FORTALEZA DE JAGUA, CASTILLO DE JAGUA. CIENFUEGOS, CUBA.

Se encuentra situada a la entrada de la Bahía de Cienfuegos, zona centro sur de la isla de Cuba, en una comunidad con fuertes tradiciones marineras. Es la única fortaleza militar española, construida a finales del siglo XVIII, estilo renacentista. Fue declarada Monumento Nacional el 10 de octubre de 1978 e inaugurada como museo el 24 de marzo de 1998.

La fortaleza de Nuestra Señora de los Ángeles de Jagua, fue fundada en 1745 con el objeto de servir de defensa de la bahía y muy probablemente de toda la costa sur de la isla ayudada por el Castillo de San Pedro de la Roca en Santiago de Cuba.

En 1554 Jacques de Sores y Francis Drake en 1586, junto con John Morgan, Jean el Temerario y Gilberto Girón, fueron , cada cual en su tiempo, famosos filibusteros visitantes de la bahía de Jagua, con ellos comercializaban los activos habitantes de la comarca, contrabandeando asi sus productos que carecían de otra salida política restrictiva de la Metrópoli.

En la construcción de Nuestra Señora de los Ángeles de Jagua se emplearon sillares extraídos de las canteras con aspilleras dirigidas hacia la bahía y el aljibe con capacidad de más de 100 metros cúbicos de agua.

EL FARRALLÓN. EL GRAN ACCIDENTE TRES FORCAS.

 

Los textos de los antiguos geógrafos y romanos escribían el nombre de “Promontontoriun Rissadir” sin que haya quedado muy claro nunca su emplazamiento. No sabemos quién estaba al anterior o quien lo vio con sus propios ojos y a lo a que se refería.

 

Dentro del gran macizo del cabo, el peón calcáreo sobre el que se asienta Melilla La Vieja resulta poco visible. El gran accidente geográfico del Cabo Tres Forcas resulta claramente llamativo desde muchas millas de distancia. En la navegación costera o de cabotaje que se practicaba en la época era lógico que su enorme mole llamase la atención de los navegantes fenicios,  que nunca escribían el emplazamiento de sus puntos de atraque o de costa en el que intercambiaban sus mercancías. El Cabo Tres Forcas está lleno de leyendas y nombres históricos ,  de morabitos, de lugares sagrados , de historia en definitiva.

El farrallón es una roca alta y lajada que sobre el agua,   es muy común en  costas de origen volcánico, como la del Cabo de Gata, como la del macizo de Tres Forcas. Sus laderas son muy abruptas y sus calas son de difícil acceso a pie.  Este tipo de rocas ha jugados muy malas pasadas a  los marinos y navegantes a lo largo de la historia. En Punta Negri hay un barco griego embarrancado desde más de 15 años.

El barco de la naviera Armas pasa en su ruta hacia la población granadina de Motril , algo más cerca que los de la  otra naviera, Acciona. Al hacer los trayectos en horarios diurnos y si se cuenta con la visibilidad d un buen día de poniente, se pueden ver los perfiles del Cabo. Resulta siempre muy atractivo y subyugante contemplarlo y verlo disminuir o agrandarse según el trayecto que se esté haciendo.

La actividad volcánica del macizo montañoso del Gurugú debió ser muy lejana en el tiempo . Tanto, que no ha quedado noticia o constancia alguna de ellas.  Lo que menos se conoce del mítico monte, que haya sido un antiguo volcán.

 

 

 

 

EL DIRIGIBLE JAMÁS ENCONTRADO

El dirigible Italia, una maravillosa nave semirrígida elegida por el ingeniero Humberto Nobile para llevar a cabo su expedición al Polo Norte en según qué planes, cinco viajes que irían de Kings Bay al Polo de regreso.

Aunque el mal tiempo les complicó los dos primeros viajes, el tercero comenzado el 23 de mayo de 1928, tuvo la suerte de que un fuerte viento favorable, les llevó a alcanzar su objetivo y 19 horas después de haber emprendido el vuelo. Sin embargo, al regresar, el mismo viento que les ayudaría se volvió en su contra haciéndoles calcular su arribo en 40 horas.

Luego de 24 horas de mal tiempo, solo iba a la mitad del recorrido entre espesa niebla y vientos azotadores, para remediarlo, el Italia disminuyó su altura para alcanzar la zona de vientos más tranquilos.

El 25 de mayo ocurrió el primer incidente crítico cuando. Viajando a menos de 300 metros de altitud, el control de elevación se atascó quedando abajo y haciendo que la altitud disminuyera más. Los motores fueron detenidos y la nave comenzó a ganar altura y nuevamente cuando ya había alcanzado los 90 metros por encima de los picos de hielo. Una hora más tarde, los tripulantes se dieron cuenta que la cola de la nave era demasiado pesada y perdían poco más de medio metro de altura por segundo.

El líder de la exposición, Humberto Nobile, ordenó la elevación máxima usando la energía de la emergencia pero aunque la nariz logró un ángulo de 21 grados, el descenso continuo. Al ver la colisión era inminente, el capitán ordenó alto total y corto la electricidad para prevenir algún incendio. Sin embargo, el ingeniero encargado del motor de babor no recibió la orden y la nave comenzó a ladearse hasta que la cabina de control chocó contra el hielo abriéndose y dejando a nueve tripulantes heridos y uno muerto. Repentinamente y luego de haberse liberado del gran peso, el Italia comenzó a subir aun con una grieta en la quilla y parte de la pared de la cabina todavía unido a él. Seis miembros de la tripulación quedaron atrapados en la nave que siguió subiendo y subiendo….jamás fueron encontrados.

LOS PUERTOS QUE TOCARÁS.

Los cruceros del Caribe te llevan a un mundo de aromas intensos.  Explora las Antillas Mayores, la exuberante Jamaica y la paradisiaca República Dominicana con la famosa Santo Domingo. Visita la isla Catalina, que con una playa reservada a los a los cruceristas, es un auténtico oasis de paz donde el único sonido que oirás es el del mar.

Si por el contrario te apetece irte de compras o avistar delfines, desembarca en La Roma .  En las Antillas Menores se encuentran algunas de las islas icontaminadas del mundo. Relájate en las blanquísimas playas de Antigua Barbuda, Martinica y Guadalupe, la más singular de todas porque está formada por dos islas gemelos, Basse Terre y Grande-Terre, conectadas por un sutil istmo.

