LA CUNA DEL CASTELLANO. SAN MILLÁN DE LA COGOLLA.

pm_1_1_6525

Es un municipio que transpira historia y literatura. No en vano, fue el primer lugar en el que se hablaron vestigios escritos de nuestra lengua.

img.mapa01g

La evolución de la lengua se asemeja a un río que, tras brotar puro, termina ramificándose en varios afluentes y adaptándose al terreno que atraviesa, vivo ejemplo de ello fue lo que ocurrió al latín de los políticos y los legionarios romanos que arribaron a Hispania, que, gracias al paso del tiempo, sus “principem” acabaron convirtiéndose en nuestros “príncipes”. Encontrar el momento exacto en el que esta transformación se empezó a forjar es por lo general casi imposible. Pero no en España. En nuestras tierras, uno de los dos monasterios de San Millán de la Cogolla, (La Rioja) se convirtió alrededor del siglo X en un testigo de excepción del nacimiento de las primeras palabras escritas en castellano.

2015_berceo

Este municipio riojano emana literatura. Sus habitantes pueden presumir de pisar las mismas calles que en tres siglos XII y XIII, transitó Gonzalo de Berceo, el primer poeta castellano reconocido. Es de suponer que este genio de las letras se perdió también por los verdes senderos que rodean el pueblo y se deleitó escuchando otra de sus atracciones, la berrea (el singular sonido que emiten en época de celo los ciervos).

sello_120677El nacimiento del pueblo está ligado a unas pequeñas cuevas ubicadas en la sierra donde residió San Millán, un ermitaño alrededor de quien se creó una ferviente comunidad religiosa entre los siglos V Y VI durante su vida, el santo fundó el hoy monasterio de Suso (cuyo significado en latín es “arriba”. Fue precisamente en su scriptorium donde allá por el siglo X, un monje dio forma a las primeras palabras puestas sobre papel en romance (posteriormente nuestro castellano). Lo hizo en códice emilianense escrito en latín, y en forma de glosas. Unas pequeñas anotaciones al margen de las páginas para aclarar, en la lengua que entonces comenzaba a hablar el pueblo llano, lo que quería decir el texto original. Por ello son conocidas como Glosas Emilianenses. El autor se permitió, además, escribir alguna aclaración en vascuence.

sello_120679

Suso fue declarado Patrimonio de la Humanidad en 1997. Este es un honor que comparte con su hermano menor, el monasterio de Yuso (abajo) fundado en 1053 y levantado en una zona más accesible para albergar los restos de San Millán. A día de hoy, el edificio custodia una treintena de cantorales cuyo peso llega (en algunos casos) hasta los 60 kilogramos.

Datos de interés: sus ciudadanos son llamados emilianeses, 228 habitantes (2017), para no perderse: las cuevas del monasterio de Suso. En la central fue enterrado San Millán en el año 574 y allí reposaron sus restos hasta el siglo XI.   

FUENTE: DIARIO ABC

 

Anuncios

EL MONASTERIO DEL ESCORIAL

4789

Del citado Patrimonio Nacional hay ya una entrada de fecha  5-2-17, que iba acompañada de su díptico y el habitual comentario de Yolanda Estefanía. Pero repasando revistas atrasadas encontré una con un artículo de David Benedicte de julio de 2009. Su título “La leyenda del monasterio sombrío” me indujo a su relectura y posterior decisión a escribir una segunda entrada.

En la página  que  sirve como portada se puede leer esto: “San Lorenzo del Escorial , al descubierto. La leyenda del monasterio sombrío. ¿Por qué se construyó? ¿Se ocultaba alguna idea secreta entre sus planos? Un libro del hispanista Henry Kamen ilumina los claroscuros que rodean el enigmático edificio que  mandó construir Felipe II, a su creador y  la época en la que coexistieron.”

sello_68456

Pocos, muy pocos edificios han desempeñados un papel tan destacado en la historia de España desde que un día, a fines de abril de 1564, se puso su primera piedra. Para algunos reflejaba la identidad sombría de su artífice : Felipe II.  Otros, por el contrario, calificaron desde el primer momento de “maravilla del mundo” y alabaron a su creador, quien, “a pesar de ser pequeño, tenía pensamientos de gigante”. Lo dijo James Howell político e hispanista  inglés que fue contemporáneo del Rey Prudente . Llega ahora otro historiador británico. Henry Kamen, experto en la figura de Felipe II y su tiempo, autor de una biografía del monarca, a iluminar con un libro El enigma de El Escorial, las sombras que rodean al rey y su palacio.

