En 1617, Felipe III, encargó la finalización de las obras a Juan Gómez de Mora, quién concluirá la plaza en 1619.

La Plaza Mayor ha sufrido tres grandes incendios en su historia, el primero de ellos en 1631, encargándose el mismo Juan Gómez de Mora de las obras de reconstrucción. El segundo de los incendios ocurrió en 1670 siendo el arquitecto Tomás Román el encargado de la reconstrucción. El último de los incendios, que arrasó un tercio de la plaza, tuvo lugar en 1790, dirigiendo las labores de extinción Sabatini.

Se encargó la reconstrucción a Juan de Villanueva, que rebajó la altura del caserío que rodea la plaza de cinco a tres plantas y cerró las esquinas habilitando grandes arcadas para su acceso. Las obras de reconstrucción se prolongarían hasta 1854, continuándolas, tras la muerte de Villanueva, sus discípulos Antonio López Aguado y Custodio Moreno

En 1848, se colocó la estatua ecuestre de Felipe III en el centro de la plaza, obra de Juan de Bolonia y Pietro Tacca que data de 1616.

En 1880, se restauró la Casa de la Panadería, encargándose Joaquín María de la Vega del proyecto. En 1921 se reformó el caserío, trabajo a cargo de Oriol. En 1935 se realizó otra reforma, llevada a cabo por Fernando García de Mercadal. Y en los años 60 se acometió una restauración general, que la cerró al tráfico rodado y habilitó un aparcamiento subterráneo bajo la plaza. La última de las actuaciones en la Plaza Mayor, llevada a cabo en 1992, consistió en la decoración mural, obra de Carlos Franco, de la Casa de la Panadería, que representa personajes mitológicos como la diosa Cibeles.

1999 Abril

 

LA PASIÓN ARTÍSTICA DEL REY FELIPE II

 

El monasterio  de San Lorenzo en el  Real de El Escorial fue mandado construir por Felipe II en 1562.  Cuando falleció el rey, en 1598, la obra ya estaba concluida.  En tan breve espacio de tiempo, un monumento de tan vastas dimensiones, posibilitó una unidad de lenguaje sin igual. Detrás de tan magna obra,  se encontraba el propio rey y los arquitectos Juan Bautista de Toledo y Juan de Herrera.

El monasterio fue creado para ser panteón, basílica, palacio y biblioteca, y para su decoración se buscó lo mejor del siglo XVI: Patinir, Navarrete el Mudo, Pantoja de la Cruz, Sánchez Coello o Gerard David, además de El Bosco y Tiziano. Cuenta de ello lo dan “Los Libros de entrega de Felipe II”. El monasterio se convirtió así en el principal centro de obras de arte de la Europa del Renacimiento y el edificio del siglo XVI el mejor documentado de Europa.

El gran valor que aporta De El Bosco, a Tiziano. “Arte y maravilla en El Escorial” es que las obras se exponen en los lugares para los que fueron concebidas, lo cual hace que la obra de arte se reencarne y recobre sentido histórico.

El Bosco y Tiziano

En la Sala de Honores encontramos un espacio dedicado a El Bosco y a los pintores preferidos de Felipe II. Podemos contemplar diversas obras de caballete y las tablas “Ecce Homo” y “Cristo camino del Calvario”, de El Bosco.

El espacio de la Iglesia vieja está dedicado a Tiziano y a la influencia italiana, junto a la escuela flamenca de El Bosco y la española de Navarrete, el Mudo. Felipe II fue el mayor coleccionista de obras de Tiziano en la Europa del Renacimiento, y en la Iglesia vieja se conservan “El martirio de san Lorenzo” y una copia de “La sepultura de Cristo” y “La adoración de los reyes”. También aquí encontramos la serie de tapices “Paños de oro”, que formó parte de la decoración de la iglesia en algunos periodos.

La Galería de batallas.

En este espacio encontramos unos magníficos frescos que representan episodios bélicos: la “Victoria de San Quintín”, que tuvo lugar el 10 de agosto de 1557, festividad de San Lorenzo y motivo de la construcción del monasterio.

