6 MAYO DE 1859. ALEXANDER VON HUMBOLDT

Los funerales de carácter nacional de Alexander Von Humboldt, muerto el 6 de mayo de 1859, constituyeron un acontecimiento memorable, no en vano este personaje disputaba a Napoleón el privilegio de ser el hombre más famoso de la Europa de su época.

Humboldt merecía sobradamente su fama, pues fue un gran científico y un infatigable viajero. Realizó diversos viajes por Europa y en 1896, partió hacia Marsella con la intención de unirse a la expedición de Napoleón a Egipto. Sin embargo el destino hizo que junto a Aimé Bonpland, se trasladara a Madrid, donde recibió el apoyo del ministro Urquijo. Este hecho trastocó sus planes, recorrió América.

El barco que efectuaba la travesía, El Pizarro, hizo escala en las Canarias y arribó finalmente a Cumaná. Allí realizó su primera observación importante en tierras americanas, presenció una lluvia de estrellas, estudió el fenómeno y gracias a eso, actualmente se ha podido determinar la periodicidad del hecho. Pasó a Caracas, exploró el curso del Orinoco. Descubrió que existe una comunicación entre este rio y el Amazonas y estudió la flora y la fauna de las regiones que atravesaba.

Después de visitar Cuba, volvió al continente y efectuó el azaroso viaje a través de los Andes, ascendió al Chimborazo, por lo que detentó durante treinta y seis años la marca mundial de ascensiones y llegó a Lima. Descubrió la corriente marina que hoy lleva su nombre y además estudió las propiedades del gusano y alentó su exportación a Europa. Después de pasar por México, y de efectuar una corta visita a Estado Unidos, Humboldt y Bonpland regresaron a Europa, donde continuaron sus actividades.

Fruto de su estancia en América en su obra, en treinta volúmenes, fundamental para el conocimiento de este continente: viaje a las regiones equinocciales del Nuevo Mundo, realizado de 1799 a 1804.

                  También ocurrió en ese día:

  1. Nace en Freiberg, Alemania, Sigmund Freud, fundador de psicoanálisis.
  1. Nace en Calcuta el escritor Rabindranath Tagore.

                         (Fuente Argos)

Anuncios

23 DE ABRIL. DOS PÉRDIDAS IRREPARABLES

El 23 de abril de 1616 es una fecha trascendental en la historia de la cultura, pues en este día y casi al mismo tiempo, morían dos genios de la literatura universal: Cervantes y Shakespeare.

El primero de los novelistas y el más grande de los dramaturgos, Miguel de Cervantes Saavedra nació en Alcalá de Henares, realizó sus estudios de forma desordenada pues su padre, un cirujano pobre, se desplazaba con toda su familia frecuentemente. Miguel se hizo militar y el 7 de octubre de 1571, en la batalla de Lepanto (en la cual la flota cristiana destruyó a la turca) quedó manco a resultas de una herida.

Más tarde fue hecho prisionero por los corsarios y sufrió cautividad en Argel durante cinco años. Cuando al fin pudo volver a España, escribió un libro que se haría famoso: Don Quijote de la Mancha, se trata de la historia de un hidalgo pobre que en compañía de su escudero Sancho Panza, recorre los caminos en busca de entuertos que deshacer. Cervantes murió en Madrid el 23 de abril de 1616, el mismo día que en Inglaterra, William Shakespeare se extinguía en Stratford-on-Avon.

Cuando William cumplió los dieciséis años de edad, su padre quiso emplearlo en su comercio, pero el joven sentía pasión por las letras y se dirigió a Londres, donde desempeñó papales de comediante. Shakespeare pronto se puso al frente de una compañía para la que escribía obras y actuaba al mismo tiempo. Dio representaciones ante públicos integrados por aristócratas, burgueses y artesanos. Para todos estos espectadores escribió obras muy variadas, piezas históricas, comedias o tragedias y creó personajes inolvidables: Romeo y Julieta, Otelo, Hamlet, Macbeth…

Todos-héroes de Cervantes y de Shakespeare- siguen vivos y con ellos el recuerdo de sus creadores.

