GALICIA (IX). SEGÚN ESPAÑA, MI PATRIA.

Halcón viajes editó una revista dedicada a GALICIA, la que me sirvió de ayuda para varias entradas de mi blog. Como cuento con un ejemplar de aquel libro que se utilizó de lectura en mi colegio de Primaria en 1937; se titulaba así: España, mi patria, de José Dalmau Carles y de Galicia leo lo que nos dicen de los celtas lo copio a continuación.

“Si la historia no arroja luz suficiente sobre el origen remotísimo de la población de Galicia, de esta hermosa región hispana llamada con razón la Suiza española, los nombres de la mayor parte de sus montes, ríos y lugares nos dirán que los celtas tomaron posesión de estas tierras encantadas.

Es indudable que los fenicios visitaron estas costas y también se cree que los griegos establecieron en ella sus colonias. Cuantas fuentes de riquezas el país atesoraba; lo cruzaron de caminos; explotaron sus arenas de oro, sus linos, su ganado, sus frutos y sus maderas; levantaron templos, murallas, termas y monumentos; construyeron puertos y edificaron nuevas ciudades : dieron, en fin, a Galicia, esplendor incalculable, y la Providencia quiso favorecer a esta región enviando al mismo apóstol Santiago, para que fuese la primera en conocer la luz del Evangelio.

Los suevos, en 409, construyeron aquí un vasto reino que llegó a extenderse hasta la Lusitania y la Bética y que años después, fue conquistado por el visigodo Leovigildo e incorporado a su corona. En 731 quedó el país quedó sometido a los musulmanes; pero pronto sacudió su yugo y formó parte de la corona de Asturias. Fernando I, Rey de León y Castilla erigió a Galicia en reino particular, cediéndolo con Portugal a su hijo García en 1060; en 1474, reinando los Reyes Católicos se constituyó el país civilmente y pasó a ser una de las provincias españolas, conservando el título de reino.

La condesa de Pardo Bazán, lector amigo, te ofrece un boceto incomparable de esta región bendita, donde, como dice su ilustre hijo el pulquérrimo don Manuel Linares Rivas, la gaita, la  eterna suspiradora da a los vientos y los vientos esparcen por montes  y valles , el eco del canto  de unos dioses que no supieron más que llorar o de unos mortales que no aprendieron a reír:

“La nota general distintiva del paisaje gallego en la placidez, dulzura y suavidad; algo que calma los nervios y convida al reposo y al ensueño grato. Sin embargo, cada una de las cuatro provincias gallegas ofrece un tipo de paisaje inconfundible con el de la demás. Pontevedra es risueña como una ninfa; Orense, montañosa, quebrada, encendida y coronada de pámpanos como una bacante; la marítima Coruña, mitad pez y mitad mujer, como las sirenas; Lugo, severa, apacible y frondosa como un huerto conventual.

Galicia tiene valles que son trasunto del paraíso terrenal y rías que penetran en su seno como brazos de zafiro; sierras abruptas donde tienen su guarida el jabalí y el venado, y costas bravías donde el mar se precipita rugiendo en insondables cavernas; montañas por cuyo horadado seno pasan ríos profundos, y costas en que oscila, al empuje de la marea, el colosal penedo, donde acaso celebró sus ritos el druida. Todo graduado, todo armónico, parece ser la divisa de la naturaleza gallega.

En su templado clima ostenta los productos de distintas zonas, y al lado del arce y del pinabete, del castaño y del nogal, se gallardean en sus jardines el limonero y el naranjo, la africana palmera y el plátano americano. No hay costa española cuyo mapa ofrezca a la vista tan caprichosas escotaduras y tan abrigados y hondos puertos como la gallega; no hay mar que rinda tan abundante tributo de exquisitos peces y mariscos sabrosos.” 

 

                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                      ,

 

Anuncios

LA PASIÓN ARTÍSTICA DEL REY FELIPE II

 

El monasterio  de San Lorenzo en el  Real de El Escorial fue mandado construir por Felipe II en 1562.  Cuando falleció el rey, en 1598, la obra ya estaba concluida.  En tan breve espacio de tiempo, un monumento de tan vastas dimensiones, posibilitó una unidad de lenguaje sin igual. Detrás de tan magna obra,  se encontraba el propio rey y los arquitectos Juan Bautista de Toledo y Juan de Herrera.

El monasterio fue creado para ser panteón, basílica, palacio y biblioteca, y para su decoración se buscó lo mejor del siglo XVI: Patinir, Navarrete el Mudo, Pantoja de la Cruz, Sánchez Coello o Gerard David, además de El Bosco y Tiziano. Cuenta de ello lo dan “Los Libros de entrega de Felipe II”. El monasterio se convirtió así en el principal centro de obras de arte de la Europa del Renacimiento y el edificio del siglo XVI el mejor documentado de Europa.

El gran valor que aporta De El Bosco, a Tiziano. “Arte y maravilla en El Escorial” es que las obras se exponen en los lugares para los que fueron concebidas, lo cual hace que la obra de arte se reencarne y recobre sentido histórico.

El Bosco y Tiziano

En la Sala de Honores encontramos un espacio dedicado a El Bosco y a los pintores preferidos de Felipe II. Podemos contemplar diversas obras de caballete y las tablas “Ecce Homo” y “Cristo camino del Calvario”, de El Bosco.