“La batalla de la Higueruela”, una victoria contra los infieles musulmanes; y la “Batalla de las Islas Terceras”, ganada por don Álvaro de Bazán, exponente de la guerra moderna en el mar.

Música y Liturgia

En el coro de la basílica se custodian libros de canto desde el siglo XVI: cantorales, pasionarios y los Libros de consagración de la basílica. El monasterio fue un auténtico archivo de la Contrarreforma, con su amplísima colección de relicarios, imágenes de santos, libros miniados, pinturas y esculturas.

Patio de los evangelistas

El “Patio de los evangelistas” es una de las grandes piezas arquitectónicas del edificio. El templete central, obra tardía de Herrera, está decorado con cuatro esculturas, de san Mateo, san Marcos, san Lucas y san Juan, obras de Juan Bautista Monegro. Todo un conjunto en granito, mármoles y jaspes de diferentes colores.

Además de lo expuesto, no se pueden dejar de citar los tapices de Michel de Coxcie de la serie “La construcción del arca de Noé” y el cartón que representa la “Entrada de Noé” y “Los animales en el arca”, que se exhiben en el claustro alto. Tampoco la escalera principal, una de las primeras  mayores de estilo imperial construidas en el Renacimiento.

En los frescos de su bóveda, obra de Lucas Jordán, se representa la Gloria de la monarquía española, con temas como “La batalla de San Quintín”, o “La Gloria de la Casa de Austria”.

Puede decirse que el rey Felipe II ideó El Escorial como un auténtico parnaso en el que los mejores artistas de la época actuaron en su decoración y ornato. Un arte y maravilla que se puede contemplar hasta el día 14 del próximo mes de septiembre.

Fuente: Alfa Omega 2014

 

RECORRIDO POR GALICIA I

Galicia, tierra de confluencia y, a su vez, confín, posee un gran patrimonio artístico y monumental. La joya de esta comunidad es Santiago de Compostela que, desde la Edad Media, continua marcada por la impronta de la capital espiritual de la cristiandad.

 PORTICO DE LA GLORIA

Desde esa época, han llegado a Galicia numerosos peregrinos devotos procedentes de toda Europa y con sus ideales culturales han ido transformando Galicia y le han convertido en escenario artístico representativo del Románico, gótico, Renacimiento, Barroco, neoclásico… cuyas obrar forman parte del tesoro artístico gallego. El románico, fue uno de los estilos artísticos que arraigó profundamente en tierras gallegas, y un centenar de edificaciones son muestra de ello, entre otras el pórtico de la Gloria de la Catedral compostelana y las catedrales de Ourense, Lugo y Mondoñedo.

CATEDRAL DE ORENSE

CATEDRAL DE LUGO

Santiago de Compostela fue nuevamente referencia artística durante el Barroco y, por tanto, el centro de las inquietudes innovadoras de este periodo, como lo ejemplifica la magnífica fachada del Obradoiro. Los monumentos y construcciones muestran la historia de Galicia y los artistas exhiben en numerosos museos su arraigada tradición.

                       PÓRTICO DE LA GLORIA

 EL PAISAJE DE ESPAÑA VISTO  POR LOS ESPAÑOLES. (AZORIN.) Prólogo.

En estas páginas nos proponemos hacer algunos comentarios sobre el paisaje en las diversas regiones españolas. Y claro está que tal materia del paisaje es una literatura va ligada a otro problema interesante. ¿Cómo ha nacido el gusto por el paisaje, por la naturaleza por los arboles y por las montañas en la literatura? Lo que es a nosotros nos interesa ahora es España. ¿Cuánto y de qué manera se ha ido formándola dilección por los panoramas campestres en nuestras letras?

El gusto por la naturaleza en la literatura es completamente moderno, en Francia, Rousseau-indicador y engendrador de tantas cosas-inaugura el paisaje literario y abre camino a Bernardino de Saint-Pierre, paisajista admirable. En España es curioso examinar la huella, más o menos débil, más o menos pintoresca, que han ido dejando en la literatura cuanto han tenido ojos para el campo.