FUENTE: ARGOS

También ocurrió en ese día:

  1. Se producen en Fuenteovejuna los sucesos que inspiran a Lope de Vega la

Obra de este título.

  1. Nace Max Planck, formulador de la teoría de los cuantos.

ERA DEL DESCUBRIMIENTO. DE LA ENCICLOPEDIA LIBRE UNIVERSAL (IV). Descubrimiento e inicio de la Conquista de América

El Reino de Castilla compite con  Portugal, pero empezando sus exploraciones del Atlántico con retraso respecto a los lusos: hasta finales del siglo XV los exploradores castellanos no entrarían en competencia directa con sus vecinos peninsulares. El primer enfrentamiento fue por las Islas Canarias, que Castilla acabaría obteniendo en el Tratado de Alcaçovas.

Por otro lado, la marina castellana, la más importante en la Europa de esa época, estaba dedicada al esfuerzo bélico contra el islám en  la península. Una vez terminada la Reconquista, Castilla pudo dedicar su Armada  a la búsqueda de nuevas colonias y rutas coloniales ultramarinas. En 1492 los Reyes Católicos deciden firmar la expedición de Cristóbal Colón  con la esperanza de encontrar una ruta que llegase al Océano Índico navegando hacia el este, buscando una alternativa a ruta de las especias y cumpliendo con el Tratado de Alcaçóvas, que reservaba a Portugal el camino por el Sur de África.

Colon no llego a Asia, sino que descubrió sin saberlo un Nuevo Mundo, el continente de América, conocido el nuevo camino a las Indias, la delimitación de las áreas de influencia de España y Portugal pasó a ser un asunto comprometido que acabó resolviéndose con la intervención del Papa en 1494 y la firma de un nuevo tratado en Tordesillas, que repartió de nuevo  el mundo entre las dos potencias ibéricas.

Los portugueses recibieron todo el territorio no europeo que se encontraba  al este del meridiano que pasaba a 270 leguas al oeste de las Islas de Cabo Verde. Esto ponía en sus manos África. Asia y parte oriental de Sudamérica (el extremo de Brasil).

Los castellanos recibieron los territorios que se encontraban al occidente de ese meridiano.-tierras prácticamente desconocidas hasta ese momento-principalmente la zona occidental del Continente Americano así como algunas del Océano Pacifico.

Al principio, Colón y otros exploradores españoles quedaron decepcionados por el resultado económico de sus descubrimientos. A diferencia de África o Asia, los habitantes de las islas del Caribe no tenían mucho que comerciar con los barcos españoles. Pero al explorar el continente España halló nuevas mercancías para entrar en los mercados de Europa, compitiendo con portugueses e italianos: nuevas especias (vainilla y la llamada pimienta de Jamaica) o la cochinilla, que da un apreciado tinte. Cuando el comercio con España de este insecto se volvió corriente, los piratas ingleses u holandeses, que buscaban principalmente oro, tiraban los cargamentos al mar, desconocedores de su valor comercial.

En el interior de América, los españoles encontraron imperios  que eran tan extensos  y estaban tan poblados como los de Europa. Su conquista fue relativamente sencilla gracias a la habilidad negociadora de los conquistadores con los pueblos sojuzgados por dichos imperios y en parte, por algunas pandemias que su llegada había desatado. Lograron hacerse con su control con algunos grupos de hombres audaces y con suficiente habilidad diplomática como para convencer a los sojuzgados por los imperios nativos que iban  a liberarlos.

EL PASO DEL NOROESTE

Durante  tres siglos, los navegantes europeos se esforzaron por descubrir pasos que permitieran rodear, tanto en el sur como en el norte, la larga barrera que forma América entre el Atlántico  y el Pacífico.