Histo07-FelipeII

Son los guías turísticos quienes, actualmente y cada día, recitan de memoria a los visitantes la retahíla de datos técnicos y medidas de un lugar cuyas 2.673 ventanas dan en  ocasiones  la sensación de perderse en el horizonte,.  La longitud de sus muros es de de 200 x 165 metros y contienen 4.000 estancias repartidas en tres pisos, 160 metros de corredores, 1.250 puertas , 16 patios interiores, 98 fuentes, 45.000 libros impresos, 5.000 códices , 10600 cuadros y 540 frescos . “Nada puede compararse a El Escorial”, escribía Alejandro Dumas (padre) en 1846) “ni Windsor en Inglaterra ni Peterhof en Rusia ni Versalles en Francia “.

No puede separarse uno del otro. Tanto monta , monta tanto Felipe II y El Escorial.  El Escorial y Felipe II de los Austrias (o Habsburgo) llamado el Prudente.  Hijo y heredero de Carlos I de España e Isabel de Portugal , nacido en Valladolid en 1527 . Fue Rey de España, Portugal, Nápoles, Sicilia, Cerdeña, Inglaterra e Irlanda; Duque titular de Borgoña y soberano de los Países  Bajos. Murió en El Escoprial en 1598.  Tenía 71 años y su agonía duró 53 días, en los que sufrió todo tipo de enfermedades: gota, artrosis, fiebres terciarias, accesos e hidropesía entre otras.  Su figura provoca, al igual que ocurre con su patrimonio –monasterio, muchas preguntas y, al mismo tiempo, giran a su alrededor un buen número de exageraciones y leyendas. He tratado de encontrar comenta Henry  Kamen, las evidencias que pudiesen justificar todas esas falsas ideas.”

“La clave de todo esto- prosigue el historiador- reside en comprender que el objetivo consistía en crear un edificio europeo que, por empeño del propio rey, se levanta en España. He intentado disipar algunas dudas. Digamos que mi labor ha sido “desmontar” algunas leyendas al respecto.” Veamos las más importantes.

sello_87873

Mi visita perfecta por Henry Kamen.

Felipe II era tan sombrío como su palacio-monasterio.

Pero solo en parte. Lo fue durante los últimos años de su vida, ya que padeció muchas enfermedades y se vio obligado a sufrir la muerte de muchos miembros de su familia. Sin embargo, a lo largo de su vida “activa” es un hombre con una imaginación extraordinaria y un horizonte abierto a todas las ideas y posibilidades que circulaban por ahí en su momento. Podemos decir, sin lugar a errores, que fue el rey más viajado de la historia de España. Ningún otro monarca viajó tanto como él. “Eso sí, durante todo ese tiempo- añade Kamen- echó mucho de menos España. Sobre todo su sol. El edificio, por el contrario, si que es sombrío. Pero se trata de un monasterio, y los monasterios tienen ese aspecto.” 

La leyenda “negra” de El Escorial comienza en el siglo XX. Condenar al rey para asociarlo con la inmensidad sombría de su palacio es, en realidad, un deformación que nace a partir de los liberares, que ven en el edifiio no solo una expresión de la sobriedad del monarca, sino también de la superstición de la religión católica. No podemos olvidar que los liberares eran, entre otras cosas, anticatólicos. Aun así, Felipe II también encuentra quejas en sus contemporáneos. “De hecho, el primer historiados de El Escorial- recuerda el hispanista- es un fraile del monasterio llamado Fray José de Sigüenza, quien dedica casi 20 páginas de su trabajo solamente a contestar las preguntas y a suavizar las quejas contra el palacio-monasterio. Es muy interesante, hay muchas quejas. Motivadas en gran parte, por lo gigantesco y costoso de la empresa.”