En los poetas primitivos, por ejemplo, ¿Qué podemos encontrar en lo tocante a sensaciones de esta naturaleza? Pensemos un momento. Si elegimos para nuestra momentánea meditación el poema del Cid, verbigracia, reconoceremos lo que han reconocido los críticos: que este es un poema de base realista, no se pierde su autor en vaguedades poéticas y fanáticas, como sus congéneres de otros países.      

 

Galicia y Rosalía de Castro…Al poner la pluma en el papel para estampar la palabra Galicia, ya nuestro espíritu había evocado-con viva honda y emoción- la figura de Rosalía de Castro. Hay en nuestro sentido del paisaje, de los caminos y de las ciudades un elemento puramente subjetivo. ¿Qué idea se forma de Galicia el autor de estas líneas? ¿Cómo siente Galicia?

Para ir a Guipúzcoa, a San Sebastián, tomamos, en las primeras horas de la noche, uno de esos cortos y lujosos trenes invertebrados, dos o tres larguísimos vagones lo componen, la viva luz que los ilumina hace resplandecer sus galerías acristaladas en la oscuridad de la campiña, con velocidad blanda y vertiginosa cruza los campos, salva las montañas, ladea las ciudades, cruza-a media noche, de madrugada-vastas estaciones, en que los focos eléctricos dejan caer su blanca y fría claror. Sobre los asientos de los coches acaso se ven revistas, libros, periódicos extranjeros. Cuando se llega a San Sebastián, en un soplo, sin sentir, no experimentamos cansancio alguno, ligeramente, desde el tren, damos un salto y continuamos nuestra vida de Madrid, con otro paisaje con otro ambiente, es la misma vida intensa, mundana, hechizada de los mismos detalles e incidencias de la Corte.     

 

 

 

EL ORO

El oro es un metal doblemente precioso: en primer lugar porque sus cualidades lo hacen inalterable y porque su escasez aumenta su valor, pero también porque ya en la edad de piedra, fue el primer metal que los hombres prehistóricos supieron utilizar y modelar.

Poco más o menos, el oro de las actuales joyas y de las viejas monedas, apenas se diferencia de lo que era hace un millón de años. Todas las civilizaciones antiguas nos han dejado en sus tumbas tesoros inestimables, apreciados tanto por la abundancia de oro como por la belleza de los trabajos realizados. El tesoro de Tutankamon, descubierto en 1922, contiene maravillosos objetos de arte realizados con este precioso metal.

Al mismo tiempo que se utilizaba como adorno, el oro se convirtió en moneda para el intercambio, gracias a su inalterabilidad. Desde entonces no ha cesado de ser utilizado para ese fin. Las primeras piezas de oro, que datan de aproximadamente siete siglos antes de nuestra era, aparecieron en Asia Menor, por aquel entonces habitada por griegos emigrados.

Durante la Edad Media, los alquimistas incluso tuvieron la esperanza de poder fabricar oro. El descubrimiento y la utilización de este metal, ha estado en muchas ocasiones en el origen de grandes movimientos de civilización, de conquistas invasiones y guerras.

 

La explotación de África (siglo XV) el saqueo de las riquezas de los Incas y Aztecas (siglo XVI) o la fiebre del oro de Klondike, en Canadá (siglo XIX), son acontecimientos que tuvieron como causa la búsqueda del oro.

El fuerte Knox, acondicionado a principios de siglo por Estados Unidos en el estado de Kentucky, guarda y protege las importantes reservas de oro norteamericanas.

EL HIERRO

 

El descubrimiento y la utilización del hierro, son hechos tan importantes que, en la cronología de las civilizaciones, a este progreso se le conoce como la “edad del hierro” posterior a la “edad del bronce”. La edad del hierro, se inició hacia el año 1200 a de J.C. en Oriente Medio. Pero en Occidente no comenzó hasta varios siglos más tarde.

Entre el VI y el III milenio a de J.C. o sea, hace mas de 5000 años, en Oriente y Extremo Oriente, desde Egipto a China, pasando por Mesopotamia y el Indo, aparecieron los primeros objetos de hierro, metal por aquel entonces tan raro, que se consideraba precioso. Mientras en el resto del mundo se continuaba tallando y pulimentando la piedra.