En el Sur, Magallanes encontró un primer paso en 1520, pero para atravesarlo era preciso navegar hasta los hielos antárticos ¿Qué no existía en el norte un itinerario más corto? Los exploradores se lanzaron a la búsqueda de ese “paso noroeste” Ya en 1523, el toscano Verrazano, navegó hacia el norte y casi alcanzó San Lorenzo.

Jacques Cartier, en 1535 y más tarde en 1608, Samuel Champlain, remontan eses gran rio, con la esperanza de que se trate del buen camino hacia las Indias, sin embargo, solo descubren lagos, no la mar, así pues, es preciso ir todavía más al norte.

Esto es lo que hizo Hudson, en 1610, pero abandonado por sus hombres, el navegante desapareció en la inmensa bahía que actualmente lleva su nombre. En 1616, Baffin, tras la exploración de una bahía situada más al norte todavía, cree que es imposible encontrar un paso. Otros intentos se hacen desde el oeste hacia en este, pero todo es en vano.

En 1822, los hermanos Ross, sobrepasan la bahía de Hudson y en 1850, Mac Leere alcanza la Tierra de Victoria, cumpliendo así la mitad del trayecto, al fin, se tiene la certeza de que existe una vía marítima al norte del continente americano.

A continuación y después de un largo viaje, del 1903 a 1906 y después de penosos inviernos en los hielos polares, en noruego Roald Amundsen, en un pequeño velero de 22 metros, el Gja, con seis compañeros alcanza por fin el puerto de Nome en Alaska, en el estrecho de Bering, fue el primero en utilizar el paso del Noroeste.

LEGADO DE CAJAL

 

El Instituto Cajal del CSIC alberga el denominado Legado Cajal, que incluye todas aquellas pertenencias mayoritariamente científicas que el propio Cajal quiso que se conservasen su Instituto cuando falleciese (1934).En 1945 se  inauguró en el Instituto Cajal por primera vez el Museo Cajal, con la asistencia de Ministros y Políticos. Desde entonces, los propios científicos del Instituto Cajal han sido los responsables de su conservación, contando con apoyo económico proveniente del CSIC, Comunidad de Madrid, La Casa  Encendida de la Fundación Montemadrid, e Instituciones privadas, entre las que cabe destacar la Fundación de Ciencias de la Salud.

“Cuando el Instituto Cajal se trasladó en 1989 a su sede actual situada en la Avenida del Doctor Arce núm. 37 en Madrid, se inauguró en la biblioteca del Instituto una pequeña exposición permanente del “Legado de Cajal” en la que se muestra una selección muy cuidadosa de las piezas históricas, donde se recrea el lugar de trabajo de Cajal, utilizando pertenencias originales legadas por Cajal. El resto de los bienes que constituyeron el “Legado de Cajal”, se encuentran protegidos en una sala, donde se mantiene la seguridad, así como se controla la humedad y la temperatura para su óptima conservación.

Además de la exposición permanente en la biblioteca del instituto Cajal, el instituto Cajal, colabora con otras instituciones nacionales y extranjeras en la difusión de la obra de Cajal mediante la realización de exposiciones temporales. Un ejemplo es la que actualmente en marcha en el centro de Neurociencia “Porter  Neuroscience Research Center” situado en el campus de Bethesda del National Institute of Health (NIH), en Estados Unidos desde 2014.”

Lo que antecede lo facilita el Instituto Cajal; lo que sigue, es la leCtura de un reportaje de “El País”.Yo no me esperaba un comienzo sí: Solo  220 metros cuadrados para exponer la obra   del mejor científico español de la historia.

“El CSIC exhibirá por  fin  parte de la obra de Santiago Ramón y Cajal, cuyo legado almacenó en 1989en cajas de galletas y bolsas de plástico.Santiago Ramón y Cajal hizo un llamamiento  a los profesores de España el 20 de diciembre de 1899, tras la pérdida de Cuba y Filipinas en el desastre de 1898. “Junto al microscopio, poned la bandera nacional que os recuerde constantemente vuestra condición de guerreros (porque función de guerra, y hermosísima y patriótica es arrancar secretos a la naturaleza con  la mirada de defender y honrar a la patria)”,proclamó el investigador. Siete años después, Cajal ganó el Nobel de Medicina por revelar la individualidad de las neurona , “las mariposas del alma”. Sin embargo, casi un siglo después , en 1989, su amada patria apiló  el legado del mejor científico español de la historia en cajas de galletas y de vermut Cinzano en un sótano madrileño: Instituto Cajal.