El rey observa as obras desde la “silla de Felipe II”

No está tan claro que tal lugar hubiese existido. No se menciona nada en la documentación original. “Para empezar, el rey no podía subir a ninguna montaña- aclara Kamen- porque casi no podía caminar yo tengo mi dudas sobre la existencia de esa silla. Lo cual no quita para reconocer que la atención del rey por el detalla fuese incesante. No era un mero aficionado. Pasaba horas hablando de sus planes con los arquitectos y celebraban reuniones frecuentes en los lugares de las obras. El dinero y los esfuerzos miles  consagrados al proyecto fueron impresionantes. Miles de obreros fueron empleados durante décadas.”

Se ocultaba alguna idea secreta de su construcción.

Sabemos que no porque todo está totalmente documentado sobre el levantamiento del edificio. Felipe II tuvo que consultar en primer lugar a los monjes. Por lo tanto no se puede achacar ningún motivo precristiano, anticristiano, exótico o esotérico a Felipe II. “El Escorial se construye como monasterio- afirma el historiador-, no como residencia real. El monarca y su familia tenían otros palacios repartidos por España, donde también vivían durante buena parte del año. Además, eran lugares mucho más acogedores.”

El rey coleccionaba libros de magia y ocultismo.

Tanto como que al rey le interesaban las reliquias, las cuales representaban una afirmación del contacto del monasterio con el cielo. Su colección final alcanzó los 7.000 artículos. Entre ellos figuraban diez cuerpos completos, 144 cabezas, 306 brazos, y piernas, miles de huesos procedentes de varias partes de cuerpos sagrados, así como cabellos de Jesucristo y la Virgen, además de fragmentos de la verdadera cruz y de la corona de espinas. Cada reliquia solía guardarse en un rectángulo lujoso, normalmente de plata, y pertenecía al monasterio.

El palacio tiene forma de parrilla: de la que, según la leyenda, fue quemado vivo San Lorenzo.

Ninguno de los historiadores del palacio-monasterio habla del tema. Alguien tuvo la idea en algún momento, y se le dio importancia hace un tiempo pero ahora no se toma en serio. Es más, el hecho de que la construcción del edificio albergase la magnífica iglesia- basílica- de San Lorenzo resulta totalmente accidental. Se trata de una consecuencia del día de la victoria española en la campaña de los Países Bajos. El monasterio se fundó en honor al santo en cuyo día se había ganado a batalla de San Quintín.

85b476de3ad68e4e8f5b4324e5a9bae7

Felipe II quería hacer un panteón real.

Lo que quería el monarca, en realidad, era dar gracias a Dios por una victoria en otro país. La primera reacción personal a la batalla, por parte tanto de Felipe como del duque de Saboya, fue el reconocimiento de que se había tratado de una gracia concedida por el Creador. Ninguno de ellos se demoró, pues, en demostrarle su gratitud. El Escorial se convirtió en un eslabón más, aunque pequeño no poco importante, de la cadena política que unía a los estados católicos del Mediterráneo.

Hubo autos de fe.

Felipe II estaba muy vinculao a la Inquisición, pero no era muy partidario de los autos de fe. “En toda su vida – aclara Kamen-, que fue bastante larga para la época, dio en España casi cuatro autos de fe. Y ninguno allí. No era un fanático. Esa falsa creencia forma parte de su leyenda “negra”

Es copia de legendario templo de Salomón de Jerusalén.

La palabra “Salomón” no aparece en ningún lugar de la nutrida correspondencia del monarca. “Es cierto que en la fachada de edificio están representados los seis reyes bíblicos, incluidos David y Salomón. Pero se trata de una mera coincidencia.”

Fue un templo mágico de la sabiduría.