Los hombres de Asia ya conocían los elementos de la herrería y la forja. Los chinos ya utilizaban la fundición del hierro, que exige el empleo de fuelles para aumentar la temperatura de la forja., 1600 años antes de que fuera conocida en Europa. Por ello, no nos han de sorprender los progresos de las civilizaciones de Extremo Oriente, que conocían la carreta de reja 500 años a de J.C. y fabricaban normalmente armas y herramientas de hierro.

El dominio de la fundición, se afirmó en Occidente con las mejoras introducidas en el horno: desde principios del siglo XII, la fuerza de los molinos permitió  que los fuelles de la forja funcionaran de forma regular y poderosa y el horno, que a partir de entonces podía ser de mayor altura, se convierte en el horno con inyección de aire a tres metros de altura y más tarde en el alto horno, que a finales del siglo XIII alcanzaba cinco metros.

Todavía hoy, este alto horno, que ha tomado proporciones gigantescas, es el que perpetua entre nosotros la edad de hierro, el metal que ha hecho surgir una brillante y original arquitectura.

EL BRONCE

 

El conocimiento y utilización del bronce son muy anteriores al descubrimiento y empleo del hierro. En la evolución de las grandes épocas prehistóricas, encontramos al principio la edad de piedra y después, la del cobre y la del bronce, que empezó unos tres milenios antes de J.C.

Los primeros metales utilizados por el hombre, fueron aquellos que podía encontrar en estado puro, como el oro, la plata y el cobre.La primera aleación que se realizo, fundiendo al mismo tiempo minerales distintos, fue el bronce, mezcla de cobre y estaño. Este nuevo metal se extendió rápidamente, sobre todo en Egipto y en Oriente Medio, a continuación, se extendió tanto por el Mediterráneo Oriental como el Extremo Oriente. Con él se fabricaban armas, recipientes y estatuas artísticamente modeladas.

Durante mucho tiempo, el secreto del temple del bronce fue patrimonio de los chinos. Con esa técnica obtenían instrumentos sonoros, como los gongs. También conocían, desde los tiempos más remotos, el arte de la fundición de campanas, técnicas que muy pronto transmitieron a los indios, y después a los griegos y a los romanos. Se dice que el papa Sabiniano, hacia el año 600, ordenó que se anunciaran los oficios religiosos con el toque de campanas. Conocemos con seguridad que el emperador Carlomagno, coronado en el año 800, obligó a que todas las iglesias de su imperio usaran las campanas.

En lo que respecta al arte estatutario, utilizó en todas las épocas el bronce. Podemos citar el Auriga de Delfos, en Grecia (siglo V a. de J.C.) el Buda de Kamakura, en Japón (siglo XIII) o las obras de Rodin (siglo XIX)

LOS SELLOS SON LOS BONSAIS DE LA FILATELIA (FRONTERA RED. REVISTA DIGITAL.BLOG DE JULIO JOSÉ DE FABA, CONSULTADO 11/06/2019 ( Y VII)

                

“Cuando me pregunté a mí mismo cuál podría considerar el sello más hermoso de mi humilde colección, terminé decantándome por este sello blanco yugoslavo (editado en un considerable formato para la época), por ser todo un poema visual al vacío y al movimiento. Este sello dedicado a la infancia (en colaboración con UNICEF), reproduce una espléndida maternidad esculpida por el prestigioso y afamado escultor croata modernista Frano Krsinic, que se convirtió en uno  de los más reputados escultores del Art-Decó europeo.

Su pasión por el desnudo femenino y la experiencia de la maternidad, devino en tema cíclico y primordial de su obra. Sus mujeres respiran la misma libertad sexual de los desnudos femeninos de la pintura de Tamara de Lempicka; pero, además, sonríen, meditan, descansan, toman el sol, juegan con sus niños, y desean el regreso de sus amantes. El sutil cincel de Krsinic logra que el mármol blanco respire, viva, se mueva, sienta y se emocione.

