MONASTERIOS CARTUJOS EN ESPAÑA. MONASTERIOS CARTUJOS EN EL MUNDO. (V)

 

De todos los monasterios cartujos que existen en España solo seis continúan siendo monasterios de la orden y de esos seis solamente tres permanecen habilitados por monjes. El más antiguo en España y posiblemente fue la cartuja de Scala Dei y el más antiguo aún habilitado por monjes es el Porta Coeli.

MONASTERIOS EN ANDALUCIA. Monasterio de la Cartuja. (Sevilla).Cartuja de Granada. Cartuja de Cazalla de la Sierra (Sevilla) y Cartuja de Jerez de la Frontera.

ARAGON. Cartuja de Aula Dei. Cartuja de la Inmaculada Concepción. Cartuja de Nuestra Señora de las Fuentes.

CASTILLA Y LEON. Cartuja de Miraflores, en Burgos, en la actualidad con monjes cartujos. Cartuja de Aniago, provincia de Valladolid.

CATALUÑA. Cartuja de Montealegre, en la actualidad con monjes cartujos. Cartuja de Scala Dei. Cartuja de San Pablo de Maresme. Cartuja de San Jaime de Valparaíso.

MADRID. Monasterio de Santa María de El Paular.

VALENCIA. Cartuja de Porta Coeli, en la actualidad con monjes cartujos.Cartuja de Vall de Cristo.Cartuja de Ara Christi. Cartuja de Vía Coeli.

BALEARES. Cartuja de Valldemosa.

FRANCIA. Cartuja de Champmol. Cartuja La Grande Chartreuse, en la actualidad con monjes cartujos. Cartuja de Montrieux, en la actualidad con monjes cartujos. Cartuja de Portes, en la actualidad con monjes cartujos. Cartuja de Clermont. Cartuja de Valbonne.

ALEMANIA. Cartuja de Friburgo. Cartuja de Marienau, en la actualidad con monjes cartujos.

ITALIA. Cartuja de Pavía. Cartuja de San Marino. Cartuja de Serra San Bruno, en la actualidad con monjes cartujos. Cartuja de Farneta, en la actualidad con monjes cartujos.

ARGENTINA. Cartuja San José. (Deán Funes). En la actualidad con monjes cartujos.

BRASIL. Cartuja de María Medianera, en el Estado de Rio Grande do Sul, en la actualidad con monjes cartujos.

ESTADOS UNIDOS DE AMÉRICA. Cartuja de Transfiguración, en el Estado de Vermont, en la actualidad con monjes cartujos.

ESLOVENIA. Cartuja de Pleterje, en la actualidad con monjes cartujos.

COREA DEL SUR. Cartuja de Nuestra Señora de Corea, en la actualidad con monjes cartujos.

SUIZA. Cartuja de la Valsainte, en el catón de Friburgo, en la actualidad con monjes cartujos.

INGLATERRA. Cartuja de Parkminster en West Sussex, en la actualidad con montes cartujos.

 

                           

                               PASADO Y PRESENTE DE UNA ORDEN MILENARIA.

Esta es una parte de la historia de los cartujos, en España en la actualidad, existen 19 casas de cartujos, repartidas por el mundo, con 289 monjes y 5 casas de cartujas con 65 monjas.

En España, existen cuatro casas, la cartuja de Miraflores en Burgos, la de Porta Coeli en Valencia, la cartuja de Montealegre en Barcelona y la cartuja de Santa María de Benifasar en Castellón. En total son 61 monjes y 11 monjas.

EL ARTE EN UNA CARTUJA. MONASTERIOS CARTUJOS EN EL MUNDO. (IV)

Durante los siglos XIV y XV los reyes nobles, príncipes de la iglesia, burgueses, etc. dotaron a los cartujos de grandes obras de arte. Los reyes de Castilla favorecieron en este sentido a los cartujos de Miraflores en Burgos (España) y el Paular en Madrid. Pueden verse fabulosos sepulcros, magníficos escudos y gran ornamentación en las iglesias.

Los duques de Borgoña hicieron otro tanto con la cartuja de Champmol en Dijon, donde se conservan obras de los mejores artistas de la época: Jean de Marville (escultor), Claus Sluter, escultor representativo de la época que influyó en la escultura gótica del siglo XV y cuya obra maestra en esta cartuja es el gran Calvario del que se conserva el alto pedestal conocido como “El Pozo de Moisés” con representaciones de Moisés, David, Jeremías, Zacarías, Isaías y Daniel. Le ayudó su sobrino Claus de Werwe, autor del sepulcro de Felipe II de Borgoña en esta misma cartuja.

Detalle del monumento funerario de Juan II en la cartuja de Miraflores, obra de Gil de Siloé. El arquitecto responsable de la obra fue Drouet de Dammartin, que llevó a cabo una total transformación, convirtiendo un humilde monasterio en otro de aspecto suntuoso. Los pintores consagrados fueron Broederlam (1394-1399) cuyas tablas están en el museo de Dijon y Simone Martini (1283-1344), artista del trecento italiano.