El monarca quería tener allí una biblioteca, reunir sus reliquias…. Todo esto se une en su deseo” En este sentido  -argumenta el historiador- sí que podemos  llamarlo un templo mágico- . Pero no en el sentido esotérico. Se trata de un edificio enorme y  no se puede visitar de una vez.  Sus “tesoros ocupan una pequeña parte del edificio . La biblioteca, la pared del monasterio.  Ahí está,  realmente, la parte más interesante de valor para visitar el lugar.  

 

 

MONASTERIO SANTA MARÍA DE LA RÁBIDA.

sellos-rabidaSu arquitectura hoy, produce desconcierto al visitante que llega. La estampa, bella, por andaluza y franciscana, de su blanca fachada, evoca más bien una construcción del siglo XVIII. El recorrido por sus interiores, nos conduce por una amalgama de estilos y épocas, que requieren una explicación. Esta es sencilla: el terremoto de Lisboa en 1755, que resultaría devastador en toda Andalucía Occidental.

De la construcción original, conocida por Colón, quedan en pie: los arcos de entrada en la portería, muros de la iglesia, capillas y el claustro mudéjar bajo. Este último, verdadera joya del mudéjar popular o franciscano, marca la pauta para imaginar el conjunto de la época del descubrimiento. El monasterio de la Rábida se alza sobre un “cabezo” o alcor en confluencia misma del Tinto-Odiel. Desde aquí, fundidas sus aguas, en el llamado Canal del Padre Santo, rendirán cauce en “la mar océana” tras doblar la barra de Saltes. Eran las “ocho de la mañana” de aquel memorable tres de agosto, anota Colón en su diario, cuando la flotilla descubridora alcanza este punto.

11860096534_a63fc62160_b

En realidad, en este momento empezaba la aventura. El emplazamiento es ciertamente emblemático. Una de las salas se exhibe una serie de cerámicas encontradas en el lugar, que atestiguan  el paso de fenicios, romanos, almohades y visigodos.

De la arquitectura anterior, nos queda la que sirve hoy de puerta reglar (antigua entrada a la “Rabita” musulmana) el muro norte de la iglesia y la capilla donde hoy se venera la imagen de Santa María de la Rábida de los Milagros.

220px-Virgen_de_los_MilagrosLa leyenda es abundante, minuciosa y variada, incluso alcanza a la presencia misma de los franciscanos. Si es interesante puntualizar, que en la isla de Saltes, que hasta 1835 perteneció al Monasterio, pudo situarse la mítica Tartesos.

rabida2-sientehuelva

Frescos de Vázquez Díaz

El establecimiento de la orden franciscana en la Rábida, históricamente, data de principios de siglo XV de 1492 es la bula de Benedicto XIII, que nos habla ya de la iglesia y convento. Este dato y la arquitectura, nos llevan a situar su fundación en torno a esa fecha. Dentro de la historia de la orden, pertenece a la reforma y, en esta, a los llamados eremitorios. Los franciscanos han sido, además de fundadores, únicos habitantes, con el solo paréntesis, que va desde la exclaustración a 1920, en la que produce el regreso de una comunidad, ejecutando el decreto de devolución a la orden franciscana, firmado por la regente María Cristina, el doce de Octubre de 1892, a propuesta del Cánovas.

Fuente: http://www.monasteriodelarabida.com

 

MG_0732-Sala-Capitular-del-Monasterio-de-La-Rabida

Sala Capitular

 

LUGARES CÉLEBRES. LA ABADIA DE MONTECASINO.

italia-fundacion-abadia-de-monte-casino-yvert-24450-4542-MLA3672801734_012013-F

Para vencer la feroz resistencia de sus enemigos instalados en el monte Casino, obstáculo natural entre Nápoles y Roma, los aliados bombardearon la abadía antes de tomarla al asalto en 1944.
En el monte Casino se elevaban en tiempo de los romanos dos templos dedicados, respectivamente, a Júpiter y Apolo. Un piadoso anacoreta llamado Benito emprendió en el año 539 la construcción de un monasterio cristiano, el cual pasó los últimos años de su vida redactando la regla de una nueva orden religiosa: La abadía fue destruida cuatro veces y reedificada sobre los mismos planos; en 589 por los lombardos; en 833 por los sarracenos; en 1349 por un violentísimo movimiento sísmico y en 1944 durante la Segunda Guerra Mundial. En la actualidad, en Montecasino arde día y noche la llama del monumento a los muertos, encendida en 1960 en presencia de antiguos combatientes de todos los países que allí lucharon.