Y si es tu itinerario no quieres  perderte la belleza de los Estados Unidos y de México, puedes zarpar de la colorida Miami  o del pintoresco puerto de Cozumel. En resumen con costa no te te perderás nada de todo de lo que este esplendido destino puede ofrecerte.

ERA DEL DESCUBRIMIENTO. De la Enciclopedia Libre Universal. ( y IX)

EL DECLIVE DEL MONOPOLIO PORTUGUÉS.

La exploración y colonización portuguesas continuaron a pesar de la rivalidad con España. Los portugueses fueron los primeros occidentales que llegaron al Japón y establecieron comercio con él. Bajo el reinado de Manuel I la corona portuguesa inicio un ambicioso proyecto para poner bajo su dominio los territorios y rutas comerciales que habían sido declarados suyos. El plan consistía en construir una serie de fuertes que permitirían a Portugal controlar las principales rutas comerciales hacia Oriente. De esa forma, se establecieron fuertes y colonias en la Costa del Oro africana, Luanda, Mozambique, Zanzíbar, Mombasa, Socotra, Ormuz, Calcuta, Goa, Bombay, Malaca, Macao y Timor. Los portugueses también dominaban Brasil, que había sido descubierto en 1500 por Pedro Alvares Cabral y que quedaba en parte en la zona portuguesa según el “reparto” del Tratado de Tordesillas de 1494.

Portugal encontró dificultades a la hora de extender su imperio tierra adentro, más allá de las regiones costeras, en las cuales hubo de concentrarse. El tiempo demostró que el país era demasiado pequeño como para sostener la dotación económica y de hombres que eran necesarios para una empresa tan colosal. Las fortalezas establecidas por todo el mundo enfrentaban una falta de hombres y de equipamientos crónica. No fue posible competir con naciones más potentes que poco a poco fueron irrumpiendo en los dominios portugueses. Sus días cuasi monopolio comercial  con Oriente estaban contados. Le hegemonía portuguesa en Oriente fue quebrada por exploradores holandeses, franceses e ingleses, que no tomaron en consideración el reparto del mundo hecho por el Papa.

En 1580 el rey español Felipe II accedió también al trono portugués como heredero a la corona tras el fallecimiento sin descendientes de su primo Sebastián (Felipe II era nieto de Manuel I de Portugal) la combinación de ambos imperios era demasiado enorme como para seguir incontestada y también como para hacer frente al desafío de responder.

Algunas posesiones portuguesas se perdieron o quedaron restringidas por las colonias holandesas y británicas vecinas, principalmente en África Occidental, Oriente Medio y el Lejano Oriente. Bombay fue entregada a los ingleses en calidad de regalo de bodas. Las colonias en las que la presencia de los portugueses fue real (Macao, Timor Oriental, Goa, Angola, Mozambique, y Brasil) siguieron en manos portuguesas. Los holandeses llegaron a controlar casi la mitad de Brasil, siendo finalmente rechazados.

COMPETENCIA DE LAS NACIONES NOREUROPEAS. 

Los países no ibéricos no reconocieron el Tratado de Tordesillas, Francia, los Países Bajos (tras su dependencia de España) e Inglaterra contaban con una tradición marinera y pese a las prevenciones ibéricas, la nueva técnica y los nuevos mapas acabaron llegando al norte.

La primera de estas expediciones fue la de Juan Caboto, un navegante italiano, que había navegado con los castellanos, financiado esta vez por Inglaterra. Sería la primera de una serie de misiones francesas y británicas que exploraron América del Norte. En gran parte, España había ignorado la parte norte del Continente Americano ya que, pretendían encontrar el Paso del Nordeste y mediante el, tener acceso a las riquezas de Asia, no tuvieron éxito, jamás se descubrió dicho paso, pero las exploraciones revelaron otras posibilidades y a principios del siglo XVII empezaron a asentarse los primeros colonos del centro y el norte de Europa en la costa oriental de Norteamérica.

Fueron los países del norte los grandes rivales de los portugueses en África y en el Océano Indico. Los navíos holandeses, franceses e ingleses, empezaron a competir con el monopolio portugués, fundando fuertes y colonias propias. Poco a poco, aumentó el comercio de los países nórdicos sin que por eso disminuyese el comercio oceánico de portugueses y españoles.

Los recién llegados llegaban a rodear sus dominios más valiosos (como Hong Kong, frente a la colonia portuguesa de Macao). También les tomaron la delantera en la exploración de las últimas regiones desconocidas del Océano Pacifico y la costa este de América del Norte, que eran parte de la “zona española” del reparto del Tordesillas. Exploradores holandeses como Willem Jansz y Abel Tasman exploraron las costas de Australia (que los españoles buscaron y no habían conseguido encontrar). Mientras en el siglo XVIII, fue el marinero británico James Cook quien cartografió gran parte de la Polinesia.

EFECTOS SOBRE EUROPA.

Los efectos de la era de los descubrimientos, no tuvieron precedente. Durante milenios fue la economía del Mediterráneo la más vibrante del continente. Así regiones como Italia y Grecia habían sido las más ricas y poderosas, le siguieron los dominios árabes y después Portugal y España. A partir del siglo XIX la economía del Atlántico pasó a estar dominada por los estados de Europa septentrional como Francia, Inglaterra y Holanda, algunos de los cuales siguen siendo los mas prósperos y potentes del continente.

La etapa de las exploraciones fue seguida por la revolución comercial en la que el comercio transoceánico se generalizó. Las ciudades estado italianas perdieron su monopolio del comercio de Oriente, mientras que en los países del norte, los señores feudales fueron perdiendo su condición de clase más poderosa de la sociedad, siendo reemplazados por los comerciantes y mercaderes, como ya había ocurrido en la Europa del sur, varios siglos antes. Con el tiempo, Gran Bretaña, Francia y otros países, la  burguesía llegaría a hacerse con el dominio total del la política y el gobierno.

EL FINAL DE LA EXPLORACIONES.

Se dice que la época de las exploraciones acabó en el siglo XVII. Para entonces los navíos europeos estaban lo suficientemente bien construidos y existía una marinería lo suficientemente capaz de navegar hacia cualquier lugar del planeta. Naturalmente, las exploraciones siguieron. Los mares árticos y antárticos no se exploraron hasta el siglo XIX. También la penetración europea hacia el interior de continentes como Norteamérica y África fue más lenta de lo que fue la colonización de sus costas. 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

LOS ESQUIMALES

Las tribus de esquimales viven sobre las riberas heladas de los mares árticos, sobre todo al norte de América y Groenlandia, dedicados a la pesca de los mamíferos marinos, como las focas y también las ballenas.