Tras tres décadas de olvidos y polémicas intermitentes, el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) habilitará por fin una sala en su sede central de Madrid para exponer “la parte más relevante del legado Cajal”, según confirma un portavoz de la institución a EL PAIS. El archivo del padre de la neurociencia está compuesto por 22.000 piezas, sobre todo dibujos  de células nerviosas, manuscritos, cartas y fascinantes fotografías. 

Cajal, nacido en 1852 en la aldea nava de Petrilla de Aragón, se veía a sí mismo como un Robinson Crusoe que avanzaba con su microscopio la isla salvaje del cerebro humano.  Los sabios de la época, como el británico Charles Sherrington, tuvo que aprender español para leer sus asombrosos descubrimientos.  Igualmente el explorador Americo Vespucio dio nombre a América, Cajal pudo dar su apellido a la neurona. “No se le ha hecho la justicia de darle su nombre, reconoció Sherrington, ganador el Nobel en 1932.

La nueva sala de exposición ocupará 22 metros cuadrados en la antigua biblioteca del Centro de Física Miguel Antonio Catalán, en la calle Serrano, 123, en la sede central madrileña del CSIC. Las obras comenzarán a mediados de este mes, según detalla el portavoz del órgano, que prefiere evitar la palabra museo  dada la obvia falta de ambición. Todas las fuentes de la institución consultadas admiten que el espacio no está a la altura de Cajal.  “Es una buena idea, porque menos es nada”, opina  Ricardo Martínez, actual director del Instituto Cajal ,el Centro del CSIC, que gestiona el archivo. Cuando Martínez fue nombrado por primera vez responsable del lugar, en 1996, “el legado estaba en un estado lamentable , con los dibujos en bolsas de plástico y la bata de Cajal colgada en una puerta metálica cerca del animalario”.

Alberto Ferús, exdirector del Instituto , es muy crítico con el nuevo proyecto. “Una sala de 220 metros cuadrados para Cajal es ridícula. Es una vergüenza que no exista un auténtico Museo Cajal en Madrid”, lamenta.

La última nieta del ganador del Nobel ;María Ángels Ramón y Cajal Junquera, falleció en marzo de 2018.  En una nota publicada junto al Epistolario (La esfera de los libros) de su abuelo hace un lustro. Angelines se defendió de las acusaciones de haber “secuestrado  Ramón y Cajal” con sus batallas por la propiedad del legado. “Se equivocan aquellos que creen que su figura y memoria histórica, e incluso su nombre es patrimonio aunque pertence a los españoles. Santiago Ramón y Cajal, como cualquier español, se pertenee a sí mismo y a sus descendientes”, advirtió la nieta, que llegó acusar al CSIC de “delitos  de apropiación indebida” .

Poco después de su fallecimiento, han nacido dos proyectos para exponer la maltratada obra de Cajal . A comienzos de este año, el Colegio de Médicos de Madrid anunció que dedicar  1.500 metros cuadrados de su sede a la creación de un Museo Cátedra Ramón y Cajal. Allí, en el número 51 de la calle Santa Isabel, el neurocientífico impartió  clase  durante 30 años en un aula con bancos corridos de madera que permanece prácticamente intacta.

Ese emplazamiento, -un edificio histórico monumental en el eje museístico de Madrid junto al Reina Sofía – era ideal para un museo nacional dedicado a Cajal y sus discípulos, pero el  CSIC ha preferido montar su propia sala de exposición. Tras décadas de olvido, Madrid tendrá de golpe dos museos incompletos consagrados a Cajal. “Esto es un insulto  la inteligencia”, opina  Santiago Ramón y Cajal Agueras, un patólogo del Hospital Universitario Wall d’Hebron, en Barcelona, que comparte nombre con el hermano de su bisabuelo. “Esos 220 metros cuadrados son un espacio totalmente insignificante. “Necesitamos un único museo nacional”, sostiene.