AÑO SANTO JACOBEO EN LA FILATELIA

 

Se denomina así el año en que el 25 de julio (festividad de de Santiago Apóstol) cae en domingo.  Y eso sucede con una cadencia regular de 6-5-6-11 años; así pues, en cada siglo se celebran catorce Años Santos Jacobeos.

El primer Año Jubilar lo estableció el Papa Calixto II en 1122 para el año 1126. Los últimos han sido: 1993, 1999, 2004 y 2010; el último será en 2021. El ritmo de  6, 5, 6, 11 es debido a los años bisiestos. De no ser por ello la cadencia sería cada 7 años

Como la filatelia suele recoger y difundir los hechos importantes, no dejó atrás el Año Santo Jacobeo y el 15 de julio de 1937 se puso en circulación una serie de tres valores con el título de Año Jubilar Compostelano. Y en aquel entonces la impresión s llevó a cabo en la famosa imprenta donde se hacían las mejores barajas de cartas (hijos de Fournier, Vitoria).

 img316 img317

CARLOS I DE ESPAÑA Y V DE ALEMANIA

img532

La serie que nos ilustra hoy es de 1958 y fue emitida para conmemorar el IV centenario de la muerte de este singular personaje de nuestra historia.  Era hijo de doña Juana la Loca y Felipe el Hermoso, archiduque de Austria y Duque de Borgoña, iniciándose así la Casa de Austria.  Ello trajo a la corte española –antes sencilla y accesible al pueblo- una etiqueta palaciega sumamente ceremoniosa y grave, en que el soberano cambió el tratamiento de Alteza, que hasta entonces había tenido, por el de Majestad, que desde Carlos I lleva  nuestros reyes.

Con  ánimo de ridiculizar dicha etiqueta, Francoise Bassompierre nos cuenta que Felipe III fue víctima  de ella pues molestándole, cuando ya estaba enfermo, un brasero que había en su dormitorio mandó al marqués de  Pobar que lo quitasen de allí; éste transmitió la orden al duque de Alba , que a su vez hizo buscar al de Uceda, a quien correspondía ordenar aquella operación , la cual no pudo efectuarse hasta que no se encontró a dicho magnate, que no se encontraba en palacio; y entretanto el rey fue atacado de una erisipela, que le llevó al sepulcro. Y nos cuenta este otro sucedido:

Cierto día la esposa de dicho príncipe cayó del caballo; y quedando su pié sujeto al estribo fue arrastrada por el suelo sin  que nadie se atreviera a auxiliarla, porque incurría en pena de muerte el hombre que tocara a la reina; y dos caballeros que se  decidieron a salvarla se refugiaron inmediatamente en una iglesia, donde esperaron el indulto, que se otorgó.

Cuando llegó Carlos I acabábamos de salir de la Edad Media y se dejaba atrás la división de los reinos y los años de la Reconquista. El historiador García de Cortázar dice que la herencia de Carlos I era tan inmensa como inmanejable y le obligó a embarcarse en créditos bancarios sobrehumanos y a viajar de un reino a otro y de campo de batalla en campo de batalla, de tal modo que en la Península sólo pasaría 16 de los 40 años que duró su reinado. Eso sí, su odisea guerrera hizo de España el centro del mundo.

Fue un reinado complicado. En 1556 decidió que ya había hecho todo lo que podía hacer y que había llegado el momento de descansar, y se retiró al monasterio de Yuste. El 2l de septiembre de 1558 murió en su retiro, víctima del paludismo el que fuera el emperador más poderoso del mundo, en cuyos dominios nunca se ponía el sol.