Existen en el mundo unos 50.000 esquimales agrupados en pequeñas tribus de 200 a 500 individuos, tienen idénticos rasgos fisonómicos que los mongoles. El esquimal es de escasa estatura y raramente sobrepasa el metro y medio. Hombres y mujeres se abrigan con pieles de oso, de foca o de reno.

Los esquiadores europeos han tomado de ellos el anorak, que constituye una excelente protección contra el frio. Los esquimales construyen casas de madera, de piedra y de pieles, no obstante, en el curso de sus desplazamientos por las inmensas zonas heladas, se refugian en iglúes de nieve y hielo que calientan interiormente quemando grasas animales y los aíslan perfectamente de los fríos polares y de las violentas tormentas de viento y nieve.

 

(Fuente Argos.)

 

 

ERA DEL DESCUBRIMIENTO. De la Enciclopedia Libre Universal. (VIII)

 

PRIMERA PARTE DEL VIAJE. EL MOTIN.

Navegando hacia sudoeste el 26 de septiembre hacen escala en Tenerife para abstenerse de agua, carne y leña. Permanecen en las Canarias hasta el amanecer del 3 de octubre, fecha en que zarpan a medianoche en dirección sur hasta las costas africanas de Sierra Leona.

Juan de Cartagena se extraña de que no se enfile el sudoeste desde el primer momento, hacia Brasil y pide explicaciones al capitán general. Parece ser que Magallanes no las da y mantiene el rumbo apelando al mando. Aparentemente, el incidente no tiene consecuencias, pero después de catorce días sin vientos favorables, el descontento de Cartagena va a más y niega el saludo protocolario al capitán general. En un primer momento, Magallanes, que sabia ser templado según las circunstancias, opta por comunicar a Cartagena que debe ser saludado debidamente, mas ello no es suficiente. En un cara a cara entre los dos hombres, Cartagena se insubordina abiertamente y Magallanes no lo duda, lo destituye y ordena prenderlo. Luis de Mendoza se ofrece a responsabilizarse del capitán destituido, para evitar que un hidalgo español fuera al calabozo, a lo que Magallanes accede. Antonio de Coca es nombrado capitán del San Antonio. Este grave incidente va a tener peores consecuencias más adelante.

Tras cruzar el Atlántico, tocan tierras brasileñas en el cabo de San Agustín, a 23 grados y medio de latitud Sur, dónde se proveen de carnes, frutas, y patatas, y traban contacto amistoso con diversas tribus. Son los últimos días placenteros y de solaz. Hay que seguir. Pasados los 34 grados creen haber llegado al paso, mas no, es Rio de la Plata. Después de quince días de exploración en aquél inmenso estuario continúan. Cada entrante, por pequeño que sea, se explora. El 24 de febrero avistan el golfo de San Matías, más allá de los 40 grados, también de importantes dimensiones, lo recorren metro a metro, y nueva desilusión. Siguen adelante. A los 49 grados dan con otra espaciosa había en la costa patagona. Es el 31 de marzo de 1520, festividad de San Julián, y así la bautizan. Magallanes decide invernar allí.

Las dificultades del viaje, la cada vez mayor incertidumbre en el éxito de la expedición y las inclemencias crecientes de un invierno que se avecina con borrascas de vientos gélidos cada vez más frecuentes, en medio de un paraje desolado, hacen que cunda el descontento, los capitanes se quejan del silencio de Magallanes: “ni tomaba consejo de sus oficiales ni les daba la derrota que habían de seguir”. Y por si fuera poco, se ordena un racionamiento más estricto de los vivieres. Consciente de lo malo de la situación. Magallanes dispone que el día siguiente de la llegada al Puesto San Julián, el 1 de abril de 1520, Domingo de Ramos, se celebre una misa y después una comida. A la misa asiste parte de la tripulación, y el convite lo rechazan los capitanes  Luis de Mendoza (Victoria) Gaspar Quesada (Concepción) y Antonio de Coca (San Antonio). La situación se ha vuelto insostenible. Viendo lo que puede avecinarse, Magallanes sustituye a Coca por su primo Álvaro de Mezquita como comandante del San Antonio, la mayor de las naves, que no podía arriesgarse a perder.

Quesada, Coca y Cartagena toman la iniciativa durante la noche. Seguros de contar con partidarios en el San Antonio lo abordaron en botes. Encaramados a cubierta, se dirigen al camarote de Mesquite, a quien reducen enseguida Juan de Elorriaga, el Maestre, que presenta resistencia, es acuchillado por Quesada. Sin pérdida de tiempo los tripulantes portugueses son presos.  Convidan a comida y vino a quienes no se oponen. La acción, rápida, resulta un éxito. Los amotinados pueden regresar a sus naves, dejando el San Antonio  al mando de Juan Sebastián Elcano, en el Trinidad, no se sospecha nada, hasta la mañana siguiente en el que Magallanes cae en la cuenta de que ha perdido tres navíos: Concepción, Victoria, San Antonio.

El capitán general percibe indecisión y debilidad en los amotinados, porque no han hecho exigencia alguna en las últimas horas, y urde un plan. Envía al Victoria a cinco hombres en un bote mandados por Gonzalo Gómez de Espinosa, alguacil del Trinidad, con una carta para Luis de Mendoza, quien no ve peligro en los emisarios suban a bordo. Mientras la lee ante Espinosa es abatido, a la vez que otros sesenta hombres al mando de Duarte Barbosa suben a cubierta desde un segundo bote que paso inadvertido. Con el Victoria recuperado el motín fracasa.

EL PASO: “CANAL DE TODOS LOS SANTOS”

Estando en la Bahía San Julián el Santiago mandado por Joan Serrano, es enviado al sur en solitario para reconocer las proximidades. Llega a la desembocadura del río Santa Cruz, importante vía fluvial cuyas aguas son de origen glaciar. Una tempestad hunde al Santiago. El 24 de Agosto zarpan las cuatro naves restantes y dos días después se detiene en la desembocadura descubierta por Serrano donde permanecerá dos meses aguardando la llegada del verano. Magallanes no sabe que está a tiro de piedra del paso.