Hay en el lenguaje del sello un misterioso elemento que multiplica su poder evocativo, el de la armonía que, a veces, se logra entre tema, imagen, tipografía, color, textura y hasta gramaje. Cuando se alcanza ese estado de gracia, el sello se torna música y aroma, memoria y tiempo, talismán derramando su magia y acrecentando su enigma. Y como, además, el sello es un objeto físico que puede tocarse, usarse, guardarse, y hasta lamerse, nuestra relación con los sellos termina resultando corporal, algo que no nos sucede con la literatura ni con el arte. Por esta razón -y no por otra- resulta tan fácil enamorarse del mundo de los sellos”

EL VIDRIO

 

En Oriente, el vidrio era conocido desde hace 6000 años aproximadamente. El procedimiento del soplado de las pompas de vidrio procede de Siria. Tanto el vaciado como la técnica del vidrio de color fueron perfeccionados por los egipcios.

En Oriente, el vidrio con metal pulimentado se utilizo para la fabricación de espejos y determinados grandes personajes asirios, egipcios y griegos se hicieron amortajar en sarcófagos de vidrio. Los romanos, que se abastecían en Egipto y en el puerto de Sidón, heredaron los secretos de los vidrieros fenicios y terminaron instalando en Roma vidrieras que en el año 200 ocupaban todo un barrio de la ciudad.

El vidrio se extendió mucho en la forma de abalorios. Perlas y joyas fueron la especialidad de Venecia, para guardar el secreto de las técnicas de fabricación, los vidrieros venecianos se instalaron en el islote de Murano, donde todavía se trabaja actualmente. Durante gran parte de la Edad Media, las ventanas de las ricas mansiones se cubrieron de pergaminos translucidos: el cristal de vidrio no apareció hasta el siglo XVI.

En el siglo XVII, las vidrieras europeas como las de Saint-Gobain, fundada en 1665 proporcionaba cristales para las ventanas de las viviendas acomodadas, pero el vidrio plano todavía era imperfecto. Fue preciso esperar hasta el siglo XX para que se adaptara la técnica de la colada de vidrio en un plano de acero pulimentado, de ese modo se obtienen los grandes cristales que hacen tan atrayentes los escaparates de nuestros almacenes. La industria del vidrio siempre ha tenido especializaciones, como desde el siglo XVIII, el vidrio muy fino o “cristal” y desde el siglo XX, el vidrio templado. En España fueron celebres las vidrieras de Barcelona, Segovia y la Granja.

LA CERÁMICA

 

El barro o arcilla es la primera materia plástica conocida. Como se endurece con el fuego, puede conservar la forma que se le dé. Por desgracia,  su fragilidad no ha permitido que encontráramos intactos los primeros recipientes fabricados en la edad de Piedra.

 

En la Edad de Piedra pulimentada, los hombres ya utilizaban vasijas de tierra cocida: se han encontrado restos muy antiguos en algunas grutas y ruinas en aldeas situadas a orillas de los lagos suizos. Convertida en un arte, la cerámica mejoró rápidamente. De ese modo, los egipcios, los persas, y los asirios se convirtieron en verdaderos maestros del modelado y cocido de la arcilla.

Los chinos descubrieron la porcelana y la forma de moldearla. La tradición de la alfarería antigua, elegante y decorativa, conoció su apogeo en Grecia, donde las decoraciones rojas y negras de las ánforas y crateras representaban sobre todo a los personajes de la mitología.

En la Edad Media, la cerámica sufrió en Occidente un claro declive, renació lentamente y surgieron centros artesanales que adoptaron las técnicas árabes, como el de Manises (Valencia) donde ya durante el siglo XIV se fabrica la loza de reflejo metálico o dorada.

Estas técnicas arraigan en otros países, especialmente en Italia, donde aparecen centros importantes, como el de Faenza. En 1759, se funda en Madrid la fábrica de porcelana del Buen Retiro. A partir de 1768, se inicia en Sevres (Francia) la fabricación de porcelana dura.