AÑO JUBILAR LEBANIEGO “Monasterio de Santo Toribio de Liébana” Abril 2000-2001

  img372

El sello que sirve de soporte para esta entrada pertenece a aquella serie novedosa que tuvo una vida efímera: los ATM. Y hoy le ha tocado a él salir de su letargo para hablarnos de este monasterio franciscano ubicado en el municipio de Calameño y próximo a Potes, en la comarca de Liébana, en el corazón de los Picos de Europa. Pertenece al Románico Gótico y declarado “Bien de interés cultural”.

La primera referencia del monasterio de Turieno, bajo la advocación de “Santo Toribio”, data de 1225. Su fundación se atribuye a un obispo de Palencia del siglo VI llamado Toribio, el cual se retiró con algunos de sus Acólitos para seguir una vida de acuerdo con la regla benedictina. A su fundación el monasterio fue consagrado a “San Martín de Turieno” para luego cambiar a “Santo Toribio de Liébana”.

Durante el siglo VIII el cuerpo de otro obispo, Toribio de Astorga, fue trasladado el monasterio junto con las reliquias que se cree había traído de Tierra Santa, el Lignum Crucis más grande que aun perdura . Por ello que el 23 de septiembre de 1512 el Papa Julio II otorga Bula para que la celebración del “Año Jubilar Lebaniego”, lo que hace que este monasterio sea un importante centro de peregrinación.

Fue además el lugar donde en el siglo VIII el monje Beato de Liébana escribio e ilustró, entre otros, el libro “Comentarios al Apocalipsis”. Originalmente fue una posesión real, pero fue donado por ALFONSO VII a los condes Don Gómez y Doña Emilia, los cuales lo entregaron al Monasterio de “San Salvador”, de Oña, Burgos, junto con otras propiedades. En 1837 la comunidad monacal tuvo que abandonar forzosamente el Monasterio tras la desamortización eclesiástica de sus bienes. Pero fue refundado en 1961.  La “Puerta del Perdón” sólo se abre cada Año Santo Jubilar cuando el día de Santo Toribio (16 de abril) cae en Domingo.

   164927_640px

 

 

 

CONSEJO DE EUROPA – EXPOSICIÓN DE ARTE ROMÁNICO.

 

Copia de img371

 

Como se indica en el sobre primer día, en junio de 1961 se celebró la mencionada exposición; la misma tuvo lugar en Barcelona y el sello del sobre nos muestra la Virgen de Irache. Recurriendo, como es natural, a textos de especialistas en el tema, estos nos dicen que el Románico es un estilo artístico que se desarrollo en gran parte de Europa durante los siglos XI y XII. Este estilo artístico es el más representativo del mundo feudal.

Dentro del arte románico, la arquitectura ocupó un lugar fundamental. Las demás artes, como la escultura o la pintura, se utilizaron especialmente para decorar o completar los edificios arquitectónicos.

En la arquitectura románica se distinguen tres edificios importantes: iglesias, monasterios y castillos.

Las iglesias románicas solían situarse en el medio rural, porque allí era donde vivía la mayoría de la población. Eran edificios sencillos la mayoría de las veces, su aspecto macizo, porque tenían gruesos muros y pocas ventanas. El resultado de esto es que el interior de las iglesias era oscuro, lo que creaba un ambiente de inquietud y temor entre los fieles que acudían a las ceremonias religiosas, la mayor parte de las veces humildes campesinos.

Los monasterios eran los edificios donde vivían las comunidades de monjes y monjas. Eran algunos de ellos verdaderos centros económicos y culturales, pues poseían extensas propiedades con muchas tierras de cultivo y campesinos a su cargo, además de poseer bibliotecas y escritorios donde los monjes escribían los manuscritos.

Los castillos eran las viviendas de los señores feudales y fortalezas defensivas.

Los edificios románicos tenían entre sus elementos cuatro características, fundamentalmente: La planta de cruz latina (en las iglesias); el arco de medio punto; la bóveda de cañón y el contrafuerte.

Aparte del sobre he colocado los cuatro sellos que integran la emisión donde podemos contemplar el “Portico de la Gloria”, “Claustro de Silos”, la ya mencionada antes “Virgen de Irache” y el “Fresco de Tahull”.

 img371