Por fin el 18 de octubre levan anclas y prosiguen hacia el sur. Tres días después, festividad de Santa Úrsula y las once mil Vírgenes, llegan a un cabo y una bahía de aguas oscuras, encajonada entre riscos y montañas coronadas de hielo, aparentemente sin salida. Sin embargo, siguiendo la rutina de tantas otras ocasiones, Magallanes dispone que el San Antonio y Concepción se internen cuando puedan, mientras la Trinidad y Victoria exploran el exterior. Esteban Gómez, capitán del San Antonio, se insubordina y sin que nadie lo sospeche regresa a España. La Armada Magallánica pierde la mayor de sus naves. Un temporal hace tener nuevos naufragios, pero esta vez la Concepción retorna con esperanzadoras noticias: el canal las aguas son saladas y con mareas. No se trata de otro rio. El día de Todos Los Santos, las tres naves se internan en aquellas aguas. El curso enrevesado con multitud de ramales, recodos, y bahías, muchas sin salida. El avance es lento y peligroso.

 

La navegación se complica aun mas por el viento persistente, gélido, que obliga a extremar los cuidados para no estrellarse contra las rocas, o varar en un arenal. Descubren la desembocadura de un rio que llaman de las Sardinas, desde donde se adelanta un bote que tres días después retorna con buena nueva: al pasar un último cabo, Cabo Deseado, de nuevo el mar. La expedición no solamente consiguió su objetivo al encontrar un paso por el sur de América u una ruta por el mar Pacifico, si no que acabó siendo la primera expedición que, a su regreso, tres años más tarde y al mando de Juan Sebastián Elcano, había circunnavegado el globo.

EL TREN DE LOS SUEÑOS IMPERIALES

El ferrocarril  es un tema al que he recurrido en varias ocasiones; y si el artículo que leo me dice lo ya expresado en el título de esta entrada y hace mención de Cecil Rhodes, decido leer todo lo que encuentre para luego contarlo a mis estimados seguidores.

Para comentar el tema de esta entrada cuento con el texto de Xavier Walls, en el que puedo leer lo siguiente:  Como buen megalómano,  Cecil Rhodes consiguió  mucho de lo que se propuso en África pero pronto se obsesionó con una palabra casi imposible. Fantaseó con unir todo el continente por medio de una línea de ferrocarril de control exclusivo británico. 

Y el coloso fracasó, Cecil Rhodes, el hombre más rico de África, rey de los diamantes, dedicó la mitad de su vida al engrandecimiento del Imperio británico. Fue el más insaciable de los representantes del capitalismo africano y concibió  uno de los proyectos más ambiciosos que jamás forjó el colonialismo. Un delirio utópico, una fantasía imperialista, que aun así, estuvo muy cerca de la realidad:  construir una línea de ferrocarril sin interrupción desde la ciudad del Cabo (Sudáfrica) hasta El Cairo (Egipto).

Me  paso ahora al capítulo La rivalidad imperial, de donde podré trasladarles un párrafo interesante:  nadie allanó el camino del Imperio británico en el continente negro.  La rivalidad entre las máximas potencias coloniales fue el principal obstáculo , y también interfirió enormemente la construcción del ferrocarril. La estrategia francesa en la   última  década del siglo XIX perseguía  la continuidad de sus colonias desde Senegal (en el Atlántico ) a Djibouti (en el golfo  de Adén).

Francia envió expediciones en 1897 para establecer un protectorado en el Sudán meridional y establece una ruta a través de Etiopía, pero estos planes fracasaron en el Incidente de Fachoda (1859), ocurrido donde se cruzaban las rutas francesas y británica. Fue uno de los incidentes coloniales más importantes entre grandes potencias.  En Fachoda  , actual ciudad Kodok (Sudán)a orillas del Nilo se encontraron una flota británica  y una expedición francesa que reclamaba simultáneamente los derechos sobre el lugar.  Hubo mucha tensión, y tras varios días de desafío y expectación en Europa, los franceses se retiraron debido a la superioridad naval británica . Este hecho significó la derrota terminante para Francia en sus aspiraciones transafricanas.

Para evitar que esta entrada resulte   demasiado larga voy a saltarme algunos epígrafes y pararme en el último titulado  Proyecto inconcluso, con el que me sirve para enviarles un cordial saludo . Dice así: El colonialismo británico en  África y el concepto del ferrocarril de El Cabo a El Cairo habían seguido siempre destinos paralelos. Y, a pesar de esto, las ventajas comerciales de la empresa ideada por Rhodes eran tan apetitosas que la idea jamás murió con el ocaso colonial: nuevos ensayos, avances y y postcolonialismo.

 Finalmente, la mayoría de los sectores de esta línea están en funcionamiento, aunque para  completar el eje  falta un tramo importante que conecta el Sur de Sudán y Uganda. Durante las últimas décadas el gran problema en el funcionamiento de la línea se ha centrado en el  sur de Sudán, zona de perenne conflicto desde su independencia en 1956. No es por casualidad que el sector de ferrocarril que falta se sitúan uno de los países con más conflictos de diferente índole en el continente, también bélicos.

Y para final dejo este párrafo: “Así pues, hoy la gran mayoría de sectores de aquel utópico Cape to Cairo Railway funcionaron con relativa normalidad, aunque de la mano de distintas compañías nacionales. Por lo tanto, bajo ningún concepto se ha hecho realidad el ideal de eje continuo y operado por una misma compañía como hubiera sido el sueño de Rhodes “.

 

ERA DEL DESCUBRIMIENTO. De la Enciclopedia Libre Universal. (VII) La Armada de Magallanes

De acuerdo con las Capitulaciones, la armada tendría dos capitanes generales, en pie de igualdad: Magallanes y Faleiro, el astrónomo, quien se encargaría de la construcción de los instrumentos náuticos necesarios y sobre todo, la espinosa cuestión de longitud.

Faleiro proponía tres formas de obtenerla: la latitud de la Luna, las conjunciones y oposiciones del sol y luna y la declinación de la aguja magnética. Sin que esté claro el porqué, Faleiro es apartado de la expedición y sustituido por Andrés de San Martin como cosmógrafo, que se valdrá de la segunda proposición de aquél para determinar la posición en alta mar, con resultados satisfactorios para la época.

Apartado Faleiro, el mando de la flota recae únicamente en Magallanes, el capitán general. Sin embargo, el frente de mayor de las naves, San Antonio, se pone a Juan de Cartagena, primo del obispo de Burgos, quien recibe además cédula de Veedor General y conjunta persona “adjunto” del portugués, con el encargo de velar por la buena marcha general de la expedición y de cuidar que no haya negligencias.