El arte funerario en las cartujas se manifiesta de manera muy especial pues era este tema el que impulsaba a los patrocinadores a ensalzar y enriquecer los monasterios de esta orden religiosa tan dedicada a la oración. Así surgió la moda desde Champmol de construir los monumentos funerarios en mitad de la iglesia para que las oraciones de los cartujos, dirigidas al altar mayor, no tuvieran más remedio que tropezar con los enterramientos. Tal era la fe en estas oraciones por la salvación del alma.

 

El monumento funerario estaba acompañado por las estatuas de los monjes en pleno rezo afligido (los llamados Pleurants), con el rostro oculto por la capucha. Fue una moda que se extendió por toda Europa. En la cartuja de Miraflores de Burgos, Isabel la Católica, mandó erigir un monumento funerario a sus padres (Juan II de Castilla e Isabel de Portugal), también en medio de la iglesia. La diferencia con el de Champmol, está en la ausencia de todo aire fúnebre y dramático. En este caso del autor Gil de Siloé al hacer su obra casi un siglo después de la francesa y atendiéndose a otras modas, dota a sus personajes de un aire dulce y sereno.

 

MONASTERIOS CARTUJOS EN EL MUNDO (III) DESCRIPCIÓN DE UNA CELDA.

La celda de un cartujo tenía como mobiliario un camastro de madera con un saco de paja y dos mantas, mas una almohada, un banco, una mesa y una estantería con dos únicos libros de que podía disponer. En la pared, podían tener colgado un crucifijo o un cuadro de devoción. La celda tenía un pequeño añadido que servía como cuarto de estar.

Desde ella se accedía al huerto. Por uno de sus lados había un corredor que la aislaba de la panda del claustro para evitar posible turbaciones. Este corredor tenía a su vez un pequeño pórtico por el que podía entrar el prior al huerto para inspeccionarlo y dar el visto bueno. Todos los huertos estaban protegidos por un muro que rodeaba el conjunto monástico. Por el otro lado, había otro corredor que conducía hasta la letrina que se encontraba al fondo.

En el lado opuesto había una estrecha abertura que daba a la panda del claustro. por esta abertura un hermano o converso depositaba la comida que solía consistir en pan, jarra de vino y alguna otra cosa que no produjese el huerto.

Las celdas de los cartujos se mantuvieron siempre sobrias y pobres sin que la suntuosidad de la iglesia o del resto del monasterio (cuando la hubiera) las contaminase en ningún sentido.

ARQUITECTURA DE UNA CARTUJA. MONASTERIOS CARTUJOS EN EL MUNDO. (II)

Se puede saber cómo estaba estructurada arquitectónicamente una cartuja gracias al completo plano de la cartuja gracias al completo plano de la “Cartuja de Clermont” dibujado por Viollet-le-Duc, historiador y arquitecto francés del siglo XIX.

Plano de la cartuja de Clermont en Francia, según Eugene Viollet-Duc. En este plano se puede distinguir dos aéreas bien diferenciadas: una mayor extensión que comprende el verdadero monasterio, destinada a la vida comunitaria, y otra de servicios y comunicación con el exterior.

La zona de servicios, consta de un gran patio donde se distribuyen los aposentos. Cualquier persono no perteneciente a la comunidad, tiene acceso a esta zona, a la que entra por la portería instalada en el lado sur. Junto a ella están las habitaciones para huéspedes. En el centro del patio, se encuentra la residencia del prior (no la celda) que a su vez tiene un pequeño patio con una fuente. En este espacio, el prior podía trabajar y recibir visitas. En el lado norte, estaban los almacenes o cilla para guardar el grano y el heno. Al oeste se hallan las habitaciones de los trabajadores y las estancias destinadas a los establos.

En el lado este no hay dependencias, pues el muro que separa la zona de servicios con la de la comunidad. En este muro se encuentran los vanos de acceso al monasterio propiamente dicho. Por el centro se encuentra la iglesia que está dividida en dos tramos: el primero es el coro para los conversos (converso es el lego sin opción al sacerdocio) y donados (hermanos o novicios) y el segundo es el de los monjes o padres. A veces existía otro espacio entre la entrada y el coro de los conversos, destinado a los visitantes y gente del exterior. Pegadas a la nave norte de la iglesia estaban la sacristía y algunas capillas, junto al muro norte de dichas capillas puede verse en el plano la celda del prior con acceso a su pequeño huerto. Junto al muro de la nave sur, se ve un pequeño claustro llamado “claustrum minus” que servía de articulación para las estancias del refectorio o comedor, sala capitular y cocina.

Estas dependencias no tenían la importancia de los monasterios de otras órdenes religiosas  y se usaban en contadas ocasiones (salvo la cocina). En este mismo muro de la iglesia y colindando con la zona de servicios puede verse otra dependencia a la que se entraba desde dicha zona o desde el claustro, es una capilla destinada a los protectores de la cartuja de Clermont, la familia Pontgibaud. Hacia la izquierda, junto a la celda del prior se halla un corredor que conduce al gran patio o claustro mayor, distribuidor de las celdas de los monjes. Todas las celdas tenían el mismo tamaño, salvo las de las esquinas cuyo huerto era algo más grande con el único propósito de equilibrar la arquitectura. Los cartujos enterraban a sus monjes en este patio, en un recinto acotado, para tener siempre presente la fugacidad de la vida y la inminente muerte.

