EL MANNEKEN-PIS.

El “Manneken-Pis” es una de las curiosidades de Bruselas. Es una pequeña estatuilla en bronce que representa a un niño desnudo…, que deja fluir un hilillo de agua. Esta figurita es para los belgas una especie de símbolo.

El “Manneken-Pis” es una obra de Jeróme Duquesnoy, realizada en 1619, imitando ciertas realizaciones del Renacimiento Italiano. Los belgas lo llaman “el más viejo burgués de Bruselas” y lo consideran como el símbolo de su capital. En más de una ocasión ha sido retirado del lugar público que ocupa, pero ha vuelto a su emplazamiento.

Dispone de un extenso y completo vestuario. A partir de 1830, los días festivos se revisten con alguno de sus muchísimos trajes. El “Manneken-Pis” resulta ser, así mismo un coleccionista de condecoraciones belgas y extranjeras. Por ejemplo, la cruz de San Luis le fue concedida por Francia en tiempos de Luis XV.

FUENTE. ARGOS