El espacio de la Iglesia vieja está dedicado a Tiziano y a la influencia italiana, junto a la escuela flamenca de El Bosco y la española de Navarrete, el Mudo. Felipe II fue el mayor coleccionista de obras de Tiziano en la Europa del Renacimiento, y en la Iglesia vieja se conservan “El martirio de san Lorenzo” y una copia de “La sepultura de Cristo” y “La adoración de los reyes”. También aquí encontramos la serie de tapices “Paños de oro”, que formó parte de la decoración de la iglesia en algunos periodos.

La Galería de batallas.

En este espacio encontramos unos magníficos frescos que representan episodios bélicos: la “Victoria de San Quintín”, que tuvo lugar el 10 de agosto de 1557, festividad de San Lorenzo y motivo de la construcción del monasterio.

“La batalla de la Higueruela”, una victoria contra los infieles musulmanes; y la “Batalla de las Islas Terceras”, ganada por don Álvaro de Bazán, exponente de la guerra moderna en el mar.

Música y Liturgia

En el coro de la basílica se custodian libros de canto desde el siglo XVI: cantorales, pasionarios y los Libros de consagración de la basílica. El monasterio fue un auténtico archivo de la Contrarreforma, con su amplísima colección de relicarios, imágenes de santos, libros miniados, pinturas y esculturas.

Patio de los evangelistas

El “Patio de los evangelistas” es una de las grandes piezas arquitectónicas del edificio. El templete central, obra tardía de Herrera, está decorado con cuatro esculturas, de san Mateo, san Marcos, san Lucas y san Juan, obras de Juan Bautista Monegro. Todo un conjunto en granito, mármoles y jaspes de diferentes colores.

Además de lo expuesto, no se pueden dejar de citar los tapices de Michel de Coxcie de la serie “La construcción del arca de Noé” y el cartón que representa la “Entrada de Noé” y “Los animales en el arca”, que se exhiben en el claustro alto. Tampoco la escalera principal, una de las primeras  mayores de estilo imperial construidas en el Renacimiento.

En los frescos de su bóveda, obra de Lucas Jordán, se representa la Gloria de la monarquía española, con temas como “La batalla de San Quintín”, o “La Gloria de la Casa de Austria”.

Puede decirse que el rey Felipe II ideó El Escorial como un auténtico parnaso en el que los mejores artistas de la época actuaron en su decoración y ornato. Un arte y maravilla que se puede contemplar hasta el día 14 del próximo mes de septiembre.

Fuente: Alfa Omega 2014

 

GALICIA (VIII). LA RIBERA SACRA Y LAS GARGANTAS DEL SIL.

 

La Ribera Sacra o Rivoira Sacrata se extiende desde los bancales vinícolas del Miño, en Ourense, hasta las angostas gargantas del Sil. Debe su nombre a los numerosos monasterios que se asentaron en esta zona entre los siglos X y XII.

Del pasado esplendor han quedado numerosos edificios medievales, principalmente románicos, aunque la monumentalidad de este recorrido está sobre todo representada en las profundas gargantas de Sil. Esta zona de la Galicia interior se ha convertido en los últimos años en un área de creciente interés turístico.

A la cordialidad de sus gentes y a la belleza del paisaje en estado puro, se uno la extraordinaria oferta de productos de origen agrícola y ganadero de calidad. A lo largo de este camino, nuestro compañero inseparable será el caudaloso río Sil, que en su tramo final, unos 50km antes de unirse con el Miño en Os Peares, labra en las rocas graníticas el espectacular cañón del Sil.

LOS ASTROS

 

Durante la noche, vistas desde la Tierra, las estrellas forman constelaciones. Desde la antigüedad, los hombres, para diferenciar unas constelaciones de otras, les han dado nombres propios, además, para estudiarlas mejor, construyeron observatorios.

Ya los caldeos, los egipcios, los chinos y los griegos habían descubierto algunos principios de astronomía cuando el griego Hiparco, 130 años a de J.C. elaboró una relación de las  estrellas conocidas. Esta enumeración, que constaba de 800 estrellas, fue recogida y enriquecida por Claudio Ptolomeo, sabio de Alejandría que, en el siglo II de nuestra era, ya era capaz de identificar 1022 estrellas.

A continuación, el invento de las lentes de aumento y el telescopio permitieron una observación sistemática de los astros. Cuando murió, en 1601, el astrónomo Tycho Brahe había establecido una relación de 777 estrellas, a la cual, en 1603, Bayer añadió 500.

Se hizo necesario un catalogo. Los astrónomos del mundo entero, entre los que se encontraba Halley,” padre” del célebre cometa que lleva su nombre, la Monnier, Flamsteed, Gould y muchos otros autorizaron a Joseph de Lalande y a su sobrino Michel para preparar, entre 1789 y 1798, una relación que contenía cerca de 50.000 estrellas. El mapa de los astros todavía de completó mas, principalmente después de que el almirante Mouchez emprendiera la tarea de realizar un mapa “fotográfico” del cielo.