En el siglo XVI, Bernard Palissy,  descubrió determinados procedimientos de fabricación. En el siglo XVIII, las fabricas de loza de Delf (Holanda) tienen un gran renombre, mientras que las técnicas de la cerámica se perfeccionan en Alcora (España) y en Anspack (Alemania)

LOS SELLOS SON LOS BONSAIS DE LA FILATELIA (FRONTERA RED. REVISTA DIGITAL. BLOG DE JULIO JOSÉ DE FABA, CONSULTADO 11/06/2019). (I)

“Los sellos y los reyes siempre se han llevado bien, cuestión de costumbres y espacios simbólicos compartidos. Incluso los otros reyes, los Magos, también resultaron -para mi generación- grandes promotores filatélicos. A numerosos adolescentes tiernos y aplicados del tardofranquismo, nos regalaban por Reyes –entre otras cosas- raras exquisiteces de filatelia. Y no era de extrañar que su compra se reservase para acontecimientos especiales, ya que sus altos precios los hacían un tanto inaccesibles.

Recuerdo con auténtica devoción el flamante álbum de sellos azul marino con letras doradas, y su distinguido estuche gris plata, que encontré en el salón aquella mañana de reyes de mi tardía infancia; aunque lo que a mí realmente me fascinó del regalo, fueron los tubitos dorados interiores del álbum, por los que pasaban los orificios de las hojas de sellos, y que se cerraban con dos tornillos dorados, de cabeza ancha. Era tal vez el mecanismo más sofisticado –entre los de mi propiedad- que yo había manejado nunca. Hasta entonces, no había tenido la sensación de atornillar páginas a ninguna parte, y menos aún con tan nobles materiales.

Para comenzar este paseo filatélico de Epifanía, quiero compartir con los lectores unos deliciosos sellitos, con los que no he podido dejar de regocijarme ante su encuentro. Se trata de una serie de sellos portugueses de pequeño formato (como la mayoría de los sellos alemanes, franceses o ingleses, que circulaban por esos países durante los años 60 y 70), editados a dos tintas, con una exquisita combinación de colores que convierte a estos sellitos -como de juguete- en alhajas filatélicas. El estilo primitivo del trazo medieval del caballero ecuestre blandiendo al cielo su espada, dentro de una flexible armadura y casco casi de buzo, le insufla un aire de muñequito o juguete, en la que colabora el colorista tratamiento de la serie.”

EL FUERTE DE AGRA

También conocido como “El fuerte rojo”. La ciudad de Agra es una de las más visitadas de la India ; es que cuenta con uno de los mayores  tesoros como es el famoso Taj Mahal. Fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO; es un lugar fascinante donde abundan leyendas y detalles que hacen obligatoria su visita .

Cuando entre 1565-1573 está catalogado como la 2 gran visita de Agra y en su interior destaca uno de los mayores y mas impresionantes palacios  de Marajás de toda la India.

De este Fuerte de Agra debemos destacar su color rojo, gracias a su elaboración de muchas de sus zonas y en especial de la muralla de 2’5 kilómetros de diámetro por 20 metros de altura, donde se usó como elemento principal la arenisca roja, motivo por el cual se conoce a esta fortaleza como el Fuerte rojo.

El interior del fuerte de Agra nos ofrece la importante huella del imperio Mogol a través de un importante legado arquitectónico  e histórico en forma de palacios  y edificios señoriales.

Este espectacular edificio, construido durante el mandato del Rajput Akbar, es uno los mas importantes y bellos de la fortaleza.Su arquitectura contrasta el estilo con algunos toques y señales de Asia central que lo diferencia del resto.

Geométricamente perfecto, se halla en el centro del Fuerte de Agra y su fisonomía se presenta dividida en 4 zonas separadas por unas pasarelas de mármol blanco muy anchas que dan acceso a una de las áreas.

EL CASTILLO DE FUENSALDAÑA.

 

Pertenece a la denominada Escuela de Valladolid, desarrollada en la segunda mitad XV, con una serie de construcciones que se caracterizan por tener planta cuadrada y, sobre todo, por una gran torre del homenaje. Comienza a edificarse en el siglo XIII, pero en el siglo XV cuando adquiere su actual aspecto, como residencia señorial de los Viveros.

