Imagen

SELLOS CONMEMORATIVOS

Anuncios

EL TEATRO DE EPIDURO.

img651

El antiguo teatro de Epiduro es considerado como el más bello de la Grecia clásica.  Sus ruinas pueden ser consideradas en la costa de la Argólida, península situada al norte del Peloponeso.

Su santuario, dedicado a Esculapio, dios mitológico de la medicina, dio fama a Epiduro en toda la Grecia antigua.  El teatro pertenecía a dicho santuario.  Se daban en el mismo representaciones de carácter religioso o profano: danzas sagradas, comedias, tragedias.  Llenando las 55 gradas: 14,000 personas podían aplaudir  el espectáculo dado al aire.  Perfectamente estudiado su acústica, un actor susurraba desde el centro del anfiteatro y sus palabras eran oídas por todos los espectadores.  Revalorizado tras unas excavaciones realizadas en 1881, el  teatro de Epiduro  es el mejor conservado  de cuantos conocemos.

Fuente: “Argos”.

img652

LA PRESIDENCIA HELÉNICA.

14720622-grecia--circa-1994-sello-impreso-por-grecia-se-muestran-columnas-dorin-comunidad-europea-alrededor-d

La Presidencia del Consejo de la UE es una presidencia rotatoria que dura seis meses.  Como Grecia la asume en 1994 es el motivo de la emisión del sello que nos acompaña en el que pueden contemplar la bandera de Europa sobre cuatro columnas de orden dórico.  En el arte griego,  además del dórico, están el jónico y el corintio.

MELINA MERKOÚRI. Actriz, cantante y activista política griega.

 

img488

Considerada como una de las grandes figuras de la escena y de la cinematografía griegas  y aun mundiales, cuenta con una extensa filmografía.  Comprometida activamente en la lucha contra la dictadura de los coroneles instaurada en 1967, le fue retirada la nacionalidad griega y hubo de exiliarse hasta 1974.  De nuevo en Grecia, se presentó a las elecciones de 1977, en la que obtuvo un escaño.  Nombrada ministra de Cultura en el primer gobierno de Andreas Papandreu (1981), desempeñó la misma cartera en 1995 -1989 y repitió cargo desde 1993 hasta su fallecimiento en 1994, en Nueva York, debido a un cáncer de pulmón. Mercoúri había sido una fumadora empedernida y cuando murió, cientos de ciudadanos griegos colocaron en su tumba cajetillas de su marca favorita de cigarrillos como homenaje.

Era nieta de Spyros Mercoúri, alcalde de Atenas durante varias décadas. Ella se casó con Panagis Harokopos, adinerado terrateniente y durante la Segunda Guerra Mundial el dinero de su esposo la ayudó sobrevivir la ocupación alemana de su país.

LAS ACADEMIAS

 

En todas las épocas, los científicos y los escritores han gustado de reunirse para confrontar opiniones.  La Edad Media ya conoció muchas reuniones de este tipo. En el siglo XIV, siete jóvenes trovadores de Toulous fundaron la Compagnie du Gai Savoir , la más antigua de las sociedades literarias de Europa.

Las academias surgieron en Italia durante el siglo XV.  Estas sociedades, compuestas por humanistas, se multiplicaron en la medida que se especializaron.  De ese modo, la academia fundada en Roma, hacia 1480. Laetus Pompaniu, se ocupaba de arqueología, mientras que la academia della Crusca , fundada en 1582, en Florencia, ya tenía una orientación literaria. La academia del Cimento, fundada también en Florencia, en 1657, se dedicaba a los problemas científicos.

Las grandes academias europeas actúan siempre en aras del progreso de las ciencias y de las artes, o para el florecimiento de la literatura.  La Academia francesa se fundó en 1635, durante el reinado de Luis XIII y por voluntad del cardenal Richelieu.