Mercurio, Venus, Júpiter y Saturno, planetas que gravitan alrededor del sol, son perfectamente visibles a simple vista. No obstante, únicamente con precisos instrumentos se han podido descubrir Urano (en 1781) Neptuno (1846) aunque su posición había sido determinada un año antes gracias a los cálculos de Le Verrier y Plutón (en 1930)

GALICIA (V). RIAS BAIXAS, LOGOS SEMBRADOS DE ISLAS.

Dice la leyenda que aquí fue donde reposó Dios su mano al descansar el séptimo día, después de crear el mundo.

Bajo los surcos de sus dedos nacieron las cuatro rías esculpidas en granito, un paisaje irregular de extraordinaria belleza, originado por erosión de las mareas y los ríos que aquí desembocan. “Dan las Rías Bajas la impresión de lagos sembrados de islas”, decía Miguel de Unamuno.

Desde Baiona hasta Punta Carreiro, recorreremos las curvas de un paisaje de belleza desigual, protegido por un rosario de islas, verdaderos paraísos de aves marinas y también de bañistas.

LOS OBSERVATORIOS

Ya en épocas muy remotas los hombres aprendieron a observar el cielo y a descubrir las leyes que rigen el movimiento de los astros. La torre de Belus, en Babilonia, fue construida y utilizada para estos efectivos, hará cerca de tres mil años.

Conocemos que la tumba del faraón Ramsés II, fue concebida, en el siglo XII antes de J.C. como un observatorio. Como asimismo, es cierto que algunos templos mexicanos y ciertos monumentos prehistóricos de Europa fueron construidos para la observación, en lo posible, del cielo. El primer observatorio europeo que en verdad mereció este nombre era el alemán y fue construido en el territorio de Kassel, en 1561, debido a la iniciativa de Guillermo de Hesse.

El astrónomo danés Tycho Brahe, después de visitar algunos observatorios extranjeros, mandó construir en 1576 en la isla de Hveen, el magnífico palacio de Uraniborg (nombre derivado de la musa de la astronomía Urania) que poseía un observatorio denominado “castillo de las estrellas” (Stelborg). El primer observatorio astronómico de España fue en Madrid, inaugurado en 1790. El Observatorio Fabra, de Barcelona, fue fundado en 1902 y en 1904 lo fue el Observatorio del Ebro, en Tortosa, Tarragona, uno de los mejor equipados Para la observaciones solares.

Los Estado Unidos disponen de observatorios ultramodernos. El del monte Palomar utiliza un telescopio cuyo espejo mide 508 cm de diámetro. En la U.R.S.S. el espejo del telescopio del monte Semirodriki sobrepasa los 6 metros de diámetro y pesa 70 toneladas. El Hersmonceaux (Gran Bretaña) es 20 veces más potente que el soviético.

 

LA ENCICLOPEDIA MARÍN. EL COSMOS Y LA VIDA

 La Enciclopedia Marín la adquirí  en la década de los 60; quería que mis tres hijos tuvieran a su alcance esta clase de obra compuesta de seis tomos .  Ellos hicieron uso de la misma; pero habrán visto que el padre hace lo mismo para ayudarse a desarrollar su blog filatélico Filostamp.

Recientemente he hecho referencia a dos singulares épocas del hombre : la del trabajo y la del descanso. Y debo añadir algo más, porque desde el punto de vista físico, el hombre es uno de los seres más débiles de la Creación. El relato de como ha conseguido superar esta debilidad frente especies más fuertes, y de que modo ha llegado a dominar el mundo hasta el momento en que se dispone a conquistar el espacio extraterrestre, constituye la Historia del Hombre. 

Durante innumerables siglos tuvo que luchar para sobrevivir para dominar el hambre, el frío, la enfermedades y los ataques de otras especies enemigas. Pero desde los tiempos más remotos en que se unía en una organización tribal, acomodaba una vivienda y construía sus utensilios de barro, sus instrumentos de  hueso o sus armas de piedra, comenzó a pensar y a crear, es decir a progresar. La lucha por el poder y el dominio ha sido llevada constantemente a compás de la conquista de la Verdad, la Belleza y el Bien.

La Filosofia y la Ciencia, la organización de la Política, la Moral y la Religión, el Arte… se encuentran ya como tendencias en la sociedades más primitivas, y precisamente este combate de tipo espiritual es lo que ha diferenciado al Hombre de cualquier otra especie que se caracteriza por no tener historia, es decir, evolución, cambio o progreso.

La reconstrucción del pasado ha llegado a una gran perfección. La Ciencia ha puesto en mano de los historiadores medios maravillosos para descifrar escrituras, interpretar restos o datar yacimientos. Innumerables ciencias auxiliares prestan su apoyo a la Historia.

En esta tarea, el historiador se encuentra con fuentes, es decir, materiales para reconstruir Historia, de todas clases. Unos son claros como los documentos, las inscripciones y los relatos, mientras en otros casos, cuando el investigador se enfrenta con restos mudos, piedras, cerámica, armas, monumentos, etc., una sagaz labor detectivesca debe guiar la intuición del estudioso para averiguar cómo, cuándo y de qué forma ocurrió el hecho que se propone historiar. En cualquier caso, el que dedica sus afanes a los estudios históricos sabe que es un ciego servidor de la verdad, a veces tan difícil de discernir del error o de la falsedad.