Fue Alonso Pérez de Vivero, contador mayor de Juan II de Castilla, quien, como otros notables de la época, fue comprando todos los lotes señoriales que conformaban Fuensaldaña para construirse un castillo-palacio que no llegó a terminar, pues murió asesinado por  conjurar contra Álvaro de Luna.   Moros cautivos dirigidos por un cantero trabajaron en las obras que continuaron gracias al hijo de Don Alonso, Juan de Vivero . El castillo fue confiado a los Viveros por los Reyes Católicos, por su apoyo a la reina Juana; y no retornaría a su propiedad hasta 1490. Volvió a ser confiscado al heredero en 1520 como castillo por el asesinato de su esposa.

Proyectado como castillo de la primera época de la escuela de Valladolid. Su dilatada construcción impidió la ejecución completa del proyecto inicial, no alcanzando la altura prevista en proporción con la torre. Es de planta cuadrada y sus ángulos se rematan con cubos cilíndricos, adosada al muro norte, la torre del homenaje, en la que aparecen las armas de los viveros y de los Dávila-Guzmán, es de planta rectangular, cuenta con tres alturas y un sótano, unidos por una escalera de caracol.

Antiguamente tuvo un puente levadizo y en el interior la edificación formaba un “U” alrededor del patio. En 1521, fue ocupado por las tropas comuneras y convertido en uno de sus bastiones defensivos.Ha tenido diversos usos palaciegos y también fue sede las Cortes de Castilla y León.

“Castillo de los Castillos” Recién inaugurado, después de una reforma integral, tanto en el continente como del contenido, el visitante encontrara una armonía perfecta entre lo histórico y lo tecnológico, con una moderna línea explosiva que abarca el interesante y mágico mundo de los castillos.

 

EL PERRO, EL ANIMAL MÁS PINTADO EN LA HISTORIA DEL ARTE

Y añadía: “cualquiera que visite el museo Thyssen tropezará con ellos”   Este era el título del artículo publicado en ABC en 1993 por el catedrático emérito de nuestra Universidad de Sevilla Francisco Morales Padrón.

Parece que el tema tiene interés, pues me encuentro con este otro título: Pinturas célebres con mascotas. A lo largo de la historia el perro y el gato se han representado en el arte y desde el punto de vista artístico no han pasado desapercibidos para muchos pintores han sacado lo mejor de estos animales para dejarlos retratados de por vida. Veamos qué cuadros ha hecho historia.

EL PERRO Y EL ARTE.

El perro fue retratado por nuestros antepasados en la prehistoria, pintaron o esculpieron animales en grutas, como la de Altamira o Lascaux. Más tarde, cuando el esplendor de Egipto,  el dios egipcio Anubis era representado como un perro galgo egipcio.

También lo retrataron los griegos y los romanos, y cuando llegó la Edad Media , con las penurias de la guerra y del hambre , el perro pasa a ser considerado como peligroso, ya  que ha pasado a una vida más salvaje y carroñera, por eso aparecen mitos fantásticos y sin fundamento alrededor de este animal .

Posteriormente, con el avance de los siglos, el perro pasa a ocupar su lugar como ayudante de la caza partir del 800.

Ya en el renacimiento se cambia de mentalidad y la presencia del perro empieza a abundar en pinturas de los artistas de esa época. También se empieza a tener al perro como animal de compañía; así lo expresa el talentoso Tiziano donde retrata a Federico II Gonzaga con un perrito blanco, ajeno a la caza, que puede considerar antecesor del caniche actual.

 

ENTEROPOSTAL DE 1993.

 

Esta entrada viene acompañada de una postal; la misma nos muestra la Catedral de León, de la que ya di cuenta en mi blog el 30 de octubre de 2013. Si no la conoce, le recomiendo que la visite. Como será la vidriera que posee que la glosa que se hace al respecto se inicia así:”Si tuviera que elegir una de las catedrales con las mayores de vidrieras medievales del mundo, esta podría ser, en opinión de expertos la catedral de León”.