ABU MENA

 

Para decidirme por el nombre geográfico que ostenta el título de la entrada,  he tenido que obtenerlo del LIBRO GUIA que recoge todos los Patrimonios de la Humanidad. Además de hacer caso omiso de recomendaciones leidas como estas: “Por terrorismo, se ha reducido el turismo”; “El increíble patrimonio de Egipto está en peligro”…

Ya veremos cómo resulta la aventura. Abu Mena se encuentra a unos 50 km al suroeste de Alejandría. Es un sitio arqueológico que preserva los restos de una de las primeras ciudades santas cristianas , que incluye una iglesia, el baptisterio, basílicas, edificios públicos, calles , monasterios, casas y talleres. El sitio ha sufrido hundimientos severos en los últimos años, como resultado de un proyecto de riego agrícola mal concebido cerca del lugar. 

La propiedad está en la Lista del Patrimonio Mundial de la UNESCO desde 1979, y en peligro desde 2001, por lo que está cerrada al público, mientras los trabajos de restauración y recuperación se lleven a cabo.

abumena-map

LOCALIZACIÓN DE ABU MENA

 

Descripción.

Abu Mena se encuentra al sur de Alejandría, entre Wadi el-Natrun y la propia Alejandría. La iglesia, baptisterio, basílicas, edificios públicos,  calles, monasterios casas y talleres en esta temprana ciudad santa cristiana se constituyeron sobre la tumba de Menas de Alejandría, que murió en el año 296. 

SELLO POSTAL CON IMAGEN DE MONEDA DE DIOCLECIANO

Construido en el siglo III, el monasterio enaltece  la memoria de un soldado Alexandrine, Menas, que era un oficial del ejército de Diocleciano.  Menas se negó a matar a cualquier cristiano después de que su ejército ganó.  Declaró su cristianismo públicamente, que era una temeridad motivación para los demás cristianos soportar el sufrimiento y los abusos al ejército de Diocleciano .  La leyenda dice que los restos de Menas fueron traídos de Frigia en camello enterrados donde el animal se negó a caminar más. El agua brotó en el desierto en ese lugar , llenando el área de vid y olivos, como resultado de lo cual se le conoce  como viñedos de San Menas.

s-l300

SAN MENAS

Las excavaciones arqueológicas desde 1900 han revelado que Abu Mena creció rápidamente el curso de los siglos V y VI.  Hacia el año 600 el oasis se había convertido en una ciudad de peregrinación, centrada en el gran complejo de la basílica . Las excavaciones arqueológicas revelaron todo un pueblo con las casas y los cementerios. Incluso encontraron la casa de los alfareros  que hicieron famosos, su tienda , y los restos de algunos frascos , lámparas y juguetes.

Construido en el siglo V para dar cabida al creciente número de peregrinos cristianos, la Basílica térmica es utilizada para almacenar las aguas curativas utilizadas y piscinas para los baños calientes y que rodean la misma. Los peregrinos llenaban frascos de arcilla pequeños (ámpulas) con agua de la basílica.  Los frascos fueron sellados con el sello de San Menas, que muestra la posición mártir entre dos camellos arrodillados.

220px-Pilgrim_flask_St._Menas_Louvre_MN1469

ÁMPULAS

En los siglos V y VI se levantaron varios edificios alrededor de la Basílica térmica incluyendo un monasterio en  su lado norte. La Basílica de Arcadio fue construida en el siglo V y se encuentra en el centro de un hermoso complejo junto al sur de Alejandría en Karm

612664395a40232133447d33247d3835373938343536

RUINAS DE ABU MENA

 Su techo se apoya en 56 columnas de mármol.  El baptisterio se encuentra extremo oeste de la basílica con esquinas redondeadas en medio punto y nichos de mármol policromados.  Este es el único monumento copta que muestra el uso de estos elementos en la antigua arquitectura cristiana. Una iglesia   situada en el lado de la basílica tiene fuertes influencias de la arquitectura egipcia y bizantina, San Menas es considerado como el santo más conocido en Oriente y Occidente. Eso es evidente por el hecho de que numerosas ámpulas se han descubierto en muchos lugares alrededor del mundo, incluyendo Heidelberg (Alemania), Milán (Italia), Yugoslavia, Marsella (Francia), Dengela (Sudán)  y Jerusalén.

descarga

ÁMPULAS

 

LA PASIÓN ARTÍSTICA DEL REY FELIPE II

 

El monasterio  de San Lorenzo en el  Real de El Escorial fue mandado construir por Felipe II en 1562.  Cuando falleció el rey, en 1598, la obra ya estaba concluida.  En tan breve espacio de tiempo, un monumento de tan vastas dimensiones, posibilitó una unidad de lenguaje sin igual. Detrás de tan magna obra,  se encontraba el propio rey y los arquitectos Juan Bautista de Toledo y Juan de Herrera.

El monasterio fue creado para ser panteón, basílica, palacio y biblioteca, y para su decoración se buscó lo mejor del siglo XVI: Patinir, Navarrete el Mudo, Pantoja de la Cruz, Sánchez Coello o Gerard David, además de El Bosco y Tiziano. Cuenta de ello lo dan “Los Libros de entrega de Felipe II”. El monasterio se convirtió así en el principal centro de obras de arte de la Europa del Renacimiento y el edificio del siglo XVI el mejor documentado de Europa.