Pero no se trata solo de reproducir fríamente todo lo que ocurrió. Cicerón decía que la Historia era la gran maestra de la vida. Interpretar el sentido del Pasado es algo sumamente difícil y arriesgado cuando la trayectoria conocida del Hombre sobre la Tierra es aun tan corta. En efecto, antes los millares de siglos que abarca la Prehistoria, un periodo de la vida humana sobre la cual solo es posible conjeturar, ya que no existen documentos escritos, ¿Qué importancia tienen los dos mil años de nuestra Era, o los seis mil que abarca la historia escrita del Hombre? Algunos historiadores han querido encontrar el sentido de este devenir y se han preguntado si los hechos se repiten, tal como cree el vulgo, y de este modo, de acuerdo con Cicerón, sería posible prever el futuro aleccionados por el pasado.

La Filosofía ha expuesto con sobrada variedad de tonos las tendencias fatalistas o deterministas, providencialistas o libres ante el misterio de la conducta humana. Es evidente que, a lo largo de los tiempos, han florecido imperios los cuales, una vez llegados a su mayor esplendor, han experimentado una decadencia, unida a la cúspide del poder,  de la riqueza y de la molicie, a continuación de la cual han llegado a desaparecer totalmente; los hititas, los pueblos de la Mesopotamia, los mayas, los aztecas, etc., constituyen algunos ejemplos.

El historiador inglés Toynbee afirma que para cada pueblo existe un ciclo que abarca cuatro frases: génesis, crecimiento, crisis y desintegración. Mas para él un   pueblo no está fatalmente obligado a sufrirlas ciegamente, sino que es capaz de reaccionar y superar los estadios más bajos de este proceso.

A partir de Carlos Marx, la interpretación económica de la Historia ha pesado notablemente en el ánimo de muchos historiadores. Las guerras, las invasiones, incluso los movimientos espirituales, tendrían, según este criterio, una causa material. Así, la invasión de los barbaros tuvo su origen en unas sequías espantosas que asolaron el Asia central.

 

En la actualidad los estudios de Geopolítica, que determina el espacio vital, Geografía policía y Geografía histórica, tienden a enjuiciar los hechos pasados tomando una consideración todos los elementos físicos, humanos y económicos que pudieron determinarlos o condicionarlos. No debe olvidarse nunca el factor hombre. El esplendor de Macedonia o del Imperio Árabe no se pueden concebir sin las figuras de Alejandro y Mahoma, respectivamente.

Se han dado movimientos cuya génesis es de orden puramente espiritual, por lo menos en sus principios, como fueron las Cruzadas o el Humanismo. De otra parte, el hallazgo de nuevos caminos para el trabajo, debidos a la Ciencia, ha producido tantos cambios tanto o más profundos que el alumbramiento de una nueva doctrina. Así, la Revolución Industrial, nacida a raíz de las aplicaciones del vapor, tuvo una importancia tanto o más decisiva que la Revolución Francesa.

Espíritu y Técnica parecen enfrentados en nuestros días. En los últimos sesenta años la Ciencia ha ofrecido tantos y tan extraordinarios descubrimientos, de la Técnica  ha trastornado la vida del hombre. Vivimos una fase histórica en la que el Espíritu parece batirse en retirada, o por lo menos realizada denodados esfuerzos para no dejarse avasallar  por un alud de maquinaria.

Las fases de crisis, y a nosotros nos corresponde vivir una, son connaturales a todo estadio de crecimiento. El historiador no se pregunta nunca que sucederá en el futuro, o si la Humanidad está en trance de perecer. El conocimiento del camino recorrido por el Hombre sirve maravillosamente para reafirmar el optimismo hacia el porvenir.     

  

 

 

 

RECORRIDO POR GALICIA I

Galicia, tierra de confluencia y, a su vez, confín, posee un gran patrimonio artístico y monumental. La joya de esta comunidad es Santiago de Compostela que, desde la Edad Media, continua marcada por la impronta de la capital espiritual de la cristiandad.

 PORTICO DE LA GLORIA

Desde esa época, han llegado a Galicia numerosos peregrinos devotos procedentes de toda Europa y con sus ideales culturales han ido transformando Galicia y le han convertido en escenario artístico representativo del Románico, gótico, Renacimiento, Barroco, neoclásico… cuyas obrar forman parte del tesoro artístico gallego. El románico, fue uno de los estilos artísticos que arraigó profundamente en tierras gallegas, y un centenar de edificaciones son muestra de ello, entre otras el pórtico de la Gloria de la Catedral compostelana y las catedrales de Ourense, Lugo y Mondoñedo.

CATEDRAL DE ORENSE

CATEDRAL DE LUGO

Santiago de Compostela fue nuevamente referencia artística durante el Barroco y, por tanto, el centro de las inquietudes innovadoras de este periodo, como lo ejemplifica la magnífica fachada del Obradoiro. Los monumentos y construcciones muestran la historia de Galicia y los artistas exhiben en numerosos museos su arraigada tradición.

                       PÓRTICO DE LA GLORIA

 EL PAISAJE DE ESPAÑA VISTO  POR LOS ESPAÑOLES. (AZORIN.) Prólogo.

