PATRIMONIO MUNDIAL: REAL MONASTERIO DE SAN LORENZO DEL ESCORIAL

scan escorial escorial-copia escorial-copia-2

Anuncios

LUGARES CÉLEBRES. LA ABADIA DE MONTECASINO.

italia-fundacion-abadia-de-monte-casino-yvert-24450-4542-MLA3672801734_012013-F

Para vencer la feroz resistencia de sus enemigos instalados en el monte Casino, obstáculo natural entre Nápoles y Roma, los aliados bombardearon la abadía antes de tomarla al asalto en 1944.
En el monte Casino se elevaban en tiempo de los romanos dos templos dedicados, respectivamente, a Júpiter y Apolo. Un piadoso anacoreta llamado Benito emprendió en el año 539 la construcción de un monasterio cristiano, el cual pasó los últimos años de su vida redactando la regla de una nueva orden religiosa: La abadía fue destruida cuatro veces y reedificada sobre los mismos planos; en 589 por los lombardos; en 833 por los sarracenos; en 1349 por un violentísimo movimiento sísmico y en 1944 durante la Segunda Guerra Mundial. En la actualidad, en Montecasino arde día y noche la llama del monumento a los muertos, encendida en 1960 en presencia de antiguos combatientes de todos los países que allí lucharon.

AÑO SANTO JACOBEO EN LA FILATELIA

 

Se denomina así el año en que el 25 de julio (festividad de de Santiago Apóstol) cae en domingo.  Y eso sucede con una cadencia regular de 6-5-6-11 años; así pues, en cada siglo se celebran catorce Años Santos Jacobeos.

El primer Año Jubilar lo estableció el Papa Calixto II en 1122 para el año 1126. Los últimos han sido: 1993, 1999, 2004 y 2010; el último será en 2021. El ritmo de  6, 5, 6, 11 es debido a los años bisiestos. De no ser por ello la cadencia sería cada 7 años

Como la filatelia suele recoger y difundir los hechos importantes, no dejó atrás el Año Santo Jacobeo y el 15 de julio de 1937 se puso en circulación una serie de tres valores con el título de Año Jubilar Compostelano. Y en aquel entonces la impresión s llevó a cabo en la famosa imprenta donde se hacían las mejores barajas de cartas (hijos de Fournier, Vitoria).

 img316 img317

CARLOS I DE ESPAÑA Y V DE ALEMANIA

img532

La serie que nos ilustra hoy es de 1958 y fue emitida para conmemorar el IV centenario de la muerte de este singular personaje de nuestra historia.  Era hijo de doña Juana la Loca y Felipe el Hermoso, archiduque de Austria y Duque de Borgoña, iniciándose así la Casa de Austria.  Ello trajo a la corte española –antes sencilla y accesible al pueblo- una etiqueta palaciega sumamente ceremoniosa y grave, en que el soberano cambió el tratamiento de Alteza, que hasta entonces había tenido, por el de Majestad, que desde Carlos I lleva  nuestros reyes.

Con  ánimo de ridiculizar dicha etiqueta, Francoise Bassompierre nos cuenta que Felipe III fue víctima  de ella pues molestándole, cuando ya estaba enfermo, un brasero que había en su dormitorio mandó al marqués de  Pobar que lo quitasen de allí; éste transmitió la orden al duque de Alba , que a su vez hizo buscar al de Uceda, a quien correspondía ordenar aquella operación , la cual no pudo efectuarse hasta que no se encontró a dicho magnate, que no se encontraba en palacio; y entretanto el rey fue atacado de una erisipela, que le llevó al sepulcro. Y nos cuenta este otro sucedido:

Cierto día la esposa de dicho príncipe cayó del caballo; y quedando su pié sujeto al estribo fue arrastrada por el suelo sin  que nadie se atreviera a auxiliarla, porque incurría en pena de muerte el hombre que tocara a la reina; y dos caballeros que se  decidieron a salvarla se refugiaron inmediatamente en una iglesia, donde esperaron el indulto, que se otorgó.

Cuando llegó Carlos I acabábamos de salir de la Edad Media y se dejaba atrás la división de los reinos y los años de la Reconquista. El historiador García de Cortázar dice que la herencia de Carlos I era tan inmensa como inmanejable y le obligó a embarcarse en créditos bancarios sobrehumanos y a viajar de un reino a otro y de campo de batalla en campo de batalla, de tal modo que en la Península sólo pasaría 16 de los 40 años que duró su reinado. Eso sí, su odisea guerrera hizo de España el centro del mundo.

Fue un reinado complicado. En 1556 decidió que ya había hecho todo lo que podía hacer y que había llegado el momento de descansar, y se retiró al monasterio de Yuste. El 2l de septiembre de 1558 murió en su retiro, víctima del paludismo el que fuera el emperador más poderoso del mundo, en cuyos dominios nunca se ponía el sol.