El gran valor que aporta De El Bosco, a Tiziano. “Arte y maravilla en El Escorial” es que las obras se exponen en los lugares para los que fueron concebidas, lo cual hace que la obra de arte se reencarne y recobre sentido histórico.

El Bosco y Tiziano

En la Sala de Honores encontramos un espacio dedicado a El Bosco y a los pintores preferidos de Felipe II. Podemos contemplar diversas obras de caballete y las tablas “Ecce Homo” y “Cristo camino del Calvario”, de El Bosco.

El espacio de la Iglesia vieja está dedicado a Tiziano y a la influencia italiana, junto a la escuela flamenca de El Bosco y la española de Navarrete, el Mudo. Felipe II fue el mayor coleccionista de obras de Tiziano en la Europa del Renacimiento, y en la Iglesia vieja se conservan “El martirio de san Lorenzo” y una copia de “La sepultura de Cristo” y “La adoración de los reyes”. También aquí encontramos la serie de tapices “Paños de oro”, que formó parte de la decoración de la iglesia en algunos periodos.

La Galería de batallas.

En este espacio encontramos unos magníficos frescos que representan episodios bélicos: la “Victoria de San Quintín”, que tuvo lugar el 10 de agosto de 1557, festividad de San Lorenzo y motivo de la construcción del monasterio.

“La batalla de la Higueruela”, una victoria contra los infieles musulmanes; y la “Batalla de las Islas Terceras”, ganada por don Álvaro de Bazán, exponente de la guerra moderna en el mar.

Música y Liturgia

En el coro de la basílica se custodian libros de canto desde el siglo XVI: cantorales, pasionarios y los Libros de consagración de la basílica. El monasterio fue un auténtico archivo de la Contrarreforma, con su amplísima colección de relicarios, imágenes de santos, libros miniados, pinturas y esculturas.

Patio de los evangelistas

El “Patio de los evangelistas” es una de las grandes piezas arquitectónicas del edificio. El templete central, obra tardía de Herrera, está decorado con cuatro esculturas, de san Mateo, san Marcos, san Lucas y san Juan, obras de Juan Bautista Monegro. Todo un conjunto en granito, mármoles y jaspes de diferentes colores.

Además de lo expuesto, no se pueden dejar de citar los tapices de Michel de Coxcie de la serie “La construcción del arca de Noé” y el cartón que representa la “Entrada de Noé” y “Los animales en el arca”, que se exhiben en el claustro alto. Tampoco la escalera principal, una de las primeras  mayores de estilo imperial construidas en el Renacimiento.

En los frescos de su bóveda, obra de Lucas Jordán, se representa la Gloria de la monarquía española, con temas como “La batalla de San Quintín”, o “La Gloria de la Casa de Austria”.

Puede decirse que el rey Felipe II ideó El Escorial como un auténtico parnaso en el que los mejores artistas de la época actuaron en su decoración y ornato. Un arte y maravilla que se puede contemplar hasta el día 14 del próximo mes de septiembre.

Fuente: Alfa Omega 2014

 

HOSPITALES  ESPAÑOLES EN LA FILATELIA. EL HOSPITAL DEL REY DE BURGOS

 

sello_295217

El más antiguo de los hospitales españoles  con connotaciones filatélicas es el Hospital del Rey  de Burgos, creado a principios del siglo XII, una época en la que la asistencia sanitaria estaba más relacionada con la caridad, que como derecho a la salud, tal como actualmente la entendemos.

Historia.

Fundado por Alfonso VIII, rey de Castilla y su esposa Leonor de Aquitania, hija del rey Enrique II de  Inglaterra, aunque nacida en Normandía, en Dunfront.  Sus tumbas, que se hallan en el Monasterio de Huelgas, aparecen en un sello de 1969.  No se sabe exactamente de su creación, pero las primeras noticias que se tienen son los privilegios otorgados por el Rey en 1209, fecha en la que también se encuentran registradas operaciones de cambio de bienes relacionados con el hospital.

Se ha dicho que el hospital surgió como consecuencia de la derrota sufrida por Alfonso en Alarcos (1195) que con el fin de “desagraviar a Dios por haber acometido una empresa tan temeraria y desoír los consejos de la prudencia”.  También se ha señalado la coincidencia en el tiempo como la fundación del hospital de Fez por el califa almohade, lo que supondría por parte de Alfonso VIII el deseo de emular a su contrincante , algo que parece desmentir el hecho de que ya existieran hospitales anteriores en todo el territorio cristiano de la Península incluso en el mismo Burgos.

Antes que el hospital, fue fundado el Monasterio de Huelgas en Burgos, perteneciente a la Orden del Cister, con el deseo de  que fuera uno de los más importantes de la época y que figurara en un sello emitido en 1969 de la serie Monasterios.

Esta institución que tuvo gran influencia social y política tenía entre sus misiones fundamentales el ejercicio de la caridad y como ésta se manifestaba sobre todo en la labor asistencial, no es de extrañar que surgiera la idea anejo al Monasterio un hospital, que los reyes quisieron que fuera el más importante de la ciudad y seguramente de toda Castilla, denominándosele Hospital General, porque acogería todo tipo de enfermo s, aunque su función principal era la atención a los peregrinos de Camino de Santiago .