En estas páginas nos proponemos hacer algunos comentarios sobre el paisaje en las diversas regiones españolas. Y claro está que tal materia del paisaje es una literatura va ligada a otro problema interesante. ¿Cómo ha nacido el gusto por el paisaje, por la naturaleza por los arboles y por las montañas en la literatura? Lo que es a nosotros nos interesa ahora es España. ¿Cuánto y de qué manera se ha ido formándola dilección por los panoramas campestres en nuestras letras?

El gusto por la naturaleza en la literatura es completamente moderno, en Francia, Rousseau-indicador y engendrador de tantas cosas-inaugura el paisaje literario y abre camino a Bernardino de Saint-Pierre, paisajista admirable. En España es curioso examinar la huella, más o menos débil, más o menos pintoresca, que han ido dejando en la literatura cuanto han tenido ojos para el campo.

En los poetas primitivos, por ejemplo, ¿Qué podemos encontrar en lo tocante a sensaciones de esta naturaleza? Pensemos un momento. Si elegimos para nuestra momentánea meditación el poema del Cid, verbigracia, reconoceremos lo que han reconocido los críticos: que este es un poema de base realista, no se pierde su autor en vaguedades poéticas y fanáticas, como sus congéneres de otros países.      

 

Galicia y Rosalía de Castro…Al poner la pluma en el papel para estampar la palabra Galicia, ya nuestro espíritu había evocado-con viva honda y emoción- la figura de Rosalía de Castro. Hay en nuestro sentido del paisaje, de los caminos y de las ciudades un elemento puramente subjetivo. ¿Qué idea se forma de Galicia el autor de estas líneas? ¿Cómo siente Galicia?

Para ir a Guipúzcoa, a San Sebastián, tomamos, en las primeras horas de la noche, uno de esos cortos y lujosos trenes invertebrados, dos o tres larguísimos vagones lo componen, la viva luz que los ilumina hace resplandecer sus galerías acristaladas en la oscuridad de la campiña, con velocidad blanda y vertiginosa cruza los campos, salva las montañas, ladea las ciudades, cruza-a media noche, de madrugada-vastas estaciones, en que los focos eléctricos dejan caer su blanca y fría claror. Sobre los asientos de los coches acaso se ven revistas, libros, periódicos extranjeros. Cuando se llega a San Sebastián, en un soplo, sin sentir, no experimentamos cansancio alguno, ligeramente, desde el tren, damos un salto y continuamos nuestra vida de Madrid, con otro paisaje con otro ambiente, es la misma vida intensa, mundana, hechizada de los mismos detalles e incidencias de la Corte.     

 

 

 

EL HIERRO

 

El descubrimiento y la utilización del hierro, son hechos tan importantes que, en la cronología de las civilizaciones, a este progreso se le conoce como la “edad del hierro” posterior a la “edad del bronce”. La edad del hierro, se inició hacia el año 1200 a de J.C. en Oriente Medio. Pero en Occidente no comenzó hasta varios siglos más tarde.

Entre el VI y el III milenio a de J.C. o sea, hace mas de 5000 años, en Oriente y Extremo Oriente, desde Egipto a China, pasando por Mesopotamia y el Indo, aparecieron los primeros objetos de hierro, metal por aquel entonces tan raro, que se consideraba precioso. Mientras en el resto del mundo se continuaba tallando y pulimentando la piedra.

Los hombres de Asia ya conocían los elementos de la herrería y la forja. Los chinos ya utilizaban la fundición del hierro, que exige el empleo de fuelles para aumentar la temperatura de la forja., 1600 años antes de que fuera conocida en Europa. Por ello, no nos han de sorprender los progresos de las civilizaciones de Extremo Oriente, que conocían la carreta de reja 500 años a de J.C. y fabricaban normalmente armas y herramientas de hierro.

El dominio de la fundición, se afirmó en Occidente con las mejoras introducidas en el horno: desde principios del siglo XII, la fuerza de los molinos permitió  que los fuelles de la forja funcionaran de forma regular y poderosa y el horno, que a partir de entonces podía ser de mayor altura, se convierte en el horno con inyección de aire a tres metros de altura y más tarde en el alto horno, que a finales del siglo XIII alcanzaba cinco metros.

Todavía hoy, este alto horno, que ha tomado proporciones gigantescas, es el que perpetua entre nosotros la edad de hierro, el metal que ha hecho surgir una brillante y original arquitectura.

EL BRONCE

 

El conocimiento y utilización del bronce son muy anteriores al descubrimiento y empleo del hierro. En la evolución de las grandes épocas prehistóricas, encontramos al principio la edad de piedra y después, la del cobre y la del bronce, que empezó unos tres milenios antes de J.C.

Los primeros metales utilizados por el hombre, fueron aquellos que podía encontrar en estado puro, como el oro, la plata y el cobre.La primera aleación que se realizo, fundiendo al mismo tiempo minerales distintos, fue el bronce, mezcla de cobre y estaño. Este nuevo metal se extendió rápidamente, sobre todo en Egipto y en Oriente Medio, a continuación, se extendió tanto por el Mediterráneo Oriental como el Extremo Oriente. Con él se fabricaban armas, recipientes y estatuas artísticamente modeladas.

