LOS SELLOS SALEN DEL ARMARIO.

 

1352141950_416034_1352145866_noticia_normal.jpg

Acertado y oportuno el título que he copiado de Internet.  En esta ocasión el protagonista es un coleccionista de categoría –Ramón Marul- que es poseedor de 65.000 estampillas, que han sido digitalizadas de su museo postal.

La noticia que traslado hoy está fechada en noviembre de 2012, entonces se nos decía que llevaban 28 años sin ver la luz, escondidos en sus armarios, lejos del polvo, los bruscos cambios de temperatura o humedad y de cualquier agente que pudiera afectarlos negativamente.

El Ayuntaamiento de Barcelona ha decidido digitalizar los sellos reunidos por el industrial Ramón Marul (Barcelona, 1877-1967) durante toda su vida que engloba timbres desde 1840  hasta 1940. Las fechas no son anecdóticas. Comienza con un ejemplar del llamado Penny Black .  Se trata del primer sello postal del mundo que se creó en Inglaterra cuando se decidió cambiar el sistema postal y pasar a pagar los envíos previamente.

 

  

Anuncios

SELLOS EXPEDIDOS POR EL AYUNTAMIENTO DE BARCELONA

 

“La Exposición Internacional de Barcelona de 1929 sirvió, entre otras cosas, para urbanizar un sector de Montjuic y acercar la montaña a la ciudad. Además del Palacio Nacional, sede hoy del  MNAC , y los pabellones que durante años fue la principal sede de la Fira de Barcelona, aquel acontecimiento dejó otras cosas.  Una, poco conocida, es la expedición de sellos de correos para conmemorar determinadas efemérides , una tradición que se mantuvo hasta el año 1950.

                segells3

La afición filatélica fue extendiéndose con fuerza durante la primera mitad del siglo XX. En aquella época  era muy habitual la expedición de sellos para conmemorar todo tipo de acontecimientos o para rememorar aniversarios de hechos destacados. Así pues, el Ayuntamiento de Barcelona aprovechó la exposición de 1929 para adherirse a esta costumbre, que se alargó hasta el año 1950, cuando se editó la última tirada, con motivo del Tercer Congreso Filatélico.  Los sellos expedidos por el Ayuntamiento de Barcelona tienen una característica especial, según explica el filatélico Carles Alcaraz, porque para encolar “utilizaban goma arábiga, y lo que hacía  era pintar las hojas con una brocha y las dejaban colgadas” …..

Esto se ha convertido, con el tiempo, en un rasgo diferencial de las colecciones de sellos expedidos por el Ayuntamiento.  Del primer sello expedido  se hicieron nueve millones y desde entonces cada año, por Navidad, se hacía una exposición y una parte del dinero se dedicaba a  la Beneficencia.  Entre los sellos más preciados se encuentran lo que se editaron en el año 1936 con motivo de la conmemoración de la Segunda República o uno de la misma época que tenía dos versiones: en color rojo para las cartas que circulaban por el interior de la ciudad, y un color azul, para las  que iban fuera”

Scan

(Fuente: Blog de Barcelona. Tenim punto en común)