En la actualidad, los 22.000 objetos permanecen almacenados en una habitación del Instituto Cajal del CSIC pero ya inventariados desde 2008 y en condiciones de hymedad y temperatura controladas. La medalla de oro del Nobel y otros galardones valiosos están custodiados en una caja fuerte del Banco de Santander. El Instituto Cajal es un centro de investigación en neurobiología situado a 15 minutos a pie del estadio de  futbol Santiago Bernabeu, pero el CSIC ha tomado la decisión de trasladarlo al Instituto de Medicina Nuclear Príncipe de Asturias, un faraónico edificio de 30.000 metros cuadrados que está vacío desde que se construyó en 2011 en Alcalá de Henares. El resto del legado de Cajal se custodiaría allí, según el plan del CSIC presidido por la química Rosa Menéndez. 

ERA DEL DESCUBRIMIENTO. De la Enciclopedia Libre Universal (II). EXPLORACIONES POR TIERRA

Una serie de exploraciones europeas que cruzaron Eurasia por tierra a finales de la Edad Media fueron las antecesoras de la Era de las Exploraciones. Aunque los mongoles amenazaban saquear Europa también unificaron gran parte de Eurasia estableciendo vías de. Comunicación y rutas comerciales entre China y Oriente Medio. Algunos europeos las aprovecharon explorar las regiones orientales. 

La gran mayoría de éstos fueron italianos ya que el comercio entre Europa y Oriente Medio prácticamente estaba bajo el control de los comerciantes de las ciudades estado italianas. Sus estrechas relaciones con Oriente Próximo mediterráneo suscitaron un gran interés comercial por las regiones que se encontraban más hacia el Este. El Papa también envió expediciones con la esperanza de encontrar conversos al cristianismo o el mítico reino  del Presidente Juan.

El primero de estos viajeros  fue Giovanni de Plano Campinique alcanzó Mongolia y regresó a Europa en 1244 y 1247.  Sin embargo, el viaje más célebre es el de Marco Polo que cruzó todo el Oriente de 1271 a 1295. La relación de su viaje es profusamente narrada como Los viajes de Marco Polo, obra que tuvo una gran difusión en toda Europa.

Estos viajes no ejercieron un efecto inmediato. Sin embargo,  el imperio Mongol se derrumbó casi  tan rápidamente como había surgido. De este modo las rutas hacia el este se hicieron más peligrosas y difíciles de transitar… La peste negra del siglo XIV también obstaculizó los viajes y el comercio. 

La ruta por tierra hacia el este seria siempre  demasiado larga y difícil como para sostener un comercio rentable, estando además en manos de imperios islámicos que habían combatido durante siglos a los europeos… La ascensión de un Imperio Otomán agresivo y expansionista limitó aún más, si cabe, las expectativas de los europeos.

PRESENTACIÓN DE UN SELLO A LA INVESTIGACIÓN BIOMÉDICA

Correos ha presentado en el Hospital de la Paz, de Madrid, un sello conmemorativo dedicado a la Investigación Biomédica en España. Al acto de presentación han asistido la Secretaria General Técnica del Ministerio de Fomento, Alicia Segovia Marco, el director científico de la Paz, Eduardo López-Collaz y el Presidente del organismo postal Javier Cuesta Nuin.

La Investigación Biomédica es aquella que tiene por objetivo generar nuevos conocimientos que ayuden al diagnóstico, tratamiento y prevención de enfermedades en humanos y se trata de uno de los campos científicos que más han avanzados en España llegando  en la actualidad a avanzar cimas que se parecían impensables hasta hace no muchos años .  En este sentido, el número  de sociedades médicas ha crecido considerablemente y ha adquirido mayor importancia gracias sobre todo a la gran calidad profesional de sus miembros.

