EL HOMBRE TRABAJA Y DESCANSA (y II)

El trabajo acaba y viene a resolverse en el descanso que es su justo premio. Se lee en el Génesis: y bendijo el día séptimo y lo santificó porque en el descansó Dios de cuanto había creado y hecho.

Cuando no existe una actividad obligada, sujeta a reglamentación, a horario y de la cual depende el jornal, salario o sueldo, hablamos de tiempo de ocio. Esta palabra ha suscitado encontradas interpretaciones. Séneca decía que el ocio, si no va acompañado del estudio, es la muerte y sepultura del espíritu del hombre.

En cambio Goethe, que siempre amó a la vida, exclamaba: cuando he estado trabajando todo el día, un buen atardecer me sale al encuentro.

Pero ya Sócrates, mucho antes  que Séneca, había declarado sin titubeos que los ratos de ocio son la mejor de todas las adquisiciones.

                 

alemania-federal-2017-correo-n-03114-50-anos-de-television-en-color-en-alemania

Anuncios

LAS COSTUMBRES Y EL AMOR EN LA ANTIGUA ROMA.

 

A  finales del pasado año encontré un artículo en una revista semanal sobre las feministas en la antigua Roma. Como el título de la entrada es el que lleva una obra que poseo , y a la que voy a recurrir; su autor es  Herbert Lewandowski,  y el libro merece un comentario porque porque me lo regaló un amigo que era cónsul honorario de Brasil y a la vez director de la Escuela de Comercio; lo hizo por puritarismo :  el volumen contenía unas fotos un poco sicalípticas y podían contemplarlas sus hijas de corta edad . Esta obra era muy estimada. Su autor era hijo de un fabricante textil y fue reclutado en la Primera Guerra Mundial.  A su regreso estudió literatura alemana en Berlín y luego hizo críticas  en  las revistas de 1942 a 1945  en un campo de internamiento suizo.

En su obra hay un espacio “ La emancipación de la mujer”; voy a leerlo y les contaré lo más saliente.  

Charles Seltman,  un entusiasta investigador de la emancipación femenina nos presenta en su libro “Amadas de dioses” (una historia cultural de la de la mujer en la en la Antigüedad), la prueba de que el desarrollo de la época imperial romana  trajo consigo la emancipación femenina: “Vista desde el punto de vista de la mujer, las cosas no empeoraron ¡todo lo contrario!¡ mejoraron con creces!”

Friedlaender  para ver esa evolución en forma objetiva, con el fin de sopesar sus pros y sus contras:

“La situación independiente en la que  se encontraban las mujeres , las llevó a romper los  lazos de la Naturaleza y con las costumbres que las encadenaban, para ir en la busca de los derechos de que estaban privadas por el matrimonio y buscarse  una profesión que pudiera compaginar se con su feminidad. Creo que aquellas extravagancias que Juvenal nos describe con tanto entusiasmo se dieron en todos los tiempos y en todas las épocas, con la predilección demostrada por las mujeres frente a los atletas y a los gladiadores, las noches pasadas en brazos de este o aquel amante el vino bebido a raudales o las mujeres viciosas que fueron criticadas en vida. El mismo Juvenal nos prueba que estos intentos de loca emancipación tiene que ser considerado como excepcionales . Creo mas bien que los intentos de emancipación  con significación política  conocían al  dedillo lo que pasaba en todos los países por muy alejados que se encontrasen, cazaban los rumores en las fuentes fidedignas no se intimidaban para rebatir a las personalidades mas relevantes , llegaban al extremo de buscar su informaciones junto a los militares y hallaban con todo aquel que se cruzaba con ellas por la calle.

Como cuento como cuento con una crónica de EL PAIS sobre este tema me paso a ella. Y se inicia con este título: “Mary Beard: la historia del feminismo y el feminismo en la historia”La experta británica en Roma y Grecia y catedrática de Cambridge demuestra en Ovidio por qué es una de las historias mas populares del mundo.

No es lo mismo atesorar milagros de erudición y guardarla, sesuda y endogámica comunidad científica que tener esos mil gigas dispuestos en todo momento para lo que vulgarmente llamamos “la gente” . No es lo mismo frecuentar con soltura los odiosos salones cultural del yo te doy si tu me das-forma habitual es     en muchos lugares , y desde luego en España con especial profesionalidad- que dedicarte a lo tuyo, a estudiar y a dar y luego, con el dedo siempre en el gatillo, a dar curso a esa sabiduría a golpe de libros, artículos, documentales series de televisión, blogs, tuits …Esto es a lo que se dedica desde hace  cosa de 40 años la historiadora e investigadora Mary Beard, un mundo en si mismo , que diríamos que un género cultural en desuso, y ganadora del Premio Príncipe de Asturias de Ciencias Sociales es 2018.

  

CÓRDOBA EN LAS LETRAS (I)

Los que me siguen recordarán que en más de una ocasión me he referido a mi vinculación con la citada ciudad andaluza.  Y en esta ocasión recurro al libro de lectura que utilicé durante la enseñanza primaria (1937: ESPAÑA, MI PATRIA, de José Dalmau Carles . En él puedo leer lo siguiente:

El antiguo reino de Córdoba abarca, más o menos, el territorio que hoy constituye la provincia de su nombre  cuyos habitantes gozan de clima benigno, atmósfera pura y cielo despejado, donde se retrata la alegría de esta zona meridional en cuyo espíritu cristaliza la jovialidades  de la vida.

Si queremos indagar valiéndonos de INTERNET nos encontramos estos titulares:

“Veinte siglos de literatura de la Córdoba española”.

“Córdoba en la literatura viajera del XIX”.

“La ruta de la Córdoba literaria”

“Poemas populares de Marcos Rafael Blanco Belmonte”

“Luís de Góngora – Córdoba desde mi cámara”.

Suelo coleccionar los trabajos de ABC que me interesan,  y para ofrecerles la entrada de hoy cojo el tomo 4 de mi pequeña hemeroteca.  Ahí encuentro una página que comienza así:  CÓRDOBA 2016. LA GRAN OPORTUNIDAD.  CÓRDOBA EN LAS LETRAS.

 

 

CIUDADES TOCAYAS EN AMBAS ORILLAS DEL ATLÁNTICO.

 

Con igual título, voxpópuli, me ofrece un comentario sobre el tema señalado. Y lo he elegido porque resulta interesante saber en cuantos sitios están repartidos los topónimos de nuestro país.

CÓRDOBA, en Argentina

Esta primera ciudad argentina más extensa poco o nada tiene que ver con  los patios perfumados de flores que distinguen a la ciudad andaluza. Sin embargo, fue denominada así porque su fundador, José Luís de Cabrera, que quiso honrar con esta mención a su amada esposa cordobesa. Sin mezquita y sin flamenco, la Córdoba de acento argentino, también llamada La Docta, tiene en la doma y folclore sus grandes pilares culturales. Eso sí, en la gastronomía encuentran un nexo común, pues ambas ciudades presumen,  cada cual     en su estilo propio, de saciar generosos estómagos con delicias tradicionales.

GUADALAJARA de México.

La ciudad que inspiró a la pegadiza ranchera es la ciudad del estado de Jalisco y la cuna del famoso tequila. Dicen que por su huella colonial y su carácter festivo es más parecida a Sevilla que a la recia urbe castellana, donde había nacido Nuño Beltrán de Guzmán conquistador del occidente mexicano. Guadalajara, en ambos casos, luce en su belleza arquitectónica, el rastro de su respectiva historia: la española con los restos el Alcázar defensivo, las iglesias de estilo mudéjar y los palacios hidalgos; y la mexicana, con un centro histórico neoclásico presidido por por la catedral y animado en todas sus esquinas por la música de los mariachis.

ZARAGOZA en Colombia.

Con el secreto del oro que guardaba en sus entrañas, esta ciudad colombiana,  tomó prestado el nombre a la capital aragonesa, aunque los indios siempre la conocieron como “tierra de paz y de bien”. Selvática,  húmeda, habitada por especies exóticas, poco saben hoy los maños de su tocaya americana, escondida en el Valle del Cauca a la orilla del río Nechi. Tampoco por estas latitudes imaginan el municipio español, que se asienta asimismo en un valle horadado por el lustroso Ebro. Hasta aquí todas sus coincidencias. Porque la primera Zaragoza tiene en las peleas de gallos su máxima expresión jocosa, con la segunda no hay quien rivalice en la celebración del Pilar y sus típicas rondas joteras.

CUENCA en Ecuador

Aunque no tiene casas colgadas ni la magia del entorno natural que gasta la ciudad manchega, la Cuenca de Ecuador ostenta un título que en nada le viene a la zaga: la llaman la “Atenas de los Anades”por ser cuna de poetas ilustres y exponente de las artes y las letras. Además, su catedral románica, famosa por cúpulas celestes, se cuenta entre las más impresionantes de toda América Latina. Por todo ello, la ciudad ecuatoriana fue declarada por la Unesco Patrimonio de la Humanidad, un galardón que a su homónima le habían llegado tres años antes.  El bello recinto intramuros y posición dramática sobre las hoces del Júcar, fueron en la Cuenca española, dos bazas determinantes.

VALENCIA en Venezuela

En pleno corazón de Venezuela, cobijada por una cordillera, hay una Valencia sin Mediterráneo que es la capital de Carabobo. Una ciudad pulcra y discreta con un lago llamado Tacarigua, zonas verdes y una plaza de toros que, al igual que en la urbe fallera, destaca por su inmenso tamaño.  Menos tranquila y más turística, la otra Valencia, la hispánica, está plagada de reclamos: desde la playa de la Malvarrosa, al encanto histórico del Carmen , pasando por la vanguardia de la Ciudad de las Artes y las Ciencias. Y ello por no hablar de la paella, su carta de presentación al planeta.

¿QUIÉN FUE SAN PATRICIO?

 

San Patricio fue un misionero y predicador cristiano. Se le considera el introductor de la región católica en Gran Bretaña. Es el patrono de Irlanda, junto con Santa Brígida y San Columba. Vivió entre los años 385 y 461 aproximadamente.

Nació en lo que hoy día es Escocia en el seno de una familia católica. A sus 16 años cayó en manos de unos piratas irlandeses que lo vendieron como prisionero. Estando cautivo en Irlanda, debió dedicarse al cuidado de ovejas.

 

Luego de varios intentos logro escapar gracias a la inspiración divina por medio de un sueño. Partió en barco a Francia donde, se presume, estuvo 20 años. Fue allá, donde fue ordenado sacerdote. Se cree que visito Roma y que habría sido el papa Celestino I quien le habría solicitado que regresara a Irlanda.

Ya de regreso, como obispo, se dedico a proclamar el Evangelio. Era un gran predicador ya que hablaba con un lenguaje sencillo y directo. Por ejemplo, para explicar el misterio de la Santísima Trinidad hacia una analogía con las hojas de un trébol, símbolo que actualmente es muy común entre los irlandeses.

En su labor, se encontró con un grupo opositor: los druidas. Ellos eran una clase social elevada que representaban a los dioses paganos. Otro sector con el que tuvo problemas fueron los herejes pelagianos que llegaron al extremo de calumniarlo.

En reiteradas oportunidades intentaron matarlo, sin embargo siempre logro escapar airoso de los peligros. Esto, el se lo atribuía a una intervención milagrosa. A pesar de todas las cortapisas, San Patricio no ceso en su labor evangelizadora. Construyo una serie de abadías en Irlanda, las cuales fueron originando ciudades a su alrededor.

La fiesta en honor a San Patricio se celebra el día 17 de marzo, en Irlanda y Estados Unidos, especialmente. Para la ocasión, en la Quinta Avenida neoyorkina se realiza un desfile en el que la calle se llena de gente vestida de verde. Por su parte, las ciudades irlandesas se tiñen del mismo color y los tréboles se ven por todas partes, se bebe mucha cerveza y se celebra por cinco días.

En España, es patrón de la Ciudad de Murcia y su antiguo reino, debido a que la reconquista de estos territorios se produjo el día de la festividad del santo del año 1452, también es patrón de la localidad granadina de Albuñol, debido a que según la tradición, apareció una imagen del santo en la playa proveniente de los restos de un naufragio de un barco irlandés.