           Scan

Esta tendencia a colocar los hospitales junto a los centros religiosos, seguramente como expresión del espíritu caritativo, no es exclusiva del ideario cristiano, sino que tenía su paralelismo en el mundo musulmán.   Así, Harúnul al-Rashid decretó ya en el año 786, junto a toda nueva mezquita tenía que haber un centro hospitalario.

Como por diversos nombres , entre ellos Hospital de la Reina y Hospital de Santa María la Real, definitivamente aceptó el de Hospital del Rey,que ya aparece  en 1225 y con el que se le nombra en la Primera Crónica General,   “el hospital que dicen del Rey …E  hízole grande y maravilloso, hermoso de  hechuras y de obras, y muy noble de casas y palacios.

El hospital dependía de la abadesa de las Huelgas, aunque existía una comunidad de frailes con número variable a lo largo de los tiempos, que eran los encargados de la organización, administración y mantenimiento del centro .

            sello_141559

Para ello contaba con una importante dotación real (tierras que proporcionaban rentas, derecho al cobro de tributos y exención de muchos impuestos).  Este patrimonio, se incrementó notablemente durante todo el siglo XIII, no solo con donaciones de los reyes, sino también de sus sucesores Fernando III y Alfonso X, gracias a  una inteligente administración

 

A lo largo de los siglos el hospital sufrió numerosas vicisitudes motivadas algunas veces por la ambición y codicia de los nobles, otras por la ineptitud o la inmadurez de los soberanos o por el deseo de independencia de los frailes.  Así, durante el reinado de Sancho IV el hospital fue cedido a la Orden de Calatrava, hecho que el mismo rey rectificaría al final de su reinado, a instancia de la abadesa de las Huelgas, no sin sufrir la pérdida de algunos de sus bienes.  Incluso este mismo monarca dispuso de parte de la dote del hospital para  recompensar a algunos súbditos a los que debía favorecer.  

 48135793

Todo ello obligaba a que al comienzo de cada reinado se hubieran de ratificar los privilegios y dependencia del hospital por los sucesivos reyes, lo que se logró en muchos casos, gracias a la influencia de la abadesa o de las “señoras de las Huelgas, que pertenecían a la casa real  o estaban muy relacionadas con ella.  De la importancia del monasterio da idea el que fueron varios los soberanos coronados allí (Enrique II, Juan I) y los matrimonios reales en el mismo.

El reinado de los Reyes Católicos supuso un cambio notable en todas las instituciones, que señala el cambio de la Edad Media a la Moderna y también tuvo su repercusión en el Hospital  

 pm_1_1_18385

Con el deseo de corregir los fallos en el funcionamiento del centro, los reyes envían en visita de inspección al obispo de Aquitania, quien promulga unas ordenanzas para el funcionamiento del hospital,  en la que se detalla el personal (12 frailes, y 7 capellanes) sus retribuciones y condiciones de vida y sus funciones.  Así mismo se exige la presencia de un boticario, un cirujano y un médico asalariados, y un enfermero permanentemente.

  Scan 

Durante el reinado de Carlos III el hospital fue ampliado, terminando en 1771  las obras de la parte del mismo para mejorar la acogida a los enfermos, entre los que se encontraban soldados del ejército, gracias a un convenio de colaboración con el Ministerio de la Guerra.

Las  desavenencias entre los distintos estamentos y el afán de hacerse con el control del hospital y sobre todo de sus bienes llevaron a numeroso pleitos entre  la comunidad de frailes y la del convento de las Huelgas , con el obispo, el Ayuntamiento de Burgos, el abad del Cister, el Nuncio de Su Santidad y  hasta con el Rey.   

FUENTE: ENRIQUE GIRELA RIAZZO, HOSPITALES ESPAÑOLES EN LA FILATELIA 

LA CUNA DEL CASTELLANO. SAN MILLÁN DE LA COGOLLA.

pm_1_1_6525

Es un municipio que transpira historia y literatura. No en vano, fue el primer lugar en el que se hablaron vestigios escritos de nuestra lengua.

img.mapa01g

La evolución de la lengua se asemeja a un río que, tras brotar puro, termina ramificándose en varios afluentes y adaptándose al terreno que atraviesa, vivo ejemplo de ello fue lo que ocurrió al latín de los políticos y los legionarios romanos que arribaron a Hispania, que, gracias al paso del tiempo, sus “principem” acabaron convirtiéndose en nuestros “príncipes”. Encontrar el momento exacto en el que esta transformación se empezó a forjar es por lo general casi imposible. Pero no en España. En nuestras tierras, uno de los dos monasterios de San Millán de la Cogolla, (La Rioja) se convirtió alrededor del siglo X en un testigo de excepción del nacimiento de las primeras palabras escritas en castellano.