Estos avances han obtenido resultados especialmente relevantes en diferentes ámbitos como la genética, la neurociencia , la inmunología y la oncología , que ha permitido generar nuevas oportunidades en la obtención de tratamientos  y fines de los equipos multidisciplinares de médicos e investigadores que, día a día y con muchas dificultades, hacen ciencia en España.

El sello que se ha presentado es el homenaje y reconocimiento que CORREOS realiza a la Investigación  Biomédica , un trabajo del  que nos beneficiamos todos, tanto la personas enfermas como las sanas, pues gran parte de la investigación está dirigida a prevenir multitud de enfermedades. Asimismo, dicha emisión servirá de vehículo para acercar y divulgar esta actividad a la sociedad.

 

 

FILATELIA FISCAL. LAS PÓLIZAS ESPAÑOLAS Y SU ESTÉTICA

 

Dentro del amplísimo panorama de la filatelia fiscal española, destaca por su espectacularidad, belleza y variedad las denominadas pólizas,  que constituyen el conjunto más noble, vistoso y estéticamente logrado que han visto la luz en nuestros pies.

Son las pólizas que seguramente gozan de más popularidad en el ámbito de este coleccionismo en España, incluso comparadas con los timbres fiscales de los restantes paises europeos. Su prestancia, complejidad de diseño, multiplicidad de motivos y su renovación anual supusieron sin duda un esfuerzo considerable para la    Fábrica Nacional de Sellos de Madrid  –y más tarde para la Fábrica Nacional de Monedas y Timbres – entre mediados del siglo XIX y principios del XX, época dorada de la timbrología española.  Con esta complejidad de motivos y diseños se pretendía  no solo potenciar el carácter emblemático de estos instrumentos, sino también impedir y obstaculizar cualquier intento de falsificación.

 

 

 

 

 

VIDA Y LECTURA

Así titulaba Francisco Nieva un artículo que publicó en ABC el 25 de marzo de 1990; y lo iniciaba así: “Leer mucho y sin pretensiones-es decir, sin necesidad de aplicar  lo que se lee a un resultado práctico, que es el estudio – hace a los buenos lectores.

Por rebeldías del subconsciente, se aprende mucho más no queriendo aprender.  Cuando,  a veces, se necesitan emplear datos históricos, precisiones biográficas, recurrimos a enciclopedias, diccionarios, etc… y poco después – tras el largo trabajo que muchas veces nos   ha costado esa precisión “tan importante” –volvemos a olvidarla con la mayor alegría, no dejando permanente en nuestra memoria sino lo que por vía cordial hemos retenido.”Quien mucho lee por afición los más diversos libros de las más diversas épocas, estudian sin saberlo Historia. “

 Lo que nos acaba de decir este insigne escritor está bien claro y no debemos olvidar sus acertados consejos. Por si algún seguidor de mi blog carece de conocimiento sobre su biografía, no me importa dedicar un tiempo para exponer lo mas saliente de su trayectoria.  

Fue Premio Nacional de Teatro en 1980 y 1992; Premio Nacional de Literatura y Premio Príncipe de Asturias en 1992 y el Premio Valle-Inclán (2011)  

Nació en Valdepeñas, Ciudad Real). En 1929. Durante una larga enfermedad, aprendió música, escribe y dibuja. Posteriormente cursa estudios de pintura  en la Real Escuela de Bellas Artes de San Fernando y perteneciente a la Real Academia Española.

 

 

AMÉRICA

América, ya había sido descubierta y olvidada por los europeos cuando en 1492, Cristóbal Colón abordó sus costas. Las confundió con la de las Indias y China, pues buscaba el camino que condujera por el oeste, a través del Atlántico, a esos países.

Mientras que los hombres se multiplicaban en Europa y Asia desde hacia cientos de miles de años, parece que por el contrario, el continente americano permaneció durante mucho tiempo deshabitado. Ahora bien, hará unos cuarenta mil años, un importante censo de nivel de los océanos transformó la cadena de islas que se extiende desde Alaska a Siberia en un verdadero istmo.