La Real Academia Española, cuyo lema Limpia, fija y da esplendor resume su objetivo primordial de depurar y conservar la lengua castellana, se constituyó en Madrid en 1713 y fue aprobada por real c(1757), cédula de Felipe V en 1714.  Otras Academias españolas son la de Historia (1738), la de Bellas Artes de San Fernando (1744), la de Buenas Letras de Barcelona (1752), la de Medicina (1757),  la de Farmacia, fundada en 1589 como Congregación de San Lucas y convertida en Academia en 1932, etc.  La Real Academia de Ciencias de Suecia es la institución encargada de distribuir los premios Nobel.

Fuente “Argos”

Historia.

En su origen, Academia era el nombre de un jardín y gimnasio, cercano a la ciudad de Atenas legado a ésta por Academo , propietario del mismo, para que se convirtiera en lugar de reunión ciudadana con connotaciones religiosas y civiles.  Después traspasa su nombre a la escuela (y hasta a la corriente doctrinal) de Platón que escogió este lugar, a su vuelta a Atenas en el aó 387 a.C. para reunirse con sus discípulos e impartir sus enseñanzas filosóficas

Esta escuela tuvo larga vida pues se prolonga más de nueve siglos; fue suprimida por el emperador Teodosio el año 529 d.C.  La Academia platónica ha pasado por distintas etapas. Si bien limitándose al campo de la filosofía y dela ciencia, reunió en   sí los caracteres fundamentales del concepto: el topográfico, el de la búsqueda , el de la comunicación y el de la docencia.

Las conmociones políticas, con la caída del antiguo régimen, a finales del XVIII y principios del XIX, afectaron en general positivamente a las academias ya existentes o que iban a crearse y todas tomaron una mayor conciencia de su compromiso social.

img280

LA BIBLIOTECA GIROLAMINI.

can-stock-photo_csp15252495

Leer en la prensa que se ha cerrado una librería; que los recortes en los presupuestos perjudican a las bibliotecas públicas; que roban los libros que se exponen en la glorieta de un parque dedicada a un ilustre escritor no nos produce ya gran sorpresa. Pero si los titulares que nos brinda la prensa son éstos: “El robo del siglo”, “El expolio de la Girolamini”, “El escándalo del director cleptómano” “Escándalo por el robo masivo de libros antiguos”, ya causa verdadero estupor.

Porque la citada biblioteca es uno de los tesoros más importantes del patrimonio cultural europeo. Fue fundada por el beato Pedro de Gambacorta y fue abierta al público en 1586.Allí estaban ediciones centenarias de Aristóteles, Descartes, Galileo y  Maquiavelo. El suceso ha conmocionado bastante por el enrevesado tinte novelesco de esta historia.  Ha hecho revivir aquella otra de Umberto Eco en “El Nombre de la rosa”, aunque sin asesinato.

El protagonista del saqueo de la GIROLAMINI  ha sido su director Massimo Marino De Caro, un cleptómano.  La biblioteca albergaba unas 170.000 obras, entre las cuales se encontraban numerosos manuscritos, 120 incunables, 5.000  cinquecentinas y unas 6.500 canciones musicales del siglo XIV al XIX.

Tan inaudita sustracción de miles de libros fue detectada en marzo de 2012.  Entre los actores y cómplices del hurto figuran el padre Sandro Marsano, comisario de la biblioteca y conocido por misar en latín, una bella rubia ucraniana, dos  consejeros de Berlusconi y un perro.

Un profesor de Historia del Arte, Tomaso Montanari, acudía esta biblioteca para hacer consulta. Un día comprobó horrorizado ver varias estanterías vacías, libros apilados al azar y basura por el suelo. Este descubrimiento lo contó en un artículo y ello originó una reacción inmediata de la cultura italiana. El tesoro que albergaba la GIROLAMINI estaba en manos de Massimo Marino de Caro que carecía de los títulos académicos mínimos, pero si tenía conexiones con Berlusconi.  En el periódico Il fatto quotidiano Montanari puso en duda la idoneidad de De Caro. En una entrega del “El confidencial” he podido leer: “Nombrar para dirigir la institución ha sido como poner un queso delante de un ratón”. Y también añadía: “Detrás de un gran robo siempre está un gran marchante”.