2015_berceo

Este municipio riojano emana literatura. Sus habitantes pueden presumir de pisar las mismas calles que en tres siglos XII y XIII, transitó Gonzalo de Berceo, el primer poeta castellano reconocido. Es de suponer que este genio de las letras se perdió también por los verdes senderos que rodean el pueblo y se deleitó escuchando otra de sus atracciones, la berrea (el singular sonido que emiten en época de celo los ciervos).

sello_120677El nacimiento del pueblo está ligado a unas pequeñas cuevas ubicadas en la sierra donde residió San Millán, un ermitaño alrededor de quien se creó una ferviente comunidad religiosa entre los siglos V Y VI durante su vida, el santo fundó el hoy monasterio de Suso (cuyo significado en latín es “arriba”. Fue precisamente en su scriptorium donde allá por el siglo X, un monje dio forma a las primeras palabras puestas sobre papel en romance (posteriormente nuestro castellano). Lo hizo en códice emilianense escrito en latín, y en forma de glosas. Unas pequeñas anotaciones al margen de las páginas para aclarar, en la lengua que entonces comenzaba a hablar el pueblo llano, lo que quería decir el texto original. Por ello son conocidas como Glosas Emilianenses. El autor se permitió, además, escribir alguna aclaración en vascuence.

sello_120679

Suso fue declarado Patrimonio de la Humanidad en 1997. Este es un honor que comparte con su hermano menor, el monasterio de Yuso (abajo) fundado en 1053 y levantado en una zona más accesible para albergar los restos de San Millán. A día de hoy, el edificio custodia una treintena de cantorales cuyo peso llega (en algunos casos) hasta los 60 kilogramos.

Datos de interés: sus ciudadanos son llamados emilianeses, 228 habitantes (2017), para no perderse: las cuevas del monasterio de Suso. En la central fue enterrado San Millán en el año 574 y allí reposaron sus restos hasta el siglo XI.   

FUENTE: DIARIO ABC

 

EL MONASTERIO DEL ESCORIAL

4789

Del citado Patrimonio Nacional hay ya una entrada de fecha  5-2-17, que iba acompañada de su díptico y el habitual comentario de Yolanda Estefanía. Pero repasando revistas atrasadas encontré una con un artículo de David Benedicte de julio de 2009. Su título “La leyenda del monasterio sombrío” me indujo a su relectura y posterior decisión a escribir una segunda entrada.

En la página  que  sirve como portada se puede leer esto: “San Lorenzo del Escorial , al descubierto. La leyenda del monasterio sombrío. ¿Por qué se construyó? ¿Se ocultaba alguna idea secreta entre sus planos? Un libro del hispanista Henry Kamen ilumina los claroscuros que rodean el enigmático edificio que  mandó construir Felipe II, a su creador y  la época en la que coexistieron.”

sello_68456

Pocos, muy pocos edificios han desempeñados un papel tan destacado en la historia de España desde que un día, a fines de abril de 1564, se puso su primera piedra. Para algunos reflejaba la identidad sombría de su artífice : Felipe II.  Otros, por el contrario, calificaron desde el primer momento de “maravilla del mundo” y alabaron a su creador, quien, “a pesar de ser pequeño, tenía pensamientos de gigante”. Lo dijo James Howell político e hispanista  inglés que fue contemporáneo del Rey Prudente . Llega ahora otro historiador británico. Henry Kamen, experto en la figura de Felipe II y su tiempo, autor de una biografía del monarca, a iluminar con un libro El enigma de El Escorial, las sombras que rodean al rey y su palacio.

Histo07-FelipeII

Son los guías turísticos quienes, actualmente y cada día, recitan de memoria a los visitantes la retahíla de datos técnicos y medidas de un lugar cuyas 2.673 ventanas dan en  ocasiones  la sensación de perderse en el horizonte,.  La longitud de sus muros es de de 200 x 165 metros y contienen 4.000 estancias repartidas en tres pisos, 160 metros de corredores, 1.250 puertas , 16 patios interiores, 98 fuentes, 45.000 libros impresos, 5.000 códices , 10600 cuadros y 540 frescos . “Nada puede compararse a El Escorial”, escribía Alejandro Dumas (padre) en 1846) “ni Windsor en Inglaterra ni Peterhof en Rusia ni Versalles en Francia “.

No puede separarse uno del otro. Tanto monta , monta tanto Felipe II y El Escorial.  El Escorial y Felipe II de los Austrias (o Habsburgo) llamado el Prudente.  Hijo y heredero de Carlos I de España e Isabel de Portugal , nacido en Valladolid en 1527 . Fue Rey de España, Portugal, Nápoles, Sicilia, Cerdeña, Inglaterra e Irlanda; Duque titular de Borgoña y soberano de los Países  Bajos. Murió en El Escoprial en 1598.  Tenía 71 años y su agonía duró 53 días, en los que sufrió todo tipo de enfermedades: gota, artrosis, fiebres terciarias, accesos e hidropesía entre otras.  Su figura provoca, al igual que ocurre con su patrimonio –monasterio, muchas preguntas y, al mismo tiempo, giran a su alrededor un buen número de exageraciones y leyendas. He tratado de encontrar comenta Henry  Kamen, las evidencias que pudiesen justificar todas esas falsas ideas.”

“La clave de todo esto- prosigue el historiador- reside en comprender que el objetivo consistía en crear un edificio europeo que, por empeño del propio rey, se levanta en España. He intentado disipar algunas dudas. Digamos que mi labor ha sido “desmontar” algunas leyendas al respecto.” Veamos las más importantes.

sello_87873

Mi visita perfecta por Henry Kamen.

Felipe II era tan sombrío como su palacio-monasterio.