AÑO JUBILAR LEBANIEGO “Monasterio de Santo Toribio de Liébana” Abril 2000-2001

  img372

El sello que sirve de soporte para esta entrada pertenece a aquella serie novedosa que tuvo una vida efímera: los ATM. Y hoy le ha tocado a él salir de su letargo para hablarnos de este monasterio franciscano ubicado en el municipio de Calameño y próximo a Potes, en la comarca de Liébana, en el corazón de los Picos de Europa. Pertenece al Románico Gótico y declarado “Bien de interés cultural”.

La primera referencia del monasterio de Turieno, bajo la advocación de “Santo Toribio”, data de 1225. Su fundación se atribuye a un obispo de Palencia del siglo VI llamado Toribio, el cual se retiró con algunos de sus Acólitos para seguir una vida de acuerdo con la regla benedictina. A su fundación el monasterio fue consagrado a “San Martín de Turieno” para luego cambiar a “Santo Toribio de Liébana”.

Durante el siglo VIII el cuerpo de otro obispo, Toribio de Astorga, fue trasladado el monasterio junto con las reliquias que se cree había traído de Tierra Santa, el Lignum Crucis más grande que aun perdura . Por ello que el 23 de septiembre de 1512 el Papa Julio II otorga Bula para que la celebración del “Año Jubilar Lebaniego”, lo que hace que este monasterio sea un importante centro de peregrinación.

Fue además el lugar donde en el siglo VIII el monje Beato de Liébana escribio e ilustró, entre otros, el libro “Comentarios al Apocalipsis”. Originalmente fue una posesión real, pero fue donado por ALFONSO VII a los condes Don Gómez y Doña Emilia, los cuales lo entregaron al Monasterio de “San Salvador”, de Oña, Burgos, junto con otras propiedades. En 1837 la comunidad monacal tuvo que abandonar forzosamente el Monasterio tras la desamortización eclesiástica de sus bienes. Pero fue refundado en 1961.  La “Puerta del Perdón” sólo se abre cada Año Santo Jubilar cuando el día de Santo Toribio (16 de abril) cae en Domingo.

   164927_640px

 

 

 

CONSEJO DE EUROPA – EXPOSICIÓN DE ARTE ROMÁNICO.

 

Copia de img371

 

Como se indica en el sobre primer día, en junio de 1961 se celebró la mencionada exposición; la misma tuvo lugar en Barcelona y el sello del sobre nos muestra la Virgen de Irache. Recurriendo, como es natural, a textos de especialistas en el tema, estos nos dicen que el Románico es un estilo artístico que se desarrollo en gran parte de Europa durante los siglos XI y XII. Este estilo artístico es el más representativo del mundo feudal.

Dentro del arte románico, la arquitectura ocupó un lugar fundamental. Las demás artes, como la escultura o la pintura, se utilizaron especialmente para decorar o completar los edificios arquitectónicos.

En la arquitectura románica se distinguen tres edificios importantes: iglesias, monasterios y castillos.

Las iglesias románicas solían situarse en el medio rural, porque allí era donde vivía la mayoría de la población. Eran edificios sencillos la mayoría de las veces, su aspecto macizo, porque tenían gruesos muros y pocas ventanas. El resultado de esto es que el interior de las iglesias era oscuro, lo que creaba un ambiente de inquietud y temor entre los fieles que acudían a las ceremonias religiosas, la mayor parte de las veces humildes campesinos.

Los monasterios eran los edificios donde vivían las comunidades de monjes y monjas. Eran algunos de ellos verdaderos centros económicos y culturales, pues poseían extensas propiedades con muchas tierras de cultivo y campesinos a su cargo, además de poseer bibliotecas y escritorios donde los monjes escribían los manuscritos.

Los castillos eran las viviendas de los señores feudales y fortalezas defensivas.

Los edificios románicos tenían entre sus elementos cuatro características, fundamentalmente: La planta de cruz latina (en las iglesias); el arco de medio punto; la bóveda de cañón y el contrafuerte.

Aparte del sobre he colocado los cuatro sellos que integran la emisión donde podemos contemplar el “Portico de la Gloria”, “Claustro de Silos”, la ya mencionada antes “Virgen de Irache” y el “Fresco de Tahull”.

 img371

 

 

 

 

 

 