Semejante decisión, un tanto política, resulta envenenada, porque si bien Magallanes recibe todo el mando, Juan de Cartagena se ve con unas atribuciones de límites ambiguos e imprecisos. Ambos hombres se enfrentarán y con consecuencias muy graves.

Se aparejó una flota de cinco Naos, con una tripulación de 265 hombres: Trinidad-la capitana- San Antonio, Concepción, Victoria y Santiago. Desplazaban entre 144 toneladas-San Antonio-y 90 toneladas- Santiago. Se dotaron adecuadamente con armas, útiles diversos, mercaderías para trueques y bastimentos abundantes: bizcocho, vino, vinagre, pescado seco, tocino, habas, garbanzos, lentejas, harina, ajos, quesos, miel, almendras, anchoas, sardinas, pasas, ciruelas, higos, azúcar, membrillo, mostaza, alcaparras, arroz. Incluso se embarcaron seis vacas para disponer de leche fresca y como reserva de carne.

El coste total de la Armada de Magallanes ascendió a 8.751.125 maravedíes. Al amanecer del martes 20 de septiembre de 1519, Magallanes y sus hombres asisten a misa en Sanlúcar de Barrameda, e inmediatamente después parten.

ERA DEL DESCUBRIMIENTO. De la enciclopedia Libre Universal (VI). Magallanes y el Paso

Magallanes había participado activamente en la colonización de la India y Malaca, filones que Vasco de Gama puso a disposición de Manuel I de Portugal el Afortunado. En el verano de 1513 es enviado por Manuel a Marruecos para limpiar las costas de piratas, allí resulta lisiado de una pierna en combate.

    REY MANUEL I DE PORTUGAL, EL AFORTUNADO

De nuevo en Portugal, se entrevista con el rey para solicitar un aumento de su sueldo, la consideración a sus servicios, lo que se le niega, decepcionado, se retira, pero permanece en suelo patrio durante un año más, frecuentando los barrios marineros y el archivo particular del rey, y traba amistad con un personaje que será importante en su futuro: Rui Faleiro, cartógrafo y astrónomo.

           RUI FALEIRO, CARTÓGRAFO Y ASTRÓNOMO

Desde tiempo atrás, Magallanes se ha ido convenciendo de la existencia de un paso por poniente a las Molucas, cruzando el mar del Sur. El tal paso, se había buscado con denuedo sin conseguirlo. Expedición tras expedición se topaba con la pared de tierra y roca que parecía inacabable, tanto que algunos cartógrafos imaginaban las tierras americanas extendidas hasta el Polo Sur.

 

Magallanes sabe que existe una comunicación entre ambos mares. Solo es cuestión de conseguir una flota. Y Faleiro lo apoya. El 20 de Octubre de 1517 llega a Sevilla con intención de ponerse al servicio de la corona española. Propone su plan ante la Casa de la Contratación, que sanciona a Carlos I el 22 de Marzo de 1518 en oportuna Capitulación. Se inicia una de las páginas más brillantes y emocionantes de la historia de las exploraciones marítimas.

El Rey Manuel, sabedor de lo que se prepara, trata de sabotear el viaje desde el primer momento, Portugal, que ha conquistado Malaca, ve peligrar el último y definitivo objetivo: las Molucas. Envía a su embajador Álvaro de Costa con instrucciones muy concretas al efecto. Pero ambos monarcas tienen mucho cuidado en salvar las apariencias, porque por aquellas fechas, Manuel I iba a casarse con Leonor de Austria, hermana del rey español, los intentos de Costa por emponzoñar la situación dieron con un Magallanes roqueño, y un Carlos I decidido a tomar la delantera en la empresa de La Especiería. Fue en vano.

EL TECHO DE EUROPA.

El Mont-Blanc, que domina la cadena de los Alpes franceses, es la montaña más alta de Europa. Las Vertientes del gran macizo descienden simultáneamente hacia los valles franceses, italianos y suizos.

El Mont-Blanc, punto culminante de Europa, domina con 4807 metros, el macizo montañoso el cual da nombre y posee otras notables elevaciones, tales como la Aguja Verde (4121 metros) o las Grandes Jorasses (4206 metros).

Con un tren cremallera se puede llegar al Mar de Hielo, impresionante glacial de 14 Km de longitud, y por medio del teleférico denominado de “I´aguille du Midi” (3843 metros) el más alto de Europa o utilizando el túnel de 11 Km que conduce directamente de Chamonix, Francia, a Aosta, Italia.

Puede ser flanqueado el Mont Blanc. Para escalar el macizo con posibles diversos itinerarios, pero todos ellos resultan muy peligrosos, como lo atestigua el elevado número de víctimas que se registra cada año.

                         (Fuente Argos.)

 

8 DE MAYO DE 1547. CABOTO SE ADENTRA EN PARANÁ

Las especias eran quizás los artículos más codiciados durante la Edad Media, y principios de la era Moderna, que se utilizaban para conservar los alimentos y mejorar su sabor.

La razón principal de los primeros viajes de los descubridores portugueses y españoles era hallar una ruta directa hasta las regiones productoras de especias. Estas venían de Asia y su comercio era productivo., pero estaba monopolizado por los turcos y los venecianos.

En 1526, Carlos V llamó a sus servicios a Sebastián Caboto, un navegante veneciano muy experimentado, pues había acompañado a su padre en varias expediciones a las costas de América del Norte, donde había descubierto Terranova, a la que llamó tierra del bacalao. El emperador español le nombró piloto mayor y le ordenó que partiera en busca de un paso meridional hacia la India.

SELLOS DE JOHN CABOT , PADRE DE SEBASTIAN CABOT

Caboto se hizo a la mar, pero a la altura de Cabo Verde decidió cambiar el rumbo y dirigirse a América. Caboto que había oído hablar del Rio de la Plata y de sus riquezas, prefería sólidos metales apreciados y valiosos por si mismos que las especias, mercancías que al fin y al cabo, debían cambiarse por dinero. Abandonó en una isla a dos de sus hombres que se habían opuesto al cambio de ruta y el 8 de mayo de 1527, penetró en el rio Paraná. Remontó este rio y exploró el rio Paraguay, pues según informaciones que había recogido, aguas arriba hallaría la Sierra de la Plata y las tierras del rey blanco.