Pero solo en parte. Lo fue durante los últimos años de su vida, ya que padeció muchas enfermedades y se vio obligado a sufrir la muerte de muchos miembros de su familia. Sin embargo, a lo largo de su vida “activa” es un hombre con una imaginación extraordinaria y un horizonte abierto a todas las ideas y posibilidades que circulaban por ahí en su momento. Podemos decir, sin lugar a errores, que fue el rey más viajado de la historia de España. Ningún otro monarca viajó tanto como él. “Eso sí, durante todo ese tiempo- añade Kamen- echó mucho de menos España. Sobre todo su sol. El edificio, por el contrario, si que es sombrío. Pero se trata de un monasterio, y los monasterios tienen ese aspecto.” 

La leyenda “negra” de El Escorial comienza en el siglo XX. Condenar al rey para asociarlo con la inmensidad sombría de su palacio es, en realidad, un deformación que nace a partir de los liberares, que ven en el edifiio no solo una expresión de la sobriedad del monarca, sino también de la superstición de la religión católica. No podemos olvidar que los liberares eran, entre otras cosas, anticatólicos. Aun así, Felipe II también encuentra quejas en sus contemporáneos. “De hecho, el primer historiados de El Escorial- recuerda el hispanista- es un fraile del monasterio llamado Fray José de Sigüenza, quien dedica casi 20 páginas de su trabajo solamente a contestar las preguntas y a suavizar las quejas contra el palacio-monasterio. Es muy interesante, hay muchas quejas. Motivadas en gran parte, por lo gigantesco y costoso de la empresa.”

El rey observa as obras desde la “silla de Felipe II”

No está tan claro que tal lugar hubiese existido. No se menciona nada en la documentación original. “Para empezar, el rey no podía subir a ninguna montaña- aclara Kamen- porque casi no podía caminar yo tengo mi dudas sobre la existencia de esa silla. Lo cual no quita para reconocer que la atención del rey por el detalla fuese incesante. No era un mero aficionado. Pasaba horas hablando de sus planes con los arquitectos y celebraban reuniones frecuentes en los lugares de las obras. El dinero y los esfuerzos miles  consagrados al proyecto fueron impresionantes. Miles de obreros fueron empleados durante décadas.”

Se ocultaba alguna idea secreta de su construcción.

Sabemos que no porque todo está totalmente documentado sobre el levantamiento del edificio. Felipe II tuvo que consultar en primer lugar a los monjes. Por lo tanto no se puede achacar ningún motivo precristiano, anticristiano, exótico o esotérico a Felipe II. “El Escorial se construye como monasterio- afirma el historiador-, no como residencia real. El monarca y su familia tenían otros palacios repartidos por España, donde también vivían durante buena parte del año. Además, eran lugares mucho más acogedores.”

El rey coleccionaba libros de magia y ocultismo.

Tanto como que al rey le interesaban las reliquias, las cuales representaban una afirmación del contacto del monasterio con el cielo. Su colección final alcanzó los 7.000 artículos. Entre ellos figuraban diez cuerpos completos, 144 cabezas, 306 brazos, y piernas, miles de huesos procedentes de varias partes de cuerpos sagrados, así como cabellos de Jesucristo y la Virgen, además de fragmentos de la verdadera cruz y de la corona de espinas. Cada reliquia solía guardarse en un rectángulo lujoso, normalmente de plata, y pertenecía al monasterio.

El palacio tiene forma de parrilla: de la que, según la leyenda, fue quemado vivo San Lorenzo.

Ninguno de los historiadores del palacio-monasterio habla del tema. Alguien tuvo la idea en algún momento, y se le dio importancia hace un tiempo pero ahora no se toma en serio. Es más, el hecho de que la construcción del edificio albergase la magnífica iglesia- basílica- de San Lorenzo resulta totalmente accidental. Se trata de una consecuencia del día de la victoria española en la campaña de los Países Bajos. El monasterio se fundó en honor al santo en cuyo día se había ganado a batalla de San Quintín.

85b476de3ad68e4e8f5b4324e5a9bae7

Felipe II quería hacer un panteón real.

Lo que quería el monarca, en realidad, era dar gracias a Dios por una victoria en otro país. La primera reacción personal a la batalla, por parte tanto de Felipe como del duque de Saboya, fue el reconocimiento de que se había tratado de una gracia concedida por el Creador. Ninguno de ellos se demoró, pues, en demostrarle su gratitud. El Escorial se convirtió en un eslabón más, aunque pequeño no poco importante, de la cadena política que unía a los estados católicos del Mediterráneo.

Hubo autos de fe.

Felipe II estaba muy vinculao a la Inquisición, pero no era muy partidario de los autos de fe. “En toda su vida – aclara Kamen-, que fue bastante larga para la época, dio en España casi cuatro autos de fe. Y ninguno allí. No era un fanático. Esa falsa creencia forma parte de su leyenda “negra”

Es copia de legendario templo de Salomón de Jerusalén.

La palabra “Salomón” no aparece en ningún lugar de la nutrida correspondencia del monarca. “Es cierto que en la fachada de edificio están representados los seis reyes bíblicos, incluidos David y Salomón. Pero se trata de una mera coincidencia.”

Fue un templo mágico de la sabiduría.

El monarca quería tener allí una biblioteca, reunir sus reliquias…. Todo esto se une en su deseo” En este sentido  -argumenta el historiador- sí que podemos  llamarlo un templo mágico- . Pero no en el sentido esotérico. Se trata de un edificio enorme y  no se puede visitar de una vez.  Sus “tesoros ocupan una pequeña parte del edificio . La biblioteca, la pared del monasterio.  Ahí está,  realmente, la parte más interesante de valor para visitar el lugar.  