Los hombres procedentes de Asia se aventuraron poco a poco hacia el este por esa tierra y ocuparon por primera vez, el nuevo continente. Estas poblaciones asiáticas son antepasados de los indios americanos. Superados de su viejo mundo por un hundimiento del istmo, estos hombres fundaron las grandes civilizaciones azteca e inca.

El primer descubrimiento de América, fue obra de marinos noruegos, los vikingos. Hacia 981, uno de sus jefes, Erik el Rojo se estableció en la gran y fría isla de Groenlandia (el país verde).

Su hijo Leiv el Dichoso, llegó al continente americano por la bahía de San Lorenzo y bautizó esta región con el nombre de Vinlandia, debido a la presencia de viñedos. Esta expedición fue olvidada por completo durante cinco siglos.

El 12 de octubre de 1492 se celebraría el quinto centenario del segundo descubrimiento de América, realizado por Cristóbal Colon, el cual desembarcó de su carabela cerca del las Antillas, tocó tierra en las costas de las Bahamas el 12 de octubre de 1492.

EL ALCÁZAR DE SEGOVIA.

 

En su fachada destaca la torre de Juan II. En una roca elevada entre los ríos Eresma y Clamores se sitúa el Alcázar de Segovia, una construcción de orígenes militares que posteriormente tendrá otros usos, entre ellos residencia real, y la principal atracción turística de la ciudad junto con el Acueducto. La existencia de esta fortaleza está documentada desde principios del siglo XII, siendo el Alcázar durante toda la Edad media una de las residencias favoritas de los reyes castellanos.

El edificio ha sido reconstruido y modificado en numerosas ocasiones a lo largo de los últimos siglos, pasado de fortalezas a residencia palaciega, e incluso se cree pudo haber ya una construcción en el lugar en época romana. La reforma que apreciamos hoy día tuvo lugar en un momento de transición entre el románico y el gótico, con la elegante sobriedad del estilo del Cister.

Tras un periodo de batallas entre bandos nobiliarios, en el siglo XIV, en el Alcázar de Segovia reforzó su naturaleza defensiva, el edificio se convirtió en palacio que albergaba a la monarquía Trastámara, viviendo sus años de mayor esplendor.

A esta época eran, por ejemplo, la decoración gótico-mudéjar de varias salas del Alcázar que mando elaborar la reina Catalina de Lancaster durante la regencia de su hijo Juan II, o la torre que lleva el nombre de este, erigida por su hijo Enrique VI. Sin embargo, los techos mudéjares que vemos no son originales, que se perdieron en un incendio, por lo que estos fueron traídos de otros palacios posteriormente. También en los aposentos del Alcázar se alojaba Isabel la Católica el día que bajo hasta la Plaza Mayor de Segovia para ser proclamada de Reina de Castilla.

También entre estos muros se celebro la boda entre Felipe II y Ana de Austria, cuarta esposa del monarca. Fue Felipe II quien emprendió diversas reformas en el conjunto arquitectónico del Alcázar de Segovia, siendo quizás lo más destacable las puntiagudas torres de pizarra que le dan ese aire de castillo centroeuropeo tan diferente a la mayoría de construcciones castellanas de la época.

Sin embargo, con el traslado de la Corte a Madrid, el Alcázar de Segovia perdió su uso de residencia real, pasando a convertirse en prisión del Estado durante dos siglos. Su uso cambiaria en el siglo XVIII cuando Carlos III funda el Real Colegio de Artillería y lo instala aquí. Un incendio lo inhabilitara en 1862 hasta que fuese restaurado en 1896 y se le devolviese su uso para el Cuerpo de Artillería.