Caboto no halló las riquezas que buscaba, ya que la sierra y el reino no eran más que fantásticas noticias, deformadas por la distancia y la imaginación de los primeros descubridores. El navegante, por su desobediencia, fue sometido a juicio y condenado, aunque Carlos V le perdonó en gracia a sus demostrados meritos como piloto y geógrafo. Es autor de un mapamundi muy valioso.

También ocurrió en ese día:

  1. La erupción de la Montaña Pelada, en la Isla Martinica causa 30.000 víctimas.
  1. Capitulación de las fuerzas alemanas en   Reims.

                       (Fuente Argos)

6 MAYO DE 1859. ALEXANDER VON HUMBOLDT

Los funerales de carácter nacional de Alexander Von Humboldt, muerto el 6 de mayo de 1859, constituyeron un acontecimiento memorable, no en vano este personaje disputaba a Napoleón el privilegio de ser el hombre más famoso de la Europa de su época.

Humboldt merecía sobradamente su fama, pues fue un gran científico y un infatigable viajero. Realizó diversos viajes por Europa y en 1896, partió hacia Marsella con la intención de unirse a la expedición de Napoleón a Egipto. Sin embargo el destino hizo que junto a Aimé Bonpland, se trasladara a Madrid, donde recibió el apoyo del ministro Urquijo. Este hecho trastocó sus planes, recorrió América.

El barco que efectuaba la travesía, El Pizarro, hizo escala en las Canarias y arribó finalmente a Cumaná. Allí realizó su primera observación importante en tierras americanas, presenció una lluvia de estrellas, estudió el fenómeno y gracias a eso, actualmente se ha podido determinar la periodicidad del hecho. Pasó a Caracas, exploró el curso del Orinoco. Descubrió que existe una comunicación entre este rio y el Amazonas y estudió la flora y la fauna de las regiones que atravesaba.

Después de visitar Cuba, volvió al continente y efectuó el azaroso viaje a través de los Andes, ascendió al Chimborazo, por lo que detentó durante treinta y seis años la marca mundial de ascensiones y llegó a Lima. Descubrió la corriente marina que hoy lleva su nombre y además estudió las propiedades del gusano y alentó su exportación a Europa. Después de pasar por México, y de efectuar una corta visita a Estado Unidos, Humboldt y Bonpland regresaron a Europa, donde continuaron sus actividades.

Fruto de su estancia en América en su obra, en treinta volúmenes, fundamental para el conocimiento de este continente: viaje a las regiones equinocciales del Nuevo Mundo, realizado de 1799 a 1804.

                  También ocurrió en ese día:

  1. Nace en Freiberg, Alemania, Sigmund Freud, fundador de psicoanálisis.
  1. Nace en Calcuta el escritor Rabindranath Tagore.

                         (Fuente Argos)

ERA DEL DESCUBRIMIENTO. DE LA ENCICLOPEDIA LIBRE UNIVERSAL (IV). Descubrimiento e inicio de la Conquista de América

El Reino de Castilla compite con  Portugal, pero empezando sus exploraciones del Atlántico con retraso respecto a los lusos: hasta finales del siglo XV los exploradores castellanos no entrarían en competencia directa con sus vecinos peninsulares. El primer enfrentamiento fue por las Islas Canarias, que Castilla acabaría obteniendo en el Tratado de Alcaçovas.

Por otro lado, la marina castellana, la más importante en la Europa de esa época, estaba dedicada al esfuerzo bélico contra el islám en  la península. Una vez terminada la Reconquista, Castilla pudo dedicar su Armada  a la búsqueda de nuevas colonias y rutas coloniales ultramarinas. En 1492 los Reyes Católicos deciden firmar la expedición de Cristóbal Colón  con la esperanza de encontrar una ruta que llegase al Océano Índico navegando hacia el este, buscando una alternativa a ruta de las especias y cumpliendo con el Tratado de Alcaçóvas, que reservaba a Portugal el camino por el Sur de África.

Colon no llego a Asia, sino que descubrió sin saberlo un Nuevo Mundo, el continente de América, conocido el nuevo camino a las Indias, la delimitación de las áreas de influencia de España y Portugal pasó a ser un asunto comprometido que acabó resolviéndose con la intervención del Papa en 1494 y la firma de un nuevo tratado en Tordesillas, que repartió de nuevo  el mundo entre las dos potencias ibéricas.

Los portugueses recibieron todo el territorio no europeo que se encontraba  al este del meridiano que pasaba a 270 leguas al oeste de las Islas de Cabo Verde. Esto ponía en sus manos África. Asia y parte oriental de Sudamérica (el extremo de Brasil).

Los castellanos recibieron los territorios que se encontraban al occidente de ese meridiano.-tierras prácticamente desconocidas hasta ese momento-principalmente la zona occidental del Continente Americano así como algunas del Océano Pacifico.

Al principio, Colón y otros exploradores españoles quedaron decepcionados por el resultado económico de sus descubrimientos. A diferencia de África o Asia, los habitantes de las islas del Caribe no tenían mucho que comerciar con los barcos españoles. Pero al explorar el continente España halló nuevas mercancías para entrar en los mercados de Europa, compitiendo con portugueses e italianos: nuevas especias (vainilla y la llamada pimienta de Jamaica) o la cochinilla, que da un apreciado tinte. Cuando el comercio con España de este insecto se volvió corriente, los piratas ingleses u holandeses, que buscaban principalmente oro, tiraban los cargamentos al mar, desconocedores de su valor comercial.

En el interior de América, los españoles encontraron imperios  que eran tan extensos  y estaban tan poblados como los de Europa. Su conquista fue relativamente sencilla gracias a la habilidad negociadora de los conquistadores con los pueblos sojuzgados por dichos imperios y en parte, por algunas pandemias que su llegada había desatado. Lograron hacerse con su control con algunos grupos de hombres audaces y con suficiente habilidad diplomática como para convencer a los sojuzgados por los imperios nativos que iban  a liberarlos.

EL PASO DEL NOROESTE

Durante  tres siglos, los navegantes europeos se esforzaron por descubrir pasos que permitieran rodear, tanto en el sur como en el norte, la larga barrera que forma América entre el Atlántico  y el Pacífico.

En el Sur, Magallanes encontró un primer paso en 1520, pero para atravesarlo era preciso navegar hasta los hielos antárticos ¿Qué no existía en el norte un itinerario más corto? Los exploradores se lanzaron a la búsqueda de ese “paso noroeste” Ya en 1523, el toscano Verrazano, navegó hacia el norte y casi alcanzó San Lorenzo.