Durante mucho tiempo, el secreto del temple del bronce fue patrimonio de los chinos. Con esa técnica obtenían instrumentos sonoros, como los gongs. También conocían, desde los tiempos más remotos, el arte de la fundición de campanas, técnicas que muy pronto transmitieron a los indios, y después a los griegos y a los romanos. Se dice que el papa Sabiniano, hacia el año 600, ordenó que se anunciaran los oficios religiosos con el toque de campanas. Conocemos con seguridad que el emperador Carlomagno, coronado en el año 800, obligó a que todas las iglesias de su imperio usaran las campanas.

En lo que respecta al arte estatutario, utilizó en todas las épocas el bronce. Podemos citar el Auriga de Delfos, en Grecia (siglo V a. de J.C.) el Buda de Kamakura, en Japón (siglo XIII) o las obras de Rodin (siglo XIX)

¿ 50 AÑOS DE LA LLEGADA DEL HOMBRE A LA LUNA?

El viaje del Apolo XI representó la mayor epopeya de la humanidad de todos los tiempos. Casi desde el día en que el hombre hizo pie en la polvorienta superficie de la Luna (19 de julio de 1969) comenzó a difundirse la teoría de que, en realidad, todo había sido un enorme montaje de la NASA.

Con el avance de las tecnologías, los últimos años, esta teoría conspirativa, conocida por los angloparlantes como “Moon hoax”, ganó fuerza. Al fin y al cabo, el sentido común indica que es mucho más fácil montar en un estudio de TV una fraguada llegada del hombre a la Luna, que la casi inimaginable epopeya de llevar tres seres humanos de verdad, en una cápsula, hasta nuestra eterna vecina blanca, y traerlos de vuelta, sanos y salvos, una semana más tarde. Eso, sumado a que los seres humanos tenemos tendencia a creer en teorías conspirativas.

Los defensores del Moon hoax -es decir, aquellos que creen que el hombre jamás llegó a la Luna- basan sus afirmaciones en sospechas técnicas. Dicen: ¿Por qué no se ven las estrellas en las fotografías de los astronautas?. O, ¿por qué si el módulo lunar pesaba 17 toneladas apenas si dejó pequeñas huellas con sus patas en la superficie de Selene? ¿Cómo es posible que, habiendo una única fuente de luz (el Sol), las sombras de astronautas y objetos no se vean paralelas entre sí? ¿Por qué flamea la bandera norteamericana, si en la Luna no hay viento? Y decenas de otros interrogantes.

La ciencia tiene respuesta para cada uno. Pero, en rigor de verdad, debería comenzarse por las más contundentes que, paradójicamente, no requieren datos técnicos.

La epopeya lunar llevó más de una década de desarrollo, y el trabajo de cientos de miles de personas. Y no sólo de la NASA. Participaron otros organismos oficiales y empresas privadas. ¿Cómo es posible que nadie, en más de cuatro décadas, haya contado la “verdad” sobre el fraude? Peor aún: los soviéticos, primeros interesados en que los norteamericanos no llegaran a la Luna, contaban con la tecnología para seguir cada paso de las naves Apolo, desde el lanzamiento, hasta el alunizaje. De hecho, lo hicieron. ¿Por qué jamás denunciaron nada?

Los astronautas, además, trajeron de la Luna cientos de kilogramos de rocas, que repartieron en centros de investigación de todo el mundo. Las rocas son especiales, porque se han formado en condiciones diferentes a las que existen en la Tierra. Y se condicen perfectamente con rocas traídas años más tarde por sondas no tripuladas, incluso de otros países. ¿Cómo es posible que ningún hombre de ciencia de ninguna parte del mundo haya hecho objeción alguna ni haya descubierto el fraude? ¿Qué necesidad habría tenido la NASA de “fraguar”, por ejemplo, el drama del Apolo XIII, que no sólo no llegó a la Luna, sino que estuvo a un tris de convertirse en la tumba de tres astronautas?

Sobre las objeciones técnicas, aquí van algunas.

  • La bandera norteamericana flamea, cuando en la Luna no hay viento, sino vacío

En realidad, siempre se la ve “flameando” al ser manipulada. A veces, queda flameando tras ser manipulada, porque en el vacío lunar no hay resistencia, y el paño puede quedar en movimiento por un tiempo.

  • ¿Por qué no se ven estrellas en las fotos?

En el espacio, el Sol y las estrellas se ven al mismo tiempo. Y las estrellas son especialmente brillantes. Sin embargo, no salen en las fotografías debido a la gran luminosidad de la superficie lunar. ¿Acaso tiene usted alguna foto casera tomada de noche en la que se vean las estrellas?

  • ¿Por qué no deja el módulo de 17 toneladas un profundo cráter en la superficie lunar?

En la Luna, la gravedad es equivalente a la sexta parte de la de la Tierra, por lo tanto el peso del módulo lunar era la sexta parte del que tenía en la Tierra; algo menos de 3 toneladas, equivalente a dos automóviles.

Las teorías conspirativas son muy atractivas. Pero la epopeya lunar no es el caso. Para más información sobre el Moon hoax puede visitarse el sitio Prensa Espacial, en el que periodistas especializados desgranan el tema en una serie de notas.