Para el franqueo de la postal se ha escogido un sello que no pasa desapercibido; nos muestra un cristo de Carrizo. Este cristo de Carrizo es una obra románica del siglo XI, de marfil, procedente del antiguo monasterio cisterciense, Santa María de Carrizo de la Ribera del municipio de Carrizo de la Ribera (León). Se guarda actualmente en el Museo de León.  Está considerada como obra maestra cuyo escultor fue posiblemente un discípulo del autor del crucifijo de don Ferando y doña Sancha.

Es una talla pequeña, de 33 cm, que a pesar de su tamaño ofrece las características de las grandes esculturas.  Tal y como corresponde a su épocarománica, es un cristo de cuatro clavosvivo, con los ojos grandes y abiertos (ojos de azabache , segúnla costumbre de los talleres de ebanista de León)con expresión que no acusa el dolor.

LA CATEDRAL “NOTRE DAME”DE PARIS.

 

A pesar de los múltiples medios de comunicación, se pasan los días sin llegar una noticia digna de encomio. Pero la que nos llegó la tarde del pasado lunes 15: El incendio de la catedral Notre Dame,  no pudo ser más trágica, no solo conmocionó a París y Francia sino al mundo entero. No hubo que lamentar víctimas humanas pero estaba ardiendo   una catedral y para muchos algo se quemaba en su interior .

Los que observaban lo que ocurría no pudieron mantenerse indiferente a la caída de la aguja que se construyó entre los siglos XII y XIV no obstante, fue retocada en el XIX. El fin de la ocupación nazi , su conversión en símbolo del esplendor de la cultura occidental. Hasta aquí un resumen de lo leído en las páginas de opinión de El País  y ahora me voy a pasar a otro medio –EM.opinión- y así poder amplíarles más información.

Notre Dame es una obra de arte, es un símbolo de Francia y es un emblema del catolicismo:  todo a la vez. Carece de sentido escamotear la referencia   inexcusable a la raíz cristiana de Europa.

Notre Dame ha sobrevivido guerras, revoluciones, y violentas erupciones de iconoclastia: lo hará también a las llamas que hundieron su cubierta.  Su reconstrucción anunciada ya por el presidente Macron, podrá añadir así a su condición de símbolo un significado nuevo: el de la vigencia de los valores europeos pese al auge de las tendencias escépticas o abiertamente eurófobas con que afrontamos las próximas elecciones al Parlamento de Bruselas. Como explica hoy en nuestras  páginas Manuel Valls “no habrá ruina en Notre Dame”.

El lamento por la pérdida ha de dejar paso a la esperanza en un reforzamiento de la idea de Europa.  La aguja de la capital parisina volverá alzarse de nuevo, atrayendo las miradas de gentes para recordarles el triunfo restituyente de la unidad sobre el fuego de la discordia .

La relevancia mundial del incendio de la catedral de Notre Dame, es tal, alguien nos ha querido recordar 10 motivos para no olvidar lo ocurrido.

 1º.- Su construcción se inició en 1163 y se terminó en 1345.

 2º.- El templo católico es dedicado a la Virgen María.

 3º.- Es una de las catedrales góticas más antigua del mundo , que recibe, al menos, 13 millones de visitantes cada año.

 4º.- Tiene dos torres de 69 metros de altura cada una y 387 escalones para alcanzar sus áreas más elevadas, las cuales son central de su fachada.

 5º.-Notre Dame es la más importante y más visitada de las 182 catedrales de Francia.

 6º.- Fue inspiración del escritos Víctor Hugo para la creación de una de sus grandes obras maestras y joya de la literatura universal, Nuestra Señora de París  (1831) parte de la catedral quedó en ruinas y parte de sus tesoros fueron objetos de rapiña.  Al final se convirtió en almacén de alimentos.

 7º.- Durante la Revolución francesa, 1793 fue desacralizada y sufrió el robo o dispersión de muchos de sus bienes        

  8.-Fue el escenario en el que se coronó Napoleón Bonaparte en 1804.

 9.- En 1909 se celebró en el interior de Notre Dame la beatificación de Juana de Arco.

10.- En Notre Dame existe una capilla dedicada a la Virgen de Guadalupe.