Jacques Cartier, en 1535 y más tarde en 1608, Samuel Champlain, remontan eses gran rio, con la esperanza de que se trate del buen camino hacia las Indias, sin embargo, solo descubren lagos, no la mar, así pues, es preciso ir todavía más al norte.

Esto es lo que hizo Hudson, en 1610, pero abandonado por sus hombres, el navegante desapareció en la inmensa bahía que actualmente lleva su nombre. En 1616, Baffin, tras la exploración de una bahía situada más al norte todavía, cree que es imposible encontrar un paso. Otros intentos se hacen desde el oeste hacia en este, pero todo es en vano.

En 1822, los hermanos Ross, sobrepasan la bahía de Hudson y en 1850, Mac Leere alcanza la Tierra de Victoria, cumpliendo así la mitad del trayecto, al fin, se tiene la certeza de que existe una vía marítima al norte del continente americano.

A continuación y después de un largo viaje, del 1903 a 1906 y después de penosos inviernos en los hielos polares, en noruego Roald Amundsen, en un pequeño velero de 22 metros, el Gja, con seis compañeros alcanza por fin el puerto de Nome en Alaska, en el estrecho de Bering, fue el primero en utilizar el paso del Noroeste.

ERA DEL DESCUBRIMIENTO. De la Enciclopedia Libre Universal (III). LAS EXPLORACIONES PORTUGUESAS

El mítico Oriente sólo pido volver al pensamiento de los europea una vez que se inventaron en la península Ibérica la carraca y posteriormente la carabela. Este afán explorador se debe a una serie de causas. La más probable la búsqueda de nuevas rutas para el comercio de especias sin depender de las caravanas terrestres que cruzaban Asia, donde las cambiantes condiciones políticas podían interrumpir en cualquier momento el suministro.

Los monetaristas sostienen que el motivo principal que dio inicio a la Era de las Exploraciones fue la grave reducción de la cantidad de de metales preciosos que existía en Europa. La economía europea dependía de la circulación de moneda de oro y plata pero su escasez había sumido a Europa en la recesión.

Otro de los factores fue la prolongada guerra de la Reconquista contra los estados musulmanes de la península Ibérica. Para los cristianos hispánicos era vital para la supervivencia poder sobrepasar la esfera territorial de los estados islámicos. Al mismo tiempo, aprendieron mucho de sus vecinos árabes.

En la carraca y la carabela introdujeron el uso de la vela latina, empleada por los árabes, mejorando la maniobrabilidad de los barcos. También a través de los árabes, se redescubrió la obra de los geógrafos griegos de la antigüedad, dando por primera vez a los europeos una idea aproximada del contorno de África y Asia.

La primera gran oleada de expediciones fue enviada por Portugal bajo el mandato de Enrique el Navegante, internándose en pleno Océano Atlántico se descubrieron las Islas de Madeira en 1419 y posteriormente la Azores en 1427, convirtiéndose ambas en colonias portuguesas.

Durante siglos las únicas las únicas rutas comerciales entre África  Occidental y el mundo del Mediterráneo cruzaban el desierto del Sahara. Estas rutas estaban controladas por los estados musulmanes del norte de África, viejos rivales de Portugal. Los portugueses esperaban comerciar directamente con África Occidental por la vía marítima, evitando así los territorios islámicos. Los navegantes portugueses progresaban lentamente pero con seguridad, consiguiendo cada año avanzar algo más hacia el sur. En 1434 se salvó definitivamente el obstáculo que suponía el cabo Bojador.

En el lapso de dos décadas se había vencido la barrera del Sahara y dio comienzo el comercio del oro y esclavos en lo que hoy es Senegal. El avance continuó mientras se construían fuertes en la Mina y Santo Tomé y Príncipe se convertía en la primera colonia productora de azúcar.

En 1482 una expedición al mando de Diego Cao entro en contacto con el reino del Congo. El hito decisivo tuvo lugar en 1487, cuando Bartolomé Días doblo y bautizó el cabo de Buena Esperanza, demostrando que era posible alcanzar el Océano Indico. En 1498 Vasco de Gama cumplía ese designio, llegando a la India. La ruta del la Seda no era ya imprescindible para acceder a los mercados orientales.

 

 

ERA DEL DESCUBRIMIENTO. DE LA ENCICLOPEDIA LIBRE UNIVERSAL (I)

La Era de los descubrimientos o de las exploraciones fue un periodo histórico que comenzó a principios del siglo XV. Durante esta época, y gracias en gran medida a los diferentes descubrimientos y avances en navegación por árabes y chinos  que ya  habían circunnavegado África y recorrido las costas de Asia, África y el Mediterráneo, los navíos surcaron los mares del mundo en busca de nuevos socios y rutas comerciales  con los que contribuir al incipiente capitalismo europeo.  En esas exploraciones  encontraron naciones nuevas para ellos y cartografiaron territorios que no conocían. Algunos de los exploradores más famosos de esta era   son Cristóbal Colón, Vasco de Gama, Pedro Alvares Cabral , Juan de la Cosa, Juan Caboto , Juan Ponce de León,  Fernando de Magallanes y Juan Sebastián Elcano .

La navegación oceánica fue afrontada con medios precarios ya que no podían con precisión la longitud, de los cascos de madera, las naves eran atacadas  por teredos, la alimentación resultaba inadecuada para largas travesías, como también la higiene y las condiciones de vida a bordo e insanas. Sin embargo, impulsados por la economía, y para acrecentar territorios de imperios y naciones, aquellos hombres realizaron expediciones que ensancharon el mundo conocido.

El comercio tuvo mucho que ver con los orígenes de la era de las exploraciones. Se trataba de encontrar una ruta marítima hacia Asia para traer a Europa occidental las especias de Oriente, que hasta el momento llegaba por tierra, en caravanas que tenían que cruzar los territorios de los países árabes y turcos, y  cuyo comercio en Europa era prácticamente un monopolio de los mercaderes, italianos, fundamentalmente venecianos y genoveses.

Desde la Antigüedad se habían establecido dos rutas comerciales hacia el Oriente,  el Este una, marítima, que partía de Egipto, e Irak, y otra tercera, la Ruta de la Seda. La primera, estacional, aprovechaba los vientos monzones: entre abril y junio partían las naves  hacia Asia, desde Suez o Basora  navegando por el mar rojo o el golfo Pérsico, respectivamente, hasta el mar de Arabia donde el monzón del sudoeste –que sopla hacia tierra- las impulsaban hacia el océano Índico y mar de china. Unos meses después, entre Octubre y Diciembre, el monzón del nordeste –que sopla hacia el mar- facilitaba el retorno a los puertos de origen.