TORMENTA SOLAR

Esta será la próxima; las que nos han acompañado desde pequeñito y que no solo nos traía agua sino granizos. La que llegará a visitarnos en cualquier momento, se apellida solar, y estuvo por aquí hace 160 años (1859). “El día que la Tierra se tiñó de rojo: la mayor tormenta solar de la historia”.

“El 2 de septiembre de 1859 el Southern Coss,  un clipper de tres mástiles y 170 países, se enfrentaba a un tremendo temporal frente a las costas de Chile. El granizo y las olas no daban tregua a los esforzados marineros que intentaban capear el temporal. Tras varias horas de pesadilla, cuando la tormenta amainó, los marineros observaron con horror que esta nave estaba navegando en un océano de sangre. Al levantar la vista descubrieron la razón, a través de las nubes podía verse que todo el cielo estaba bañado de rojo.

Se trataba de una aurora austral, un fenómeno relativamente frecuente al Sur del Círculo Polar, pero muy extraño en la latitud a la que se encontraba el navío. El espectáculo no se limitaba al cielo, en el propio barco aparecían halos alrededor de los mástiles y los penoles ,pero este fenómeno resultaba mucho más familiar para los marineros, se trataba del fuego de  San Telmo, una descarga eléctrica debida a la gran diferencia de potencial entre dos objetivos .

Al llegar a puerto supieron que la aurora se había visto prácticamente en todas partes, hasta en el Caribe, incluso en el Diario de Menorca encontramos una referencia a este fenómeno.

Anteayer a hora avanzada de la noche vio una persona fidedigna dos auroras boreales, que si bien eran más diminutas que la que vimos años atrás no dejaron de causar un efecto maravilloso.- J. Hospitaler.- “Diario de Menorca “.-Año 2 número 237 04/09/1859).

         RICHARD CARRINGTON

Un día antes del avistamiento auroral del Southern Cross, Richard Christopher Carrington, un astrónomo aficionado inglés de 33 años, estaba realizando un boceto de las manchas solares en su observatorio de Redhill Surrey.    A las 11:18 observó un estallido de luz blanca que parecía salir de dos puntos del grupo de manchas, el fenómeno aumentaba de intensidad y adoptaba una forma parecida a la de un riñón. Carrington se dio cuenta inmediatamente de que estaba siendo testigo de algo fiera de lo común, así que salió disparado de su observatorio para encontrar  a alguien que confirmara la observación. No tuvo suerte, no había nadie en la casa en aquel momento. Cuando volvió, apenas un minuto después, vio que las luces se estaban debilitando, así que anotó con precisión la hora y el lugar de donde partió la fulguración observando durante varias horas más, de que el sol ya había recuperado su aspecto habitual.

               BALFOUR STEWART

Simultáneamente Balfour Stewart había anotado una alteración del magnetómetro instalado en los Kew Garden de Londres. La tormenta magnética no solo afectó a los instrumentos de precisión de los observatorios, de todas partes llegaban noticias de problemas en las líneas telefónicas, algunas oficinas de telégrafos se habían incendiado y en otras los telegrafistas resultaron heridos. Carrington sospechó que debía existir una relación entre la actividad solar y del día siguiente la tormenta geomagnética. En realidad Carrington fue el primer testigo de una eyección de masa coronal, una onda de radiación y viento solar que suele producirse en los períodos de máxima actividad solar.

En la actualidad sabemos que las manchas solares, la actividad magnética y otros fenómenos similares siguen un ciclo de 11 años. El último ciclo comenzó en enero de 2008 y en los próximos años se espera que la actividad solar aumente, de hecho ya debería haberlo hecho, estamos asistiendo a un periodo particularmente largo de “sol tranquilo”.

Los registros de hielo abstenido en la Antártida parece evidenciar que un fenómeno de estas características tienen lugar por término medio cada 500 años, la última gran aurora que se pudo ver en España tuvo lugar en plena guerra civil.

La tormenta geomagnética de 1859 se produjo en los albores de le era eléctrica, apenas había circuitos eléctricos aparte del telégrafo. En la actualidad una tormenta de estas características tendría unas repercusiones desastrosas: las perturbaciones afectarían a los satélites artificiales, a las redes eléctricas y a las comunicaciones por radio y televisión.

Paco Bellido es astrónomo aficionado. Edita la sección “Destinos astronómicos” en la revista Astronomía y colabora en diversos programas científicos internacionales. Sus astrofotografías han aparecido publicadas en revistas como “Sky and Telescope”, Astronomy, Science et Avenir, Astronomía, etc.. 

     

    

 

 

 

  

EL HISTÓRICO TOUR DE FRANCIA

La TV nos tiene acostumbrados en estas fecha a ofrecernos los mejores reportajes de las distintas etapas de la competición ciclista que ostenta el título de eta entrada. El tour , también llamado  La Grand Boucle, empezó a realizarse en el mes de julio de 1903. Este equipo deportivo,como los restantes, se vio interrumpido durante los años 1915 a 1918 por la Primera Guerra Mundial y de 1940 a 1946 por la Segunda Guerra Mundial.