AÑO SANTO COMPOSTELANO. IGLESIA ROMÁNICA DE EUNATE (NAVARRA)

img320

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

El sello es de 1971, nº 2052, y reproduce la mencionada iglesia. En los años setenta del siglo pasado Eunate alcanza la cumbre de su popularidad. Correos entonces empresa pública estatal emite un sello conmemorativo del Año Santo Compostelano con su silueta. Tras la Guerra Civil española las instituciones navarras habían reforzado el simbolismo templario en auge tras el romanticismo decimonónico. Su restauración se presentó como modelo de la reconstrucción postbélica y sirve de nexo para enlazar las cruzadas medievales con el espíritu franquista de nueva cruzada. EUNATE, recuperado de la ruina y el abandono y reconocido como “Monumento Nacional” luce su nuevo sello en la cota más alta de prestigio y consideración que va creciendo con el auge del Camino de Santiago, lo que se reafirma con la inscripción del Camino en la lista del Patrimonio Mundial de la UNESCO en 1993. Santa María de Eunate es una iglesia románica a dos kilómetros de Muruzábal, Nacarra, en el lugar donde se juntan los dos caminos de Santiago y Roncesvalles. Construida en la segunda mitad del siglo XIII, el conjunto es de planta octogonal rodeado por una galería porticada de 33 arcos con capiteles decorados. La armonía de la planta octogonal queda rota por un ábside pentagonal y una torre de planta cuadrada. En los muros exteriores se alternan ventanas caladas y ciegas. Hay quien lo relaciona con los Templarios. La planta octogonal reune el simbolismo muy antiguo. El número ocho era el símbolo de la resurrección para los judíos y edificios octogonales y fueron usuales en el arte paleocristiano.

images

 

MONASTERIO DE SAN PEDRO DE CARDEÑA

img311

Sellos de 1977, nº 2444-45. Reproducen el claustro y sepulcros del CID y doña Jimena.

Abadía trapense situada en Castillo del Val, provincia de Burgos.  Fue declarada Bien de Interes Cultural en la categoría de Monumento el 3 de junio de 1931.  Se piensa que en los tiempos de la dominación visigoda estaba ya en activo.  Los anales señalan su fundación:  en el año 890 ;  el 6 de agosto de 953 sus 200 monjes fueron martirizados por los musulmanes y canonizados como “los mártires de Cardeña”. Cada año, el 6 de agosto, aniversario del martirio, la tierra del claustro donde fueron sepultados los mártires, se teñían de color rojo que parecía sangre.  El milagro prodigioso, ampliamente testificado, se repitió hasta finales del siglo XIV.  El año 1674, ya levantado el nuevo claustro de estilo herreriano se reprodujo el hecho, personándose el arzobispo Enrique de Peralta, que vivamente impresionado encargó un estudio, interviniendo médicos y teólogos.   Recogido el líquido coaguló al ser puesto en agua hirviendo.

Durante la Guerra Civil Española se convirtió en un campo de concentración para prisioneros de guerra.  El 1 de febrero de 1967 un violento incendio destruyó las ¾ partes del Monasterio, habitado desde 1942 por la Abadía trapense de “Ntra. Señora de los Mártires”.

El monasterio evoca la memoria del CID y su esposa doña Jimena que aquí quedó con sus hijas al amparo de los monjes al partir el CID hacia el destierro. El Poema de Mio Cid recoge este momento, el Cid abandona San Pedro de Cardeña hacia el destierro y se despide de su mujer e hijas:

“Alargó las manos el de la barba bellida,
 
a las sus hijas en brazos las cogía,
 
acercólas al corazón que mucho las quería.
 
Llora de los ojos, muy fuertemente suspira:
 
« Ay, doña Jimena, mi mujer muy querida,
 
«como a mi propia alma así tanto os quería.
 
«Ya lo veis que nos separan en vida,
 
«yo parto y vos quedáis sin mi compañía.”
 

 

 

 

MONASTERIO DE SANTA MARIA DE HUERTA

img271

Situado sobre la orilla derecha del río Jalón, afluente del Ebro. 136 kms. lo separan tanto de Zaragoza como de Madrid y desde Soria 103 kms.

Sello de 1964  nº1564 que nos muestra una vista de dicho Monasterio ubicado sobre un terreno fértil y con buena provisión de agua como acostumbraban a hacer los monjes roturadores.

Los cistercienses que han de fundar Huerta asientan en primera instancia en Cantavos, villa desierta preferentemente a Fuentelmonje y a unos 15 kms. al norte de su actual ubicación. En 1151 el Rey Alfonso VII de Castilla autoriza la fundación del monasterio. Los monjes se trasladaron a  Huerta en 1162, siendo Martín de Hinojosa (el padre de San Martín) su primer abad en Huerta quien llegara a ser obispo de Sigüenza.

El claustro bajo, denominado de los Caballeros, tomó este nombre porque fue lugar de enterramiento de familias de la nobleza y personas ilustres. Es un buen ejemplo de claustro gótico cisterciense. El claustro alto es obra renacentista que se empezó en 1533 y se terminó en 1547. Las galerías de este claustro presentan arcos muy rebajados y balaustres, así como una ornamentación de medallones que dan nombre a cada una de ellas: Galería de Reyes, Galería de Apostoles, Galeria de Adalides y Galería de Profetas.