La Ruta de la Seda, vía terrestre, hundía sus raíces occidentales en las costas del Mediterráneo oriental principalmente –Alejandría, Damasco y Alepo-  y del mar Negro. Donde se intentaba desde Asia pasando por Bagdad y el sur del mar Caspio, recibiendo ramales de territorios interiores de hasta las proximidades del mar de Aral.  De Bujara , en el actual Uzbekistán, partía una derivación hacia Delhi y Agra en la India.  Más allá de Bajara  en Samarcanda, al norte del Palmar, la ruta de la seda se bifurcaba de nuevo: por el norte, hacías Alma Ata ¸por el Este, recorriendo toso el Asia central, y bordeando el Himalaya, alcanzaba la ciudad china  de Xian. Finalmente, desde aquí sendas vías terminaban en Pekín y Shanghái

El acceso a esa inmensa vía de comunicación con Oriente solía estar cerrado en manos musulmanas.  Alejandría, Alepo y Damasco eran un telón de acero infranqueable. Solo entre mediados de los siglos XIII y del XIV los europeos tuvieron libre acceso  a Catay  durante el apogeo del imperio tártaro de Kublai Khan anfitrión de Marco Polo.

Las vías comerciales existentes traían las codiciadas especias, pero también las encarecían extraordinariamente por los innumerables tributos que se pagaban al cruzar tan vastos territorios. Y esto sin contar con avatares políticos, o incluso el bandidaje. Urgía resolver el problema: encontrar una ruta hacia el poniente.

Además hubo una serie de mejora de las técnicas de navegación así como los avances en cartografía, navegación y y construcción naval. El logro técnico que posibilitó la aventura fue la invención de la carraca y posteriormente de la carabela en la a península ibérica. Estos barcos eran una combinación de modelos tradicionales de navíos árabes y europeos y fueron los primeros capaces de salir del apacible mar Mediterráneo para hacerlo con cierta seguridad en aguas abiertas del océano Atlántico.

La organización social de los reinos de la península ibérica determinaba una empresa así.  Las grandes familias tenían la institución del mayorazgo  (el hereu en Aragón) ‘por la que el primogénito heredaba las posesiones familiares. Los segundones podían dedicarse a la Iglesia o probar fortuna en la guerra con los moros en la que podían ganar honores y tierras con su esfuerzo. Al acabar la conquista se acabaron las tierras por conquistar, aunque se podía seguir la reconquista por el norte de África, la Hispania Nova de los romanos. Portugal terminó su reconquistan de que Castilla y se lanzó a establecer colonias en el norte de África como paso previo a seguir la ruta por el sur del continente. Aragón, también terminó antes que Castilla y se lanzó a buscar la ruta directamente por el Mediterráneo.

 

La Reina Isabel la Católica en su testamento encargó qué la reconquista siguiera por tierras del norte de África, por el descubrimiento de la ruta a las Indias por occidente (en realidad el continente americano)  cambió los planes de estos segundones y abrió posibilidades inesperadas para continuar el ímpetu conquistador d los ocho siglos anteriores.

EL MISSISSIPPI-MISSOURI.

 

En el siglo XVII, la inmensa llanura central de los Estados Unidos de América, no era más que tierra virgen, únicamente recorrida por algunas tribus de indios. Será preciso esperar hasta el fin del siglo XVIII para que sea conocido en toda su longitud uno de los tres mayores cursos de agua del mundo: el formado por el rio Mississippi y por su afluente el Missouri.

Corresponde a los franceses establecidos en la orilla norte del lago Michigan la gloria de esta exploración. En 1673, un comerciante aventurero, Joliet  y su compañero, el jesuita Marquette, partieron a la aventura para descubrir el gran rio, que los indígenas descendían hasta el oeste y hacia el sur, en dirección al Pacifico.

Remontaron con sus canoas el río Renard, hasta la confluencia de este con el Arkansas. Decepcionados por no poder alcanzar el “Gran Océano”, desanduvieron el camino por Illinois y hubieron de transportar sus canoas a través de las llanuras. Este ultimo itinerario fue seguido por Cavelier de la Salle, en 1679, para alcanzar tres años después, el delta del “padre de las aguas” en el golfo de México. En 1687, Cavelier dirigió una expedición organizada por Luis XIV y navegó Mississippi arriba desde el mar pero fue asesinado por sus compañeros antes de encontrar el paso.

En 1718, colonos franceses llegados de orillas del Loira, fundaron el golfo de México, en un lugar algo apartado del delta, la ciudad de Nueva Orleans. Hubo que esperar a 1794 para que un europeo, Truteau, alcanzara las fuentes del Missouri.

GALICIA (VIII). LA RIBERA SACRA Y LAS GARGANTAS DEL SIL.

 

La Ribera Sacra o Rivoira Sacrata se extiende desde los bancales vinícolas del Miño, en Ourense, hasta las angostas gargantas del Sil. Debe su nombre a los numerosos monasterios que se asentaron en esta zona entre los siglos X y XII.

Del pasado esplendor han quedado numerosos edificios medievales, principalmente románicos, aunque la monumentalidad de este recorrido está sobre todo representada en las profundas gargantas de Sil. Esta zona de la Galicia interior se ha convertido en los últimos años en un área de creciente interés turístico.

A la cordialidad de sus gentes y a la belleza del paisaje en estado puro, se uno la extraordinaria oferta de productos de origen agrícola y ganadero de calidad. A lo largo de este camino, nuestro compañero inseparable será el caudaloso río Sil, que en su tramo final, unos 50km antes de unirse con el Miño en Os Peares, labra en las rocas graníticas el espectacular cañón del Sil.

GALICIA (VI).DE A CORUÑA, AL MIRADOR DEL ATLÁNTICO.

A Coruña, una de las ciudades más universales de Galicia, es el punto de partida de este itinerario que recorre parte de las Rías Altas y finaliza en un importante centro de peregrinación, que aúna fe y  cultura popular, San Andrés de Teixido.

A cuyo  santuario “Vai de morto quen non foi de vivo”, según dice el refrán. Desde el istmo arenoso, rodeado de mar, sobre el que se asienta  A Coruña, la ciudad custodiada por la torre de Hércules, y en dirección norte, ascenderemos hasta el mirador de Herbeira, posiblemente el alto más alto de todo el Viejo Continente.