CYRILLE GUIMARD Y LUIS OCAÑA

El texto que me sirve para trasladar a ustedes  lo más saliente de esta actividad deportiva  me cuenta esto: hasta 1905 las pruebas se hicieron incluso de noche y cada bicicleta tenia adherida una farola; en las pruebas de montaña los corredores alternaban el pedaleo con la marcha a pié; también era muy curioso anotar que durante la carrera los ciclistas estaban obligados a utilizar una sola bicicleta y en caso de que se dañara tenían que ser ellos mismos los que la repararan.

Las transmisiones de la carrera también han tenido su evolución para llegar hoy a ser vistas en el mundo entero; en 1930 se llevó a cabo el primer reportaje radiofónico del tour y en 1952 la televisión transmite escenas de la etapa que acababa de terminar; ya en 1957 se transmite el primer reportaje televisivo en directo y al año siguiente se transmiten etapas completas.

En cuanto a las marcas conseguidas por los ganadores del Tour de Francia, obviamente Francia es el país que más veces se ha llevado el título, 36, aunque desde el año 1985 no ha vuelto a ganar ninguno, seguido de Bélgica, con 18 y España con 10.  4 ciclistas han ganado 5 títulos cada uno.

EDDY MERCKC

El tour de Francia ha crecido hasta convertirse en la competencia por etapas más importantes a nivel mundial, en el año 2003 fue galardonado con el  Premio Principe  de Asturias a los Deportes.

LANCE ARMSTRONG

¿CIENCIAS O LETRAS?

Con este mismo título he leido un artículo –una tercera de ABC- de Antonio Rodríguez Walker– de diciembre de 2018. No es reciente, pero ya en aquella ocasión se hablaba de la Selectividad. Y los estudiantes que habían superado la prueba se hacían la pregunta que figura como título de esta entrada.

Voy a copiar el preámbulo del citado artículo: “Aún quedan temas significativos como el de la formación permanente para estar al día de los cambios también permanentes y una mayor carencia y vinculación al mundo empresarial y profesional, pero afrontando los aquí citados nos pondríamos en el buen camino para superar también estos. Vamos, en definitiva a enderezar el mundo de la educación.”

 El tema más preocupante es el que obliga a los a los universitarios a optar entre ciencias y letras. Existe un inmenso número de estudios aconsejándoles a través de textos y otros a elegir adecuadamente análisis a elegir adecuadamente cuál de las dos opciones interesa más o se adapta mejor a su personalidad o inclinaciones.

Por el contrario hay muy pocos ejemplos en España de profesores o expertos educativos que nos hagan ver que esta es una opción peligrosa y sin sentido especialmente en una época en la que la revolución tecnológica y científica va a dominar y a influir en nuestras  vidas de forma claramente positiva en muchas áreas y peligrosamente negativa en otras. 

 

EL PRIMER AUTOMÓVIL PATENTADO DEL MUNDO

 

Alemania, 125 años del automovilSu inventor, un tal Karl Benz, de Manheim. Tenía tres ruedas . Se trata del triciclo que Karl Benz exhibió por primera vez en las calles de Manheim el 3 de julio de 1886. Franceses y británicos discutieron que este triciclo de ruedas grandes de bicicleta, rueda delantera directriz, sin volante y propulsado por un motor monocilíndrico de un litro de cilindradas, dos tiempos y una potencia de dos tercios de caballos pueda considerarse el primer automóvil de la historia.

Los británicos citan sus carros-buses de vapor  con motor de locomotora que viajaban con un señor delante advirtiendo a los aldeanos a mediados del siglo XIX y lo franceses se retrotraen al  Carro de Cugnot de medidas similares del siglo anterior, un artilugio pensado para transportar piezas de artillería pendiente arriba y movido por una vetusta máquina de vapor. 

En cualquier caso, el triciclo Benz fue el primer modelo de automóvil patentado como tal, de ahí que deba considerarse el primero de su género. Como curiosidad, sabed que quien financió el desarrollo de este automóvil de tres ruedas con transmisión por correa, chasis de tubos de acero, “carrocería” de madera y neumáticos de goma maxima fue la esposa de Karl, Mercedes,  que pagó los costes de la patente.

Ésta, no obstante, quedó a nombre de su marido porque las leyes alemanas de la época –y las no alemanas, no os vayáis a pensar- impedían que una mujer casada dispusiera de una patente.

 

 

 

 

 

 

 

EXPOMUNDIAL DE FILATELIA DE 2013 DE AUSTRALIA

 

Sin discusión alguna, Cuba, en la exposición celebrada en el palacio  de Exposiciones de Carlton,  Melbourne , bajo el auspicio de la  Federación Internacional de Filatelia, donde representantes de la naciones que presentaron colecciones de alto nivel.

Allí, por quinto año consecutivo, el filatelista cubano Adrián Fernandez Guzman mereció la medalla de oro y el Gran Premio Juvenil con su excelente colección con sus marcas prefilatélicas de Cuba, lo cual constituye un hecho sin precedentes en la historia filatélica.

Según declaración de la radio Rebelde el ingeniero José Raul  Lorenzo, titular de la Federación Filatélica cubana , el Presidente de la Federación Internacional el señor Ray, lo felicitó y señaló trascendente este resultado, pues es el único joven con medalla de oro en certámenes filatélicos.