 

 

MONASTERIO SANTA MARÍA DE LA RÁBIDA.

sellos-rabidaSu arquitectura hoy, produce desconcierto al visitante que llega. La estampa, bella, por andaluza y franciscana, de su blanca fachada, evoca más bien una construcción del siglo XVIII. El recorrido por sus interiores, nos conduce por una amalgama de estilos y épocas, que requieren una explicación. Esta es sencilla: el terremoto de Lisboa en 1755, que resultaría devastador en toda Andalucía Occidental.

De la construcción original, conocida por Colón, quedan en pie: los arcos de entrada en la portería, muros de la iglesia, capillas y el claustro mudéjar bajo. Este último, verdadera joya del mudéjar popular o franciscano, marca la pauta para imaginar el conjunto de la época del descubrimiento. El monasterio de la Rábida se alza sobre un “cabezo” o alcor en confluencia misma del Tinto-Odiel. Desde aquí, fundidas sus aguas, en el llamado Canal del Padre Santo, rendirán cauce en “la mar océana” tras doblar la barra de Saltes. Eran las “ocho de la mañana” de aquel memorable tres de agosto, anota Colón en su diario, cuando la flotilla descubridora alcanza este punto.

11860096534_a63fc62160_b

En realidad, en este momento empezaba la aventura. El emplazamiento es ciertamente emblemático. Una de las salas se exhibe una serie de cerámicas encontradas en el lugar, que atestiguan  el paso de fenicios, romanos, almohades y visigodos.

De la arquitectura anterior, nos queda la que sirve hoy de puerta reglar (antigua entrada a la “Rabita” musulmana) el muro norte de la iglesia y la capilla donde hoy se venera la imagen de Santa María de la Rábida de los Milagros.

220px-Virgen_de_los_MilagrosLa leyenda es abundante, minuciosa y variada, incluso alcanza a la presencia misma de los franciscanos. Si es interesante puntualizar, que en la isla de Saltes, que hasta 1835 perteneció al Monasterio, pudo situarse la mítica Tartesos.

rabida2-sientehuelva

Frescos de Vázquez Díaz

El establecimiento de la orden franciscana en la Rábida, históricamente, data de principios de siglo XV de 1492 es la bula de Benedicto XIII, que nos habla ya de la iglesia y convento. Este dato y la arquitectura, nos llevan a situar su fundación en torno a esa fecha. Dentro de la historia de la orden, pertenece a la reforma y, en esta, a los llamados eremitorios. Los franciscanos han sido, además de fundadores, únicos habitantes, con el solo paréntesis, que va desde la exclaustración a 1920, en la que produce el regreso de una comunidad, ejecutando el decreto de devolución a la orden franciscana, firmado por la regente María Cristina, el doce de Octubre de 1892, a propuesta del Cánovas.

Fuente: http://www.monasteriodelarabida.com

 

MG_0732-Sala-Capitular-del-Monasterio-de-La-Rabida

Sala Capitular

 

LUGARES CÉLEBRES. LA ABADIA DE MONTECASINO.

italia-fundacion-abadia-de-monte-casino-yvert-24450-4542-MLA3672801734_012013-F

Para vencer la feroz resistencia de sus enemigos instalados en el monte Casino, obstáculo natural entre Nápoles y Roma, los aliados bombardearon la abadía antes de tomarla al asalto en 1944.
En el monte Casino se elevaban en tiempo de los romanos dos templos dedicados, respectivamente, a Júpiter y Apolo. Un piadoso anacoreta llamado Benito emprendió en el año 539 la construcción de un monasterio cristiano, el cual pasó los últimos años de su vida redactando la regla de una nueva orden religiosa: La abadía fue destruida cuatro veces y reedificada sobre los mismos planos; en 589 por los lombardos; en 833 por los sarracenos; en 1349 por un violentísimo movimiento sísmico y en 1944 durante la Segunda Guerra Mundial. En la actualidad, en Montecasino arde día y noche la llama del monumento a los muertos, encendida en 1960 en presencia de antiguos combatientes de todos los países que allí lucharon.

AÑO SANTO JACOBEO EN LA FILATELIA

 

Se denomina así el año en que el 25 de julio (festividad de de Santiago Apóstol) cae en domingo.  Y eso sucede con una cadencia regular de 6-5-6-11 años; así pues, en cada siglo se celebran catorce Años Santos Jacobeos.

El primer Año Jubilar lo estableció el Papa Calixto II en 1122 para el año 1126. Los últimos han sido: 1993, 1999, 2004 y 2010; el último será en 2021. El ritmo de  6, 5, 6, 11 es debido a los años bisiestos. De no ser por ello la cadencia sería cada 7 años

Como la filatelia suele recoger y difundir los hechos importantes, no dejó atrás el Año Santo Jacobeo y el 15 de julio de 1937 se puso en circulación una serie de tres valores con el título de Año Jubilar Compostelano. Y en aquel entonces la impresión s llevó a cabo en la famosa imprenta donde se hacían las mejores barajas de cartas (hijos de Fournier, Vitoria).

 img316 img317