La actual visita turística, nos lleva a recorrer doce de las estancias palaciegas del Alcázar de Segovia: la Sala del Palacio Viejo, la Sala de la Chimenea, la sala del Trono, la sala de la Galera, la Sala de las Piñas, la Cámara Regia, la sala de los Reyes, la sala del Cordón, la Capilla, la sala de Armas, la sala Vizconde de Altamira y Espera, dispuestas en torno a dos patios, el del Reloj y el patio de Armas.

Además, salimos a la Terraza de los Reyes y subimos a la Torre de Juan II, donde tenemos muy buenas vistas del paisaje segoviano y de la ciudad, especialmente de la Catedral de Segovia.

 

LA PINTURA

 

Los pintores de la Prehistoria dibujaban y coloreaban a la vez, utilizando polvo de huesos calcinados, carbón de leña y tierra seca de diversos colores. De ese modo pintaron los bisontes rojos y negros de Altamira unos 12.000 años antes de J.C., así como los ciervos y caballos de Lascaux, en Francia, hará más de 10.000 años.

En Egipto, se pintaban las paredes, y el abanico de tonos era tan amplio que incluso se encuentran verdes y azules. Los pinceles fabricados con las cerdas de los animales, permitían trabajar con delicadeza los matices, mientras que las pinturas sobre madera, con los colores hechos a la cera posibilitaban el retrato y aseguraban una prolongada conservación.

En los muros de Pompeya, Italia, se han encontrado pinturas murales bien conservadas, son de antes de nuestra era y se realizaron con capas de colores superpuestas  y cuidadosamente enceradas para hacerlas más resistentes y más brillantes.

La pintura al fresco apareció en Italia a principios del Renacimiento, el color se incorporaba al mortero fresco antes de que se endurezca.

Durante mucho tiempo, los cuadros se realizaron con pintura al huevo y con colores desleídos antes de barnizarlos Para que  resistieran mejor el paso del tiempo, pero hacia 1420, el flamenco Van Eyck inventó la pintura al oleo y muy pronto los pintores adoptaron esta nueva técnica.

78200889

Según una opinión muy generalizada, la Gioconda, pintada entre 1503 y 1507 por Leonardo de Vinci, sería el cuadro más famoso del mundo, aunque solo mide 77 centímetros por 53.

Por otro lado, el Guernica de Pablo Ruiz Picasso, permanece como uno de los más importantes testimonios de las atrocidades de la guerra, la civil de España, en este caso.

         

LOS PARQUES NACIONALES

 

Muchas especies animales y vegetales han desaparecido por encontrarse mal defendidas de su peor enemigo, el hombre. En Polonia, ya en la Edad Media, se había prohibido la caza del castor, así como la del hurón. Tampoco se permitía la tala de tejos. Napoleón III. En 1861 mandó proteger algunos sectores del bosque de Fontainebleau, creando de este modo las primeras reservas naturales.

Los primeros parques naturales son norteamericanos. El primero de ellos, creado en 1872, es el de Yellowstone, célebre por sus 3000 géiseres. En Estados Unidos, actualmente una treintena de estos parques alcanzan una extensión total de más de 90.000 Km cuadrados (la superficie de Portugal) unos cuarenta parques nacionales protegen los parajes canadienses.

En las montañas Rocosas, el más antiguo es el parque de Bassif, inaugurado el 23 de junio de 1887 y el más célebre el de Jasper, oficialmente delimitado en el año 1911. Alemania fundo su primer parque en 1858, en la región del Sur-Eiffel.

Las grandes reservas africanas son numerosas y fueron creadas mediados ya el siglo XX. Aseguran la protección de los animales salvajes, al tiempo que atraen a turistas, los cuales pueden descubrir la fauna africana, Así, el Parque Alberto en Congo, el Parque del Oeste en Níger, el Parque de Baule en Mali y los Parques de Nairobi y Victoria en África del sur son los más visitados.

En España, se promulga la ley de Parques Nacionales en 1916, entre los más importantes cabe citar los del Valle de Ordesa y de Covadonga, establecidos en 1918, el Coto de Doñana, el del Teide y el de Aigües Tortes y